Niño cuya cabeza quedó atrapada en un pichel de metal es declarado bombero por un día

La historia de Ángel Gabriel Ajcual García, de 2 años, quien vivió momentos de angustia al quedar atrapado de la cabeza en un pichel de metal, tuvo un final feliz, pues los Bomberos Voluntarios de Chimaltenango que lo auxiliaron lo declararon bombero por un día.

Archivado en:

Chimaltenangociudades
Ángel Gabriel Ajcual García aprende acerca del trabajo de los Bomberos Voluntarios. (Foto Prensa Libre: @William Flashito).
Ángel Gabriel Ajcual García aprende acerca del trabajo de los Bomberos Voluntarios. (Foto Prensa Libre: @William Flashito).

William González, portavoz de los Bomberos Voluntarios, informó que este miércoles Ángel Gabriel visitó junto a su madre la 21 Compañía de los Bomberos Voluntarios, donde socorristas reunieron dinero para comprarle un uniforme de bombero.


El portavoz añadió que el día del incidente, el menor jugaba de bombero e introdujo la cabeza en el pichel para simular que era su casco.

Este miércoles, Ángel Gabriel abordó una motobomba y junto a socorristas hizo un recorrido por varias calles de la ciudad de Chimaltenango, algo que el pequeño vivió con emoción.

“No se descarta la posibilidad de que el niño ingrese a estudiar a la Unidad Infantil de los Bomberos Voluntarios. El menor ha expresado que quiere ser bombero”, manifestó González.

No deje de leer: Este es el desempeño del políglota Pedro Perebal, quien da la bienvenida a turistas en el aeropuerto

Agregó que es importante impulsar en los niños el deseo de ayudar al prójimo; además, se forma un semillero de socorristas al capacitarlos.

Ángel Gabriel Ajcual García junto a su mamá Claudia Elvira Ajcual García. (Foto Prensa Libre:  (@William Flashito).

El incidente

El incidente se registró  la semana recién pasada en una vivienda en la zona 3 de Chimaltenango, donde Ángel Gabriel tomó el utensilio y se lo colocó en la cabeza.

La angustia del niño empezó cuando no pudo retirar el pichel, por lo que entró en pánico y empezó a llorar, según los socorristas de la 21 Compañía.

El pequeño fue llevado a la emergencia del Hospital Nacional de Chimaltenango, donde socorristas y médicos cortaron el pichel con tijeras para lámina. (Foto Prensa Libre: Cortesía Víctor Chamalé)

En esa ocasión, la madre del menor, Claudia Elvira Ajcual García, pidió ayuda a los bomberos, quienes determinaron que para liberar al pequeño era necesario llevarlo al Hospital Nacional de Chimaltenango, pues debido a su edad no dejaba de llorar, lo que dificultaba las maniobras para atenderlo.

Para leer más: A sus 105 años, Matilde cumple su sueño y estudia segundo primaria

Socorristas solicitaron apoyo en un taller cercano al hospital, donde les facilitaron herramientas para retirar el pichel; sin embargo, los médicos recomendaron sedar al pequeño para cortar el metal sin causarle daños en el rostro.

Para cortar el pichel fue necesario sedar al menor, debido a que no dejaba de llorar. (Foto Prensa Libre: Cortesía Víctor Chamalé)

Contenido relacionado

>Conozca cómo el amor y esperanza unen a madres a hijos con discapacidad

>Joven con síndrome de Down representará a Guatemala en competencia mundial de gimnasia rítmica

>Niños con cáncer confían en que guatemaltecos apoyen la Gran Rifa Únete de Ayuvi