Universitario del Cunoc fábrica máquina de esterilización y la dona al centro de Salud de Quetzaltenango

Pablo Campollo, estudiante de Ingeniería Mecánica del Centro Universitario de Occidente (Cunoc), donó al centro de Salud de Quetzaltenango una cámara de esterilización por radiación ultravioleta, con la cual se mejorará la esterilización de implementos médicos para atender a los pacientes.

El universitario donó la máquina al centro de Salud de Quetzaltenango donde hizo una demostración de cómo funciona el equipo. (Foto Prensa Libre: María Longo)
El universitario donó la máquina al centro de Salud de Quetzaltenango donde hizo una demostración de cómo funciona el equipo. (Foto Prensa Libre: María Longo)

El estudiante necesitó seis meses para fabricar el equipo del cual también donará los planos para que en el futuro se puedan fabricar más de estas para el centro médico.

“Consiste en que los técnicos introducen los objetos en la cámara y se dan 30 minutos, posteriormente el equipo sale esterilizado, todo se hace en base a radiación la cual destruye la cadena de ADN o de ARN de los microorganismos, lo que impide que se reproduzcan”, explicó el universitario, quien pronto se graduará.

Agregó que decidió hacer esta máquina por “la problemática que hay en el país”, sobre todo en las organizaciones de salud pública.

“Me nació hacer un equipo que les pudiera beneficiar, acudí con el director y él me dijo que el proceso de esterilización del centro no era tan efectivo, investigué del proceso y los métodos que se pueden utilizar, fue así como decidí este aparato con radiación ultravioleta”, afirmó.

El estudiante tuvo que invertir Q4 mil para la maquina, la cual de acuerdo a su investigación, en Europa tiene un costo de dos mil euros (Q17 mil 480) . Tuvo que comprar por internet algunas piezas de la maquina lo que le complicó el proceso. “Las lámparas fueron traídas del extranjero”, afirmó.

Lea también: Estudiante fabrica aparato que hospital de Xela necesitaba desde hace 22 años

El universitario explicó que las seis lámparas que usa la máquina tienen una duración de 10 mil horas, por lo que tendrían que durar de 3 a 4 años. Además del equipo, el joven también donó dos lámparas más de repuesto.

Para el personal del centro de Salud de Quetzaltenango la máquina será de gran beneficio para la atención a los pacientes y reduce el tiempo para esterilizar el equipo que utilizan para diversos procedimientos médicos.

Pablo Campollo junto a autoridades del Centro de Salud y del Cunoc. (Foto Prensa Libre: María Longo)

“El beneficio es grande porque va ser una gran ayuda para el distrito, sobre todo porque no usaremos gas, actualmente tenemos autoclave, es decir se coloca la olla al fuego y de esa manera se esteriliza, se necesitan 45 minutos”, indicó Rosmery Soberanis, enfermera.

Agregó que solo cuentan con una autoclave para esterilizar sobre todo pinzas y gazas de los 15 servicios del distrito. Salvador Soto, director del centro de Salud, manifestó que para cubrir por completo la demanda necesitarían tres maquinas más de la donada por el estudiante.

Víctor Carol Hernández, director de la División de Ciencias de la Ingeniería del Cunoc, enfatizó en que esta es la forma en que los estudiantes del Cunoc retribuyen a la población los años de estudio en el centro.

Contenido relacionado

Gema, la niña que nació sin brazos, ni pierna, recibe prótesis que creó universitario

Cunoc participa en la iniciativa de un satélite espacial

Encapuchados de Medicina del Cunoc se unen al reto viral #BasuraChallenge