Disposición pretende eliminar las ventas callejeras de perros y gatos

La Municipalidad de Salcajá, Quetzaltenango, prohibió la venta de perros y gatos en la plaza del municipio, medida que es socializada a los vendedores. Organizaciones que velan por los derechos de los animales apoyan la ordenanza.

Las mascotas también deben cuidarse del distanciamiento social para evitar un contagio.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Las mascotas también deben cuidarse del distanciamiento social para evitar un contagio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Los martes y sábados, comerciantes llegan a la plaza de Salcajá con perros y gatos en costales o jaulas, posibles clientes se acercan para observar a los animales, la mayoría tienen un lazo en el cuello.

Integrantes de la Asociación Lazaro, que vela por los derechos de los animales, y dependencias de la Municipalidad de Salcajá, pretenden eliminar este tipo de  ventas, ya que aseguran el comercio de estos animales incrementa las jaurías.

Edgar López, coordinador de la asociación, relató que con frecuencia las personas que no logran vender a los perros o gatos, los abandonan, lo que contribuye a que crezca la población de perros callejeros.

“Dejan a los perros enfermos tirados o los meten en costales y los tiran al rio, hemos rescatado muchos perros, tenemos un refugio en el que actualmente hay 12 perros maltratados, hacemos un llamado para respetar a los animales. Nosotros también promovemos las castraciones y adopciones”, dijo.

Integrantes de la Asociación Lazaro informaron a los comerciantes sobre la disposición municipal. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Agregó que los integrantes del grupo comprenden que se trata del negocio por el que las personas obtienen ingresos económicos, pero cuestiona el hecho que maltraten a los animales.

“Hay más de 300 perros callejeros en el municipio. No voy en contra de quienes venden a los perritos y se sostienen de eso, pero al no venderlo tendrían que llevárselo, traerle agua, comida y no dejarlo bajo el sol, pero los traen con un lazo amarrado y en malas condiciones”.

Los integrantes de la asociación participaron en el proceso para que la municipalidad hiciera la prohibición.

Mildred Manrique, jueza de asuntos municipales, explicó que la negativa es únicamente para la venta de perros y gatos, medida que según informó se tomó en cumplimiento a la Ley de Protección y Bienestar Animal.

De acuerdo con los integrantes de la asociación la forma en se venden los perros es parte del maltrato animal. (Foto Prensa Libre: María Longo)

“Somos de las primeras municipalidades en tener esta prohibición, se llevará a cabo paulatinamente. No buscamos perjudicar a las personas que venden, porque sabemos que es su fuente de ingreso, se les solicitará que dejen de venderlos y si hay resistencia estamos facultados para imponer multas. El problema es que encontramos jaurías que pueden representar un peligro para la población”, explicó.

En la plaza también hay en venta gatos, acción que también fue prohibida en la disposición municipal. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Este martes 15 de octubre, los integrantes de la asociación en compañía de la policía preventiva llevaron a cabo un apercibimiento a los vendedores, a quienes explicaron la situación, en algunos casos los comerciantes no hablaban español, razón por la que un integrante del movimiento fungió como intérprete del idioma K’iche’.

Lea además: Muerte y prosperidad es el significado de la migración para los jóvenes de Quetzaltenango

Los responsables se desplazaron por el sector de la plaza donde se instalan los vendedores de animales, los comerciantes ofrecían patos, gallinas, palomas, conejos, gansos y en algunos casos  perros o gatos.

Con la disposición se pretende evitar el incremento del número de perros en las calles. (Foto Prensa Libre: María Longo)

De acuerdo con la asociación, la semana pasada se tuvo un acercamiento con los comerciantes, entonces disminuyó el número de personas que venden perros y gatos, aunque otros persisten.

Por ahora la medida se socializa, pero en los próximos meses los comerciantes que no obedezcan la normativa podrían ser sancionados con una multa de Q500.

Perros encerrados en una jaula están en venta mientras el comerciante lee el documento que le entregaron. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Se consultó a algunos de los vendedores si querían dar una opinión sobre la medida, pero afirmaron que por el momento preferían no hacerlo, al recibir la circular expresaron que la venta de perros y gatos es una forma de obtener ingresos y que “muchas” personas lo hacen.

De acuerdo con el Juzgado de Asuntos Municipales, se espera que en un año se observen los resultados de esta medida, uno de estos seria la reducción de perros callejeros.

En la plaza se observa a varios perros que buscan alimento en donde se acumula la basura. (Foto Prensa Libre: María Longo)

Incumplen

De acuerdo con la Municipalidad de Salcajá, la prohibición es porque  los vendedores de perros y gatos incumplen los artículos 14, 15, 29, 30 y 31 de la Ley de Protección y Bienestar Animal.

  • Artículo 14. Condiciones básicas. Las pautas que deben regir el bienestar de los animales se basa en las cinco libertades mundialmente reconocidas: a)   Vivir libre de hambre, de sed y de desnutrición; b)   Libre de temor y de angustia; c)   Libre de molestias físicas y térmicas e incomodidad; d)   Libre de dolor, de lesión y de enfermedad; y, e)   Libre de manifestar sus comportamientos naturales.
  • Artículo 15. Los responsables de los animales deben cumplir las normas establecidas en la presente Ley con el fin de que gocen de un alto nivel de bienestar animal.
  • Artículo 29. Los propietarios y responsables de las ventas de animales, deberán facilitar al comprador información de los cuidados que necesita, médicos, alimenticios, de recreación e informar los posibles padecimientos y otros.
  • Artículo 30. Todo comprador de animales de compañía debe exigir por lo menos un certificado médico veterinario de salud.
  • Artículo 31. Todo vendedor de animales de compañía está obligado en contratar a un médico veterinario colegiado activo que será responsable del cuidado médico de los animales.
Uno de los integrantes de la asociación explicó a los comerciantes en K’iche’ ya que no hablaban español. (Foto Prensa Libre: María Longo)
Este fue el primer documento de advertencia que la municipalidad entregó a los vendedores de perros. (Foto Prensa Libre: María Longo)

 

Contenido relacionado

CAP de Quetzaltenango reporta incremento de intentos de suicidio en niños y adolescentes

Presunta pandillera suma seis procesos por extorsión en cuatro departamentos

José Carlos González y Rosmery Rivas triunfan en el Medio Maratón Internacional de Xela