Hacen un corazón en 3D con impresora fabricada por quetzalteco

Estudiantes de Ingeniería del Centro Universitario de Occidente (Cunoc) han impreso 10 prototipos en lo que va del año con la impresora fabricada por Oscar Maldonado Castillo, alumno de Ingeniería Mecánica.

Este fue el prototipo de un corazón hecho con la impresora 3D fabricada por el estudiante quetzalteco. (Foto Prensa Libre: María Longo)
Este fue el prototipo de un corazón hecho con la impresora 3D fabricada por el estudiante quetzalteco. (Foto Prensa Libre: María Longo)

El estudiante fabricó esta máquina el año pasado a un costo de Q4 mil y desde enero de 2019 el centro la utiliza para imprimir prototipos, lo que ayudará a que los estudiantes no tengan que mandar a fabricar sus piezas en el extranjero o adquirir una impresora de esta clase que en el mercado puede tener un valor de Q6 mil a Q11 mil.

“Para mi proyecto de graduación desarrollé una impresora 3D de bajo costo y hecha en quetzaltenango, el objetivo es acercar a los estudiantes a este tipo de tecnología que les permita fabricar y construir sus piezas así como ahondar en desarrollos tecnológicos de punta”, indicó.

Esta semana el joven desarrolló el prototipo de un corazón, el propósito de esta pieza es poner a disposición la máquina para otras carreras y tener una alianza, para que los desarrollos tecnológicos de los estudiantes de Ingeniería ayuden a los proyectos de Medicina, Odontología y otras carreras.

“La impresión 3D tiene un mercado amplio porque reduce el costo de prótesis hasta en un 50 por ciento, esta puede servir para piezas de niños, pero también buscamos escalarla a un tamaño más grande para que sirva para piezas de adultos”, afirmó el creador de la impresora.

Joven que fabricó impresora 3D en Quetzaltenango imprimió un corazón 3D. (Foto Prensa Libe: María Longo)

Para la fabricación de la impresora el estudiante necesitó 135 días y para la implementación de esta en el Cunoc se llevó 45. Por falta de material, el corazón impreso esta semana se hizo en un tamaño menor al real, pero en los próximos días se espera imprimirlo con el tamaño adecuado.

Lea además: Cunoc participa en la iniciativa de un satélite espacial

Desde enero hasta la fecha, los estudiantes han impreso 10 prototipos con la máquina de Maldonado, para esto utilizan un material biodegradable hecho con productos orgánicos, la mayoría de prototipos son de piezas mecánicas, excepto por el corazón que fue el primero de órganos humanos.

Ariadna Cifuentes, catedrática del laboratorio de Anatomía del Cunoc, está asombrada por el órgano impreso. “Estoy impresionada de ver que a pesar de que es pequeño, están muy bien hechas las cuatro cámaras del corazón, tiene el cayado aórtico. Lo veo que está perfectamente diseñado. Eso es hacer innovación”, expresó.

La medicó agregó que en muchas ocasiones cada división trabaja proyectos individuales cuando es fabuloso que se unan esfuerzos en las carreras para apoyarse en la tecnología y ayudar a otras personas.

“Este modelo en especifico nos puede ayudar mucho para enseñanza, así como ayudarle a los cardiólogos para explicarle a los pacientes cuando tienen un problema de las válvulas del corazón, pero a futuro se podrían realizar modelos para prótesis. En otros países se hace de esta manera para que la prótesis sea adecuada al paciente”, aseguró Cifuentes.

El propósito el estudiante es ayudar a otras divisiones como Medicina para los proyectos de prótesis. (Foto Prensa Libre: maría Longo)

 

Para Víctor Carol Hernández, director de la división de ingeniería del Cunoc, la fabricación de la impresora 3D en Quetzaltenango, motiva a otros estudiantes a crear máquinas de este tipo.

“Este es un salto en la forma de pensar de la academia, lo que queremos es exponerlo a otras divisiones como Medicina y Odontología, que ellos puedan tener acceso a esta tecnología que es importante para cambiar el concepto de la forma tradicional de la enseñanza aprendizaje en el centro universitario”, indicó.

Contenido relacionado:

Estudiante fabrica y dona aparato que hospital de Xela necesitaba desde hace 22 años

Estudiantes del Cunoc inventan aparato para que niños sordos emitan sonidos

Jóvenes inventores de Quetzaltenango necesitan apoyo

1

Carlitos Navas Hace 2 semanas

Cabe mencionar ya que el reportaje esta incompleto, que el corazon impreso no es funcional, sino solo para propositos ilustrativos para que la gente tenga una idea de como es un corazon humano, el material con que se imprime es PLA y es biodegradable, seria mortifero introducir este material en el cuerpo. Otra cosa que llama la atencion es que el costo de la impesora fue de Q4000.00, yo he comprado la IIIP y me ha costado Q2500.00, imprime un volumen de 20X20X20 cm, aproximadamente 3 veces mas grande el corazon expuesto. Software Ultimaker Cura 3.2, Meshmixer y Blender. Saludos.