Política

Hogar Seguro | Errores, descuidos y negligencia por doquier

En el antes, durante y después de la tragedia del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, se cometieron varios errores, según han reconocido las mismas instituciones o durante señalamientos que se hacen unas a otras.

Por Redacción

Varias instituciones de socorro y gubernamentales llegaron al lugar de la tragedia cuando la situación se había salido de control. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
Varias instituciones de socorro y gubernamentales llegaron al lugar de la tragedia cuando la situación se había salido de control. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

Este repaso a lo afirmado en los últimos días por la tragedia en el hogar seguro fue validado por organizaciones de  niñez y el doctor en Sociología Política Manuel Villacorta. 

Antes

Existían varias advertencias de que  una situación crítica podía ocurrir.

  • Se incumplieron las órdenes judiciales que se giraron desde noviembre a causa de fugas y denuncias.
  • La Secretaría de Bienestar Social (SBS) impugnó una orden y ello frenó la investigación.
  • Se evidenció la falta de programas y acciones de seguridad  por parte de ese hogar de la SBS  cuando se produjo una fuga  de 60 jóvenes, la noche del martes.
  • No fueron atendidas adecuadamente —según varios informes— las necesidades físicas, médicas y psicosociales de los   adolescentes, lo que seguramente fue  el detonante.
  • La PNC no tiene un contingente especializado para  disturbios o control grupal en caso de adolescentes, que requieren distintos protocolos para ser sometidos al orden. Esto se ha demostrado anteriormente cuando ocurren enfrentamientos entre estudiantes de planteles educativos públicos.
  • Reporte policial directo al presidente Jimmy Morales —confirmado por él mismo a CNN—, sin que figurara en el lugar,  a la hora del problema, la cadena de coordinación del sistema de menores.
  • Se reflejó la incoherencia de cómo se maneja la seguridad pública, sin que sean atendidas   las jerarquías de mando correspondientes.
  • Se retornó a los menores recuperados al Hogar  sin hacer más preguntas, investigación, diagnóstico o establecer un diálogo, por el simple hecho de no tomarlos en serio.
  • Encerraron bajo llave a  60   adolescentes, sin clasificación  ni requisa alguna, en una sola habitación, la cual no fue debidamente supervisada.
  • La dirección del Hogar y de la SBS no cuentan  con un registro  al día de los internos;  de haberlo tenido al menos habría indicios de quiénes son las víctimas XX.

Durante

No hubo instrucciones claras, prevención efectiva  ni respuesta inmediata.

  • No se brindó atención emocional a los menores luego de reingresar al Hogar.
  • Hubo descuido de las monitoras y enfermeras, al no revisar a la población antes del reingreso,  para garantizar la integridad física de todos.
  • La PNC supuestamente llamó a los bomberos y, según afirmó, estos  tardaron en llegar al momento del incendio. Los socorristas aseguran que estaban en alerta desde  el martes por la noche pero que   les indicaron que si los necesitaban,  los llamarían.
  • La descoordinación entre la PNC y  autoridades del Hogar, para la toma de decisiones inmediatas durante el siniestro, evidenció el desorden administrativo que impera  en el lugar.
  • Se encerró bajo llave, de noche y sin supervisión de monitores a las 60 adolescentes en una habitación cerrada. Aún sin peligro de fuego, había riesgo de agresiones entre ellas. “Se les encerró bajo llave para evitar una tragedia”, explicó Morales a CNN.
  • El encierro, en las condiciones en que se dio, viola todas las normas establecidas para un albergue de ese tipo. Las declaraciones de Morales son categóricas y acepta tácitamente la responsabilidad de la Secretaría que funciona bajo su mando.
  • Ausencia de representantes visibles y con poder de decisión de la Procuraduría de Derechos Humanos desde la madrugada del miércoles y hasta el momento en que se inició el siniestro.
  • Falta de equipo y protocolos de emergencia del Hogar y la PNC para tirar una puerta, extinguir fuego, evacuar a heridos y llamar a  cuerpos de socorro.

Después

Se brindó un espacio de información solo cuando un juez lo ordenó.

  • Se limitó  el acceso a la información sobre lo sucedido y no se estableció un centro de información inmediato, lo cual es calificado de “gravísimo” porque impidió colaborar a otras instituciones que hubieran podido dar apoyo de urgencia.
  • Posible contaminación   de la escena por investigar, debido al acceso de personas ajenas a la institución, como una diputada oficialista.
  • No se habilitó un espacio adecuado para evaluar a las familias y entregarles a sus hijos o hijas. Tampoco un lugar  para informarles de la muerte de los adolescentes, ni  hubo protocolos de acompañamiento psicológico.
  • Las entregas administrativas, en el primer día, de los niños, niñas y adolescentes se hicieron sin evaluaciones psicosociales profundas.
  • El presidente  defendió específicamente a Anahy Keller, subsecretaria de Protección y Acogimiento; exproductora de televisión, quien en febrero figura en una actividad en el Hogar Seguro, con lo que   contradijo el argumento de esperar la investigación. La subsecretaría de Keller está a cargo del Hogar Seguro.
  • En la escala de jerarquía, Keller era la inmediata superior del director del Hogar, quien fue destituido, y el jefe de esta es el secretario, Carlos Rodas, quien   presentó su renuncia y se encuentra arraigado.
  • En la entrevista con CNN, el presidente Jimmy Morales se mostró sereno pero se concentró en enfatizar la responsabilidad de otras entidades, como jueces y PDH, y sin mencionar la cadena de responsabilidades en la SBS.
  • En la misma entrevista señaló al MP de no investigar las denuncias de 2016 sobre supuestos abusos sexuales contra internas del Hogar Seguro pero al responder sobre la deducción de responsabilidades, dijo que dejaba la investigación en manos del MP.