Comerciantes sufren acoso y constantes abusos de prestamistas que exigen pagos diarios

Prestamistas ofrecen créditos en mercados con la modalidad de pago diario, y atrasarse puede implicar graves riesgos para comerciantes, incluso perder mercadería o ser víctimas de amenazas de muerte. 

Un afectado de la provincia muestra cómo lleva el control de las cuotas. (Foto Prensa Libre).
Un afectado de la provincia muestra cómo lleva el control de las cuotas. (Foto Prensa Libre).

A continuación, la historia de una comerciante de Retalhuleu, que ser fiadora de una amiga, que no pagó la deuda, la obligó a prestar dinero con personas que ofrecen préstamos denominados de “pago diario”.

” href=”https://www.prensalibre.com/ciudades/guatemala/implementan-nuevas-estrategias-en-loterias-callejeras-que-carecen-de-autorizacion” thumbnail_id=”415706″ /]
Los altos intereses y atrasarse en algunas cuotas le ha costado parte de su patrimonio a la mujer, que por razones obvias prefiere omitir su nombre. Afirma que vive con temor a la vez que las deudas han aumentado.

La vendedora indicó que tenía que pagar Q9 mil del préstamo que su amiga no pagó, por lo que para amortizar la deuda prestó otros Q2 mil con el plan de pago diario. 

Al principio todo aparentaba que el préstamo era una solución inmediata, pero no fue así, pues por la referida cantidad, durante 26 días bebería pagar Q100 diarios, es decir al final pagaría Q2 mil 600 con el interés.

Se llevan mercadería

Por juntar lo del pago de su local, la comerciante se atrasó en unas cuotas, lo que implicaba Q50 diarios de mora más la cuota del día. “A los prestamistas les supliqué que me esperaran, pero se llevaron parte de mi mercadería y mi sofá”, relató con la voz entrecortada.

Añadió que estos prestamistas se aprovechan de la necesidad de los comerciantes.  “Nos dicen deme fotocopia de su documento personal de identificación y firme aquí”, explicó.

Debido a las amenazas de muerte de las que es víctima, la comerciante pidió otro préstamo de Q3 mil, dinero que usó para pagar parte de la deuda de los Q2 mil, pago de local y reponer parte de la mercadería.

“Nunca había estado en un problema tan grande”, expresó. Agregó que debido a la necesidad de pagar las dos deudas anteriores, ha hecho otros nueve préstamos de Q1 mil con esa clase de prestamistas, que operan en grupos.  En la actualidad su deuda asciende a Q14 mil, incluidos los intereses,  por lo que vendió su televisor y otras pertenencias para tratar de pagar.

Según comerciantes, los cobradores se movilizan en motocicleta y  no tienen hora para llegar a cobrar.

Víctima de insultos

“Me han insultado y me dicen que si no pago mis hijos la pagarán. En ocasiones llegan armados”, añadió la comerciante, quien expresó que el nivel de vida de su familia   ha sido afectado por las deudas, e incluso su esposo le pidió el divorcio al enterarse del problema, aunque al final este no se concretó y decidió apoyarla para pagar y juntos sufragar los gastos de la casa.

El temor ha pasado a más, pues la deudora estuvo cuatro días internada en un hospital, pues se enfermó por la tensión que le causa ese crédito.    

“Le pido a Dios que me dé fuerzas y trabajo para seguir con el pago de esas deudas, que comenzaron en abril del 2016”, indicó la comerciante.

No certifican 

Los pagos no son certificados con un documento legal, pues las cuotas abonadas  y el pago de moras son anotadas  en una cartulina. Algunas personas indican que la mayoría de cobradores tienen acento colombiano. 

Otros comerciantes de Retalhuleu también están agobiados por esa clase de deudas  y algunos han sido víctimas de atentados y amenazas de muerte.

“Cuando matan a alguien, el crimen queda impune”, finalizó la afectada.  Ese tipo de préstamos se extiende a otros puntos del país.

Una comerciante de un mercado de la zona 1 de la capital, indicó que prestó Q500 y debe dar 20 cuotas de Q30, lo que quiere decir que en 20 días paga Q100 de interés en ese período.

“En mi caso, presté Q1 mil, y en 20 días pagué Q1 mil 200, pues mi cuota diaria era de Q60”, explicó otra vendedora.
Ambas comerciantes indicaron que es un secreto a voces que muchos comerciantes  están endeudados, pues algunos tienen hasta tres deudas con los prestamistas.

No son del país

Una de ellas en voz baja expresó: “Desde la mañana andan en los mercados. Aparte de colombianos ahora parece que hay hondureños. Unos cobran y luego se van. Otros son prepotentes”, expresó.

Según personas que han adquirido esa clase de préstamos, el pago es de mano a mano, y no reciben un comprobante. Además, al terminar de pagar, tampoco reciben un finiquito que demuestre que cancelaron la deuda o que les ayuda a tener un récord de crédito. 


Agregaron que en ocasiones los promotores de esa actividad les dan el dinero o  un cheque para que lo cambien en un banco del sistema. Aunque la mayoría de veces el efectivo es llevado al negocio. 

Esos préstamos están enfocados especialmente en pequeños  comerciantes, que con el afán de mejorar sus negocios a la larga son víctimas de esos grupos que operan al margen de la ley.

Antecedentes

En diciembre del 2016, dos supuestos cobradores de préstamos fueron capturados en la cabecera de Retalhuleu.
Según vecinos, los sospechosos amenazaban a una mujer para exigirle la cuota del préstamo.

En esa ocasión, la Policía Nacional Civil (PNC) en Retalhuleu informó que había recibido denuncias contra cobradores que amenazan de muerte a las personas que se atrasan en los pagos.

En octubre del 2015, otros cobradores fueron detenidos en San Sebastián, Retalhuleu, cuando disparaban afuera de una vivienda con el objetivo de amedrentar a una persona que no había pagado una cuota vencida.
Investigadores indicaron que los prestamistas hacían el cobro diario y se les decomisó un arma de fuego ilegal con varias municiones.

En otros departamentos   también se registra esa actividad de préstamos de pago diario, en especial en mercados, donde algunos vendedores también son víctimas de amenazas.
 

La modalidad de préstamos de pago diario se lleva a cabo en varios mercados del país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Respecto de denuncias

Se consultó al área de Comunicación de la PNC en la capital, donde informaron que actualmente no tienen denuncias contra ese tipo de prestamistas, pero   invitan a la población afectada a presentar la denunciar al número 110 o al 1561 del programa Cuéntaselo a Waldemar.

El Ministerio Público informó que recibe muchas denuncias de amenazas, pero para saber si hay contra prestamistas de pago diario se necesita la denuncia específica con número de expediente, datos que no fue posible conseguir, pues muchos vendedores se niegan a hablar del tema por temor a represalias.

En otros países 

Créditos rápidos de pago diario traspasan fronteras.

  • En el 2016    y a principios de este año, el Ministerio del Interior de Perú  lanzó la campaña #NoPrestesTuVida, para prevenir sobre los préstamos fáciles.
  • En ese   país se habilitó un número para que ciudadanos denunciaran.
  • La campaña también promocionaba la advertencia “dinero fácil no existe”.
  • En enero   de este año, en Perú fueron capturados y expulsados 37 extranjeros que se dedicaban a prestar dinero con pago diario.
  • Según publicaciones   de diarios hondureños, en mercados de ese país también se registra ese tipo de préstamos con altos intereses.
  • Ciudadanos de   ese país también han sido intimidados por cobradores de créditos rápidos.