Política

El embajador de los EE. UU., Luis Arreaga, ya está en Guatemala

El nuevo embajador de  Estados Unidos llegó este martes a Guatemala, confirmó la Embajada de EE. UU. en el país, prácticamente con la garantía de que dará seguimiento a la gestión que había implementado Todd Robinson.

Por Geovanni Contreras / Guatemala

El nuevo embajador Luis Arreaga (derecha) se mostró complacido de arribar al país. (Foto: Embajada de EE. UU.)
El nuevo embajador Luis Arreaga (derecha) se mostró complacido de arribar al país. (Foto: Embajada de EE. UU.)

La Embajada de Estados Unidos en Guatemala se congratuló por medio de su cuenta de Twitter por la llegada al país del nuevo embajador Luis Arreaga, quien trae una agitada agenda, en la que figura la continuación de los planes de su antecesor, Todd Robinson, especialmente en la lucha contra la corrupción. 

Arreaga ya dio varias señales de eso, pero su principal apuesta fue su intervención ante el Senado, en julio último, cuando habló de sus planes después de haber sido nominado por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Continuar el apoyo a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y al Ministerio Público (MP) es parte también de esa agenda.

Ya lo dijo el excanciller Édgar Gutiérrez: “La primera misión de cualquier embajador en cualquier lugar del mundo es velar por los intereses de su país”.

Los esfuerzos anticorrupción, contra el narcotráfico y la migración han sido, por mucho, los tres pilares de la atención de Estados Unidos.





“Trabajaremos estrechamente con nuestros socios guatemaltecos para promover la gobernabilidad y seguridad, todo lo cual es de interés para nuestro país. Nuestro compromiso está en los niveles más altos”, fueron algunas de las palabras que Arreaga expresó ante el Senado.

La Embajada destacó que al momento de su arribo al país, Arreaga se mostró "honrado y agradecido" por la oportunidad de trabajar por afianzar los lazos entre ambos países. 

Contexto de polémicas

Las últimas semanas de Robinson como embajador de EE. UU. en Guatemala no fueron fáciles, debido a diversas acciones emprendidas por el Ejecutivo y el Congreso, y el contexto en que viene Arreaga no ha cambiado del todo.

El primer movimiento fue del presidente Jimmy Morales, quien intentó expulsar a Iván Velásquez, jefe de la Cicig, y alguien a quien la mencionada embajada y el gobierno estadounidense han manifestado su apoyo en varias ocasiones.

La aprobación por parte del Congreso de reformas al Código Penal que propiciaban la impunidad para secretarios generales de partidos políticos y para quienes cometieron más de 400 delitos también fue criticada por esa misión diplomática, al mencionar que los diputados aprobaban de urgencia nacional protección para el financiamiento electoral ilícito, pero no leyes en favor de la salud y la educación.

Debido a que Robinson expresaba opiniones en contra de ese tipo de acciones, se ganó el rechazo de quienes también han criticado a la Cicig y a la jefa del MP, Thelma Aldana.

De hecho, la Fundación contra el Terrorismo emitió ayer por la tarde un comunicado, dirigido al nuevo embajador, en el que, entre otras cosas, le hacen ver que es “urgente” un “nuevo modelo de cooperación” para las fuerzas de seguridad militares y civiles.

“El presente y el futuro de Guatemala es responsabilidad de los guatemaltecos, por lo que exigimos a todos los extranjeros, sea cual sea su estatus migratorio, que respeten nuestra soberanía”, es el primer párrafo del comunicado.

Apoyo a la Cicig

De Estados Unidos, la Cicig y Velásquez han recibido apoyo político en varios espacios y por varios funcionarios, inclusive en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Nikki Haley, embajadora de EE. UU. ante la ONU, expuso su preocupación por el intento del mandatario guatemalteco de expulsar a Velásquez, y expresó el “pleno apoyo de su país” hacia la labor de él.

La congresista estadounidense de origen guatemalteco Norma Torres también condenó ese hecho, y consiguió proteger los recursos que su país le asigna a la Cicig.

Congresistas bipartidistas también apoyaron a la Cicig y MP en septiembre último, durante una visita al país.