Familias refugiadas en Chiapas continúan sin esperanza de volver al país

Han pasado 20 años de la firma de los Acuerdos de Paz en Guatemala y las huellas del conflicto persisten. Un grupo de campesinos de Nentón, Huehuetenango, huyó del Ejército el 18 de julio de 1982 y a la fecha permanecen refugiados en  Chiapas, México, y luchan por retornar al país.

Una de las 74 familias de Nentón, Huehuetenango, que huyeron a Chiapas, México, donde viven en covachas. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Una de las 74 familias de Nentón, Huehuetenango, que huyeron a Chiapas, México, donde viven en covachas. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

El Estado, a través del Programa Nacional de Resarcimiento (PNR) firmó un documento de compromiso para empezar, este 28 de julio, el proceso de retorno de las 74 familias, pero solo fue promesa, según Sebastián Tomaz Tomaz, líder del grupo de refugiados.


Como medida de presión, una delegación de los refugiados se presentará este viernes a las oficinas del PNR.

“Vemos un silencio de parte de las autoridades, preguntamos y no responden, por lo que entendemos que nos han engañado por quinta vez, en dos ocasiones en el gobierno de Otto Pérez Molina y tres en el Jimmy Morales”, dijo Tomaz.

Documentos

Otoniel Fernández, comisionado del PNR, informó que no se entregará el resarcimiento a los refugiados debido a que no cumplieron con entregar la documentación de identidad al Registro Nacional de las Personas (Renap), por lo que tampoco tiene otra fecha prevista.

“Para dar un resarcimiento deben cumplir con aspectos legales, dentro de ellos la identidad. Los refugiados de Yalcastán han tenido problemas para obtener el documento personal de identidad, debido a que no han entregado la documentación original en el Renap”, informó Fernández.

“El PNR y el Renap celebramos un convenio para superar este tema, por lo que sigue en proceso”, agrego Fernández, quien  anticipó que tiene previsto reunir a los líderes refugiados el 1 de agosto, para solventar la dudas en torno al resarcimiento.

Tomaz Tomaz expuso que las declaraciones del comisionado del PNR son “solo excusas”, pues aduce que es raro que después de tres años del proceso se escudan en que no cumplieron con entregar la documentación.

Piden reposición

Los guatemaltecos refugiados comenzaron en el 2014 el proceso de repatriación, pero las tierras que dejaron en Nentón fueron entregadas a campesinos de otras comunidades, por lo que exigen la restitución de sus tierras a través de la compra de una finca en Chiquipur, Chisec, Alta Verapaz, valorada en Q19 millones.


Según Fernández, un estudio que realizaron determinó que a los campesinos se les puede resarcir con máximo de Q32 millones, que incluye la restitución de sus tierras, el retorno de México a Guatemala y para crear las condiciones mínimas de educación, salud, vivienda con sus servicios básicos para un reasentamiento digno.

Día triste

El 18 de julio de 1982 los pobladores de Yalcastán, Yalambojoch, Yushquén y El Aguacate, de Nentón, abandonaron sus tierras y caminaron hasta cruzar la frontera para llegar a México, donde permanecen  desde hace 35 años.
 
Un día antes de su partida, el Ejército incursionó en el área, y según el caso ilustrativo número 18 del informe Guatemala, memoria del silencio, elaborado por la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, los militares reprendieron a la población y arrasaron con varias de las comunidades, debido a que en la zona existían tres campamentos del Ejército Guerrillero de los Pobres.

Las familias viven en México en extrema pobreza, los hombres trabajan en las fincas y las mujeres se dedican a los trabajos domésticos y recolección de leña.