Salud y Familia

¿Soy una madre o padre helicóptero?

Si usted es de esos padres o madres que continuamente andan sobreprotegiendo a sus hijos, solucionándoles los problemas, y hasta toma decisiones por ellos, seguramente la respuesta a la pregunta del titular es “sí”, y encaje en lo que se le denomina “madre helicóptero”, por esa tendencia de permanecer sobrevolando sobre sus hijos.

Por Redacción / Buena Vida

Archivado en:

Familia Niños Psicología

Ese concepto incluye a aquellos que tienen un estilo de educación que se basa en estar presentes para resolver cualquier problema que pueda tener el pequeño.

“Hay padres que en lugar de preparar a sus hijos para el camino, preparan el camino para sus hijos y este es el error más común que se comete en la educación de los niños de 6 a 12 años”, dice la psicóloga infantil Silvia Álava.

“Los infantes se sienten más inseguros cuando sus progenitores se lo dan todo, ya que es importante para su desarrollo que experimenten el fracaso para que aprendan a esforzarse más”, añade la experta, también autora del libro Queremos que crezcan felices.

Consejos

Álava señala que los pequeños necesitan aprender a resolver las situaciones por sí mismos y conseguir tolerar la frustración. “Unos buenos padres tratan de levantar a su hijo cuando se cae, lo consuelan, le secan las lágrimas y lo apoyan para que siga adelante, ya que si no los dejan caer, nunca aprenderán a levantarse”, enfatiza.

Uno de los principales objetivos que se debe perseguir en la educación de los hijos es conseguir que sean autónomos, seguros e independientes, y esto es algo que hay que inculcarlo desde los primeros meses de vida.

“Nos encontramos con muchos que cometen el error de sobreproteger a sus hijos, entienden de forma errónea el amor y el cariño y están demasiado pendientes de ellos. Este tipo de padres no dejan a sus hijos hacer las cosas para las que están preparados, lo cual impide que adquieran la autonomía necesaria y se anticipan, de tal forma, a la satisfacción de sus necesidades, que no permiten que se desarrollen correctamente”, añade.

En la crianza es fundamental enseñarles a los chicos a desarrollar recursos y estrategias que les serán necesarias en el futuro, eso implica que los padres no les satisfagan sus necesidades en exceso. “Hay que dejarlos que se frustren, que se queden sin algo que les guste, que luchen por sus objetivos. Concederles todo será más perjudicial que beneficioso”, enfatiza.

“No se dan cuenta de que no van a poder mantener indefinidamente la burbuja de protección en la que introducen a sus hijos y, cuando la burbuja estalle, se encontrarán con niños sin recursos, sin habilidades, más vulnerables, menos seguros y, probablemente, más infelices”, advierte.