Opinión

Catalejo

Sergio Ramírez fustiga a muchos

Mario Antonio Sandoval

Mario Antonio Sandoval

El miércoles tuve oportunidad de asistir a la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Landívar a una reunión de Sergio Ramírez Mercado, reciente  ganador del premio Cervantes de Literatura, quien vino a Guatemala para a promoción de su último libro. Como era de esperarse, solo el diez por ciento del tiempo se habló de lo literario, y el 90 restante el tema fue lo político actual del istmo, de lo cual es conocedor por haber sido vicepresidente de la primera etapa de Daniel Ortega. Este artículo presenta algunos de los criterios expresados, cuya actualidad es evidente, presentados no en forma cronológica, sino según su importancia, a mi juicio.

Tema Cicig: Soy enemigo de que los asuntos de Centroamérica se arreglen fuera. Todo mundo está en vilo por lo que vaya a pasar en Guatemala: si sacan al comisionado, no habrá ayuda para Guatemala. Eso causa tensión. En Nicaragua hay acuerdo entre Ortega y el sector privado. Los sindicatos le obedecen. Nada que asuste a los empresarios. (porque) Ortega es el santo patrono de un régimen neoliberal. Todo lo pacta y los empresarios centroamericanos están contentos con Ortega: Por ejemplo, la ley del medio ambiente permite derramar diez veces más contaminantes. No hay reforma de impuestos en Nicaragua. Todos felices. Hay seguridad ciudadana, pero es provisional, porque las condiciones económicas son iguales; las desigualdades, inmensas.

El gran empleador es el Estado. Nadie sale a pelear a las calles por valores de la democracia… Se olvida que el 30% de la población de Costa Rica son nicaragüenses, sin contar los que van temporalmente. Cada vez se forman más familias mixtas entre nicas y ticos lo cual está modificando a Costa Rica, ahora mestiza, no europea. Por eso se dice que la “comida típica” gallopinto cada vez tiene más frijoles que arroz, porque lo preparan las sirvientas nicas. La luna de miel de la cúpula empresarial del istmo terminará si pasa la ley nica act. Nicaragua quedará en la lista negra y los empresarios deberán escoger entre Ortega y Estados Unidos. En Nicaragua la mayoría vive con menos de 2 dólares diarios. El 70% del mercado es informal. Solo 30% está inscrito en el seguro social. Las maras están a punto de estallar.

Tema gobiernos de izquierda. Se consideraba que la izquierda era honesta per se. Eso desapareció. Ejemplo en El Salvador, Funes. No digamos en Guatemala. Eso se debe al caudillismo que siempre llevamos dentro. Ningún partido de izquierda habla de control de los medios de producción. No puede prescindir de la economía de mercado. La crisis de la izquierda viene de que se quedó sin bandera económica. Hablan de evolucionar la economía de mercado pero no de sustituirla. En las sociedades, la corrupción es purulenta, alimentada por cúpulas. Por aparte, los partidos, gobiernos y diputados han perdido las iniciativas legislativas, solo aprueban las leyes. La corrupción es como un cáncer, oficial, alimentada por narcos, cúpulas. No hay planes de gobierno sino de asalto… hasta en Costa Rica, que ya no es el estandarte democrático.

Futuro. Hay devaluación de la política. Hay pérdida de la perspectiva a largo plazo. Nadie entiende a los países a largo plazo. Hay discurso electoral engañoso, promesas coyunturales. El déficit ciudadano es intenso; el electorado, volátil, ligado a la quiebra de los sistemas políticos como los conocíamos. Hay procesos electorales… pero se sabe antes quién va a ganar. Los países deberían funcionar sin guías extranjeras, pero son males necesarios. En Honduras la OEA está mal, acepta lo que sucede en Nicaragua, pero no en Venezuela, y es lo mismo. En cuanto a las drogas, disminuirán conforme ganen terreno las anfetaminas. Y si bien la ciudadanía puede estar en las calles, debe venir la dirigencia para que haya cambios.