Internacional

Gobierno de Trump cumple cien días en medio de tensiones 

El presidente Donald Trump alcanzó este sábado la marca simbólica de los cien días al frente del Gobierno, con una gestión que ha abierto polémicas.

Donald Trump admite que pensó que gobernar iba a ser más fácil. (Foto Prensa Libre: AP)
Donald Trump admite que pensó que gobernar iba a ser más fácil. (Foto Prensa Libre: AP)

Su política ya tiene un efecto preocupante para los inmigrantes en situación irregular, viviendo ahora la amenaza real de la deportación.

Trump pavimentó su camino a la Casa Blanca con un paquete de promesas que incluía la expulsión de los más de 11 millones de inmigrantes en situación irregular, independientemente de su situación familiar, y la construcción de un muro en la frontera con México.

De esa forma, la llegada de Trump a la Casa Blanca representó el sepultamiento definitivo de las ilusiones de una reforma migratoria como la que impulsaba el expresidente Barack Obama, y marcó el comienzo de lleno de una era de miedo e inseguridad para inmigrantes.

Como las entidades de defensa de los inmigrantes recuerdan constantemente, la inmensa máquina estadounidense de deportación ya funcionó durante el gobierno de Obama, quien incluso llegó a ser llamado Deportador en Jefe por los activistas más críticos.

Pero la administración de Obama buscaba evitar separar familias y al mismo tiempo impulsó, en el tramo final de su gestión, un mecanismo para que inmigrantes cuyos hijos hayan regularizado su situación también puedan beneficiarse de un proceso de normalización.

Con el nuevo gobierno, sin embargo, la cuestión pasó claramente a ser vista en el ámbito de la seguridad nacional, que se resolverá en parte mediante un fortalecimiento de la presencia armada ostensiva a lo largo de la frontera con México.

“La seguridad migratoria es seguridad nacional”, dijo Trump el viernes, en una frase que resume en apenas seis palabras la nueva visión sobre el fenómeno migratorio.

Factores permanecen 

Los números parecen mostrar las consecuencias de la llegada de Trump a la Casa Blanca.

De acuerdo con el Departamento de Seguridad Interna  (DHS, en inglés), en marzo los agentes fronterizos arrestaron 12 mil 193 personas -en su absoluta mayoría centroamericanos- que intentaban cruzar ilegalmente la frontera.

En octubre pasado ese número se había elevado a más de 66 mil 700 personas.

El número verificado en marzo representa el menor nivel mensual de arrestos desde octubre de 1999. Esta disminución “no es un accidente”, dijo el secretario de Seguridad Interna, John Kelly.

Sin embargo, en estudio elaborado por WOLA apuntó que la disminución en el número de arrestos de inmigrantes en la frontera es demasiado extrema para que sea sostenible, y que el fenómeno está lejos de ser controlado.

Según el estudio, la violencia y el desempleo en América Central sigue siendo un factor de emigración y no hay evidencias de que los grupos especializados en tráfico de personas hayan desaparecido ni que estén bajo presión.

“El nuevo escenario, con arrestos sin distinción si se trata de criminales o no, es preocupante. Porque deja en situación de riesgo a toda la población migratoria”. Maureen Meyer, del centro de análisis WOLA, en Washington.

Por eso, los autores del estudio arriesgaron una predicción: “En los próximos meses los números migratorios se elevarán de los niveles actuales, a pesar de la retórica dura del gobierno de Trump”.

“Hay un factor familiar que no ha desaparecido. Muchas familias en América Central y México siguen teniendo parientes en Estados Unidos, y seguirán buscando esa reunificación”, dijo Meyer.

Además, señaló la experta, el desarrollo de los músculos en la frontera exigirá del Gobierno un enorme esfuerzo presupuestario para iniciativas como aumento de 50% en el personal de patrulla, para no mencionar la construcción del polémico muro.

“Aumentar el personal en 50% requiere un presupuesto enorme. ¿Tendrá apoyo del Congreso para eso? Se necesitan muchos fondos, y no está seguro que los tendrá. No los tiene para construir el muro”  en la frontera con México, señaló.