Jesucristo

Descripción imagen
Alfred Kaltschmitt alfredkalt@gmail.c...

Jesucristo en el corazón

Opinión

Es el solsticio de verano. Jesús presiente que el final se acerca, y se prepara para dejarse llevar por la inercia de las profecías escritas —entre otros— por el profeta Zacarías, cientos de años atrás, cuando escribió que “el Salvador sería traicionando por un amigo y vendido por 30 monedas de plata; que repartirían entre sí sus vestidos y  sobre sus ropas echarían suertes.  Que sería crucificado; le darían vinagre en vez de agua; que al medio día los cielos se harían oscuridad; y que sería enterrado en la tumba de un rico”,  Zacarías 11:12;  Salmo 22:18; 22:16; 69:21.

Descripción imagen

Judas no era malo, sino escéptico

BBC News Mundo , BBC Mundo

Quizá el villano más famoso e incomprendido de la historia es Judas, ese hombre que aparece en pinturas y películas con la barba rala, la mirada oscura y la espalda encorvada, negociando la traición, besando a Jesús, recibiendo su pago y, finalmente, colgando del árbol luego de suicidarse, abrumado por la culpa.

Descripción imagen
Mario Alberto Molina

El tiempo cristiano

Opinión

Una de las diferencias más profundas y notables entre la cosmovisión cristiana y la del mundo secularizado es la concepción y vivencia del tiempo y de la historia. En la cultura secularizada, influida por los conceptos provenientes de la física, el tiempo y la historia son un continuo sin principio ni fin, sin propósito previsto. En cambio, en la cosmovisión cristiana, el tiempo y el mundo tienen un principio y se dirigen a una plenitud que es el mismo Dios. La historia global tiene sentido y lo conocemos de antemano. Y ese sentido no proviene de la misma historia, sino de Dios, Creador, Salvador y Plenitud del mundo y del tiempo.

Descripción imagen
Mario Alberto Molina

Traigo la división

Opinión

A veces encontramos en los evangelios sentencias o acciones de Jesús que no encajan con las expectativas que tenemos sobre él. Por ejemplo, en una ocasión dijo: “¿Piensan acaso que he venido a traer paz a la tierra? De ningún modo. No he venido a traer la paz, sino la división”. Nosotros, que nos imaginamos a un Jesús irénico, tolerante, pacifista, encontramos sorprendente semejante declaración. Y para disipar dudas de que habla literalmente, añade: “De aquí en adelante, de cinco que haya en una familia, estarán divididos tres contra dos y dos contra tres”. ¿Trae Jesús la paz o la división?

Prensalibre.tv

Videos de Portada