Salud y Familia

Que el estrés no le cause más dolor

Cada vez es más común echarle la culpa del dolor de estómago al estrés, un enemigo que acecha en las oficinas, en las universidades, e incluso, en estos tiempos, en el colegio y el hogar.

Por Redacción Buena Vida

El estrés hace que se liberen hormonas que causan problemas gastrointestinales. (Foto Prensa Libre. Hemeroteca PL)
El estrés hace que se liberen hormonas que causan problemas gastrointestinales. (Foto Prensa Libre. Hemeroteca PL)

La tensión tiene un fuerte impacto en el desarrollo de dolencias o enfermedades gastrointestinales, algo que la población ya tiene muy claro. Sin embargo, la situación se torna compleja cuando nos damos cuenta de las diferentes afecciones que pueden desarrollarse y que muchas personas no tratan por falta de conocimiento, o por no querer acudir con un médico.

De acuerdo con el gastroenterólogo Pedro Vinicio Méndez, quien participó ayer en el programa El Consultorio, de www.prensalibre.com, el estrés afecta cada vez más a todo tipo de población, desde niños hasta adultos mayores.

“En adultos jóvenes el reflujo gastroesofágico derivado de la tensión es sumamente común. En niños, vemos que cada vez se les exige más en los colegios y eso les puede causar dolor abdominal o síndrome de intestino irritable (SII). En la mujer, seis de cada 10 consultas al gastroenterólogo tienen que ver con el estreñimiento, también relacionado con el estrés. Y todo esto tiene mucho que ver también con el estilo de vida”, explicó el médico.

CONOCIMIENTO

Al momento de lidiar con algún problema del sistema gastrointestinal, hay que identificar primero de qué se trata, y saber diferenciar dolencia de enfermedad.

Uno de cada cuatro personas padecen SII en el mundo.

Según Méndez, “la mayoría de estos problemas pasan a ser enfermedad cuando interfieren con la calidad de vida y afectan la vida laboral”.

¿Cómo identificar las señales de alerta? “Si se pierde peso en forma desmedida sin haber modificado la dieta; si hay sangrado en las heces o son muy delgadas o negras; o si se vomita sangre”, agregó el médico. “En ese momento hay que acudir con el especialista”.

Al momento de prevenir estos problemas, el clásico e infalible consejo de llevar una dieta sana y hacer ejercicio siempre es la regla de oro, lo cual ayudará, de paso, a mitigar al estrés.

Consejos para la prevención

Llevar un estilo de vida saludable, con dieta equilibrada y ejercicio diario.

Evitar alimentos procesados y limitar la carne roja a una vez por semana.

Aumentar el consumo de fibra. 

En la oficina, evitar estar mucho tiempo sentado, ya que esto suele causar estreñimiento y problemas de hemorroides.

Padecimientos

La dolencia  más relacionada con el estrés, según Méndez, es el síndrome de intestino irritable (SII), conocido también como colon irritable, que  también suele afectar a niños. Se diagnostica cuando hay dolor abdominal por más de seis meses y diarreas intercaladas con períodos de estreñimiento.

6 de cada 10 consultas de mujeres son por estreñimiento.

Existen condiciones reales como las úlceras gástricas, pero están más relacionadas con alguna bacteria o el consumo de antiinflamatorios o esteroides. 

El estrés hace que se liberen hormonas como el cortisol, que causan hipersecreción gástrica y originan problemas como el reflujo gastroesofágico.  

Muchas personas son intolerantes a la lactosa y confunden los síntomas, por lo que es importante acudir con el médico para salir de dudas, explicó Méndez. 

A partir de los 50 años de edad, Méndez dice que  todos deben hacerse una colonoscopía anual.

El cáncer de colon y de estómago son los más comunes en Guatemala y en el mundo, en ambos sexos.