Plagas de gorgojo amenazan los bosques de la capital

Plaga de gorgojo del pino daña áreas boscosas en la zona 16 y podría extenderse a otros sectores. Algunos de los focos de infección están en terrenos privados, lo que complica que sean combatidos, según ambientalistas.

Unos ocho mil árboles que fueron donados han sido plantados en distintas áreas del bosque comunal de El Tejar, afectado por gorgojo. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Unos ocho mil árboles que fueron donados han sido plantados en distintas áreas del bosque comunal de El Tejar, afectado por gorgojo. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Desde hace un año una plaga de gorgojo del pino ha causado daños en áreas boscosas  de la capital. Los principales  focos se descubrieron en la zona 16, aunque el problema amenaza con extenderse a otros sectores,  informó   la Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación (Fundaeco).

 El insecto negro de un centímetro de largo perfora la corteza del árbol y le hace  zanjas que obstruyen el proceso de alimentación de la planta y le causa la muerte. La plaga  fue descubierta en el parque Canajuyú y en  la colonia Lourdes, ambos lugares de la zona 16, indicó el ambientalista y delegado de Fundaeco Gabriel Valle.

“Lo que quisiéramos es que los vecinos reporten si ven este problema en su sector. Se puede identificar porque los árboles se secan o se ponen amarillos. La única solución es talar el árbol y quemarlo, así se garantiza que la plaga se muera”,  aseveró.

Obstáculos

El ambientalista dijo que el problema es que si algunos focos de la plaga comienzan en terrenos privados se complica más combatirlos, debido a que habría que buscar a los dueños para explicarles y darles asistencia técnica para que talen los árboles, o deben solicitar permisos en  la municipalidad, que actualmente solo permite la tala de 10 metros cúbicos, pero  en este caso porque sería saneamiento.

“La plaga también se ha detectado recientemente en el cerro Alux  y hace años en Chimaltenango y San Lucas Sacatepéquez, pero no se había dado en la ciudad”, resaltó Valle.

“Es una emergencia a la que la gente no le pone atención. El problema es que si la plaga se extiende por la ciudad será más dañino que un incendio, porque en este se controla el fuego, pero una plaga como la del gorgojo,  se propaga rápido y será fatal para los bosques urbanos”, advirtió el experto.

Otro foco del gorgojo se descubrió en los bosques del cuartel   Mariscal Zabala, zona 16, pero se erradicó  cuando se talaron los árboles.

Varios árboles del parque Canajuyú, en la zona 16 capitalina, se han muerto debido a la plaga  de gorgojo del pino. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Minimizan problema

Byron Palacios, encargado del departamento de Protección Forestal del Instituto Nacional de Bosques (Inab), señaló   que ese tipo de gorgojo siempre existe en los pinos, pero debido a factores climáticos “se incrementa  su  reproducción”.

Aseguró que en la capital el fenómeno se  detectó este año, por lo que han hecho monitoreos y  dado asistencia técnica para tratarlo.

Si la plaga se detecta en  dos o tres árboles, el permiso para talarlos se debe solicitar en  la comuna local. Si son varios  se debe acudir al  Inab para tramitar los permisos.

Plagas relevantes

El 7 de febrero de 1979, habitantes del altiplano  se manifestaron por el avance de la plaga del gorgojo del pino.
En noviembre de 1994, en las cumbres de Alzaclim, El Sombrerón y el Durazno, El Progreso, se talaron varios pinos infectados como única solución para detener el problema.

En agosto del 2001 la plaga afectó   bosques de Chiquimula. Tres años después, en Totonicapán fueron  afectadas 45 hectáreas   de pino.

Según ambientalistas, en ocasiones ese tipo de plagas se detienen por sí solas.