Opinión

Desde Ginebra

La facilitación de inversiones en la OMC

Eduardo Sperisen

Eduardo Sperisen

La cuestión de un acuerdo multilateral sobre las inversiones no es algo nuevo para la OMC, las primeras iniciativas se remontan a 1947, cuando las negociaciones para crear una Organización Internacional de Comercio (OIC) incluía no solo el establecimiento de disciplinas para el comercio mundial, sino también normas que contenían los temas relacionados con las inversiones internacionales.

En la primera Conferencia Ministerial de la OMC, que se llevó a cabo en Singapur en diciembre de 1996, los entonces 120 ministros responsables del comercio no pudieron consensuar cuatro temas que estaban incluidos en la agenda de la conferencia y decidieron establecer un grupo de trabajo sobre la relación entre comercio y las inversiones, cuyo cometido sería hacer una labor analítica y exploratoria. Los cuatro temas controversiales, los llamados “temas de Singapur” fueron: comercio e inversiones, comercio y política de competencia, transparencia de la contratación pública y la facilitación del comercio.

Con respecto a las inversiones, el acuerdo existente en la OMC es el Acuerdo sobre las Medidas en Materia de Inversiones Relacionadas con el Comercio (MIC o también conocido como TRIMS). Este Acuerdo fue negociado durante la Ronda Uruguay y se aplica únicamente a las medidas que afectan al comercio de mercancías. En él se reconoce que ciertas medidas en materia de inversiones pueden tener efectos de restricción y distorsión del comercio y se estipula que ningún miembro aplicará ninguna medida que esté prohibida por las disposiciones del artículo III (trato nacional) o el artículo XI (restricciones cuantitativas) del GATT.

De los cuatro temas de Singapur, en la OMC, después de 10 años de difíciles negociaciones, finalmente en 2013, en la conferencia ministerial en Bali se logró acordar un acuerdo multilateral sobre la facilitación del comercio.

En la pasada conferencia ministerial de la OMC en Buenos Aires, varios países presentaron propuestas para avanzar en el tema de la facilitación de las inversiones. Los ministros acordaron por iniciativa de al menos 70 miembros de continuar discutiendo el tema, para que en la próxima conferencia ministerial en 2019, se convengan las modalidades para iniciar las negociaciones sobre la facilitación de las inversiones. Los proponentes enfatizaron que buscan un entorno comercial más eficaz, previsible y propicio a las inversiones, haciendo que sea más fácil para los inversores llevar a cabo operaciones, realizar las actividades cotidianas y ampliar sus inversiones.

La facilitación de las inversiones no cambia si no promueve las políticas de inversión de los miembros de OMC y que esas políticas se apliquen y administren de forma transparente, eficaz y previsible. En muchos casos, los escollos, deficiencias e incertidumbres que se pretenden resolver con la facilitación de las inversiones se deben principalmente a trámites innecesarios y trabas burocráticas.

Temas controversiales como el sistema de solución de diferencias Inversionista-Estado, las diferencias entre los modelos de Acuerdos Bilaterales de Inversión, entre otros, quedarán fuera de las discusiones por ahora. Es evidente que los países en desarrollo, sobre todo los más pequeños, requieren de más inversión extranjera directa y más comercio. Estos elementos son fundamentales para conectarse a los mercados mundiales, para acelerar el desarrollo, como también para aprovechar el potencial de la economía digital.

Pronto se iniciarán los debates en la organización, liderados por los amigos de la facilitación de las inversiones para el desarrollo, a fin de diseñar un mandato para el 2019 en la próxima conferencia, esperando que se cuente con un acuerdo multilateral en esta materia.

esperisen@gmail.com