Sin acuerdos para el salario mínimo 2022, mientras el sector gubernamental recomienda considerar la inflación

La fase de discusión para fijar un nuevo salario mínimo para el 2022 finalizó en la Comisión Nacional del Salario (CNS), pero sin acuerdos, ya que en la sesión del viernes 15 de octubre fueron ratificadas por los sectores empleador y laboral, las propuestas que ambos habían presentado a las comisiones paritarias.

Publicado el
El 1 de enero del 2022 debe entrar en vigencia el nuevo salario mínimo, integrantes de CNS indicaron que esperan se pueda fijar durante la primera semana de diciembre próximo. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
El 1 de enero del 2022 debe entrar en vigencia el nuevo salario mínimo, integrantes de CNS indicaron que esperan se pueda fijar durante la primera semana de diciembre próximo. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Los empleadores pidieron que siga vigente el salario mínimo actual, de Q2 mil 825.10 para actividades no agrícolas; Q2 mil 742.37 para actividades agrícolas y Q2 mil 581.77 para exportaciones y maquilas, más los Q250 de bonificación incentivo en cada uno.

Mientras el laboral, propuso fijarlo en Q150 diarios, con lo que la remuneración mensual llegaría a Q4 mil 562.5 más bonificación de Q250.

El sector gubernamental se abstuvo de votar, pero por medio de la viceministra de Administración de Trabajo, María Isabel Salazar, recomendó que al menos se tome en cuenta el nivel de la inflación para determinar el nuevo salario mínimo para el próximo año.

Al no llegar a acuerdos, la decisión de modificar o no la remuneración básica para el 2022 queda de nuevo en manos del presidente Alejandro Giammattei. Para el presente año no hubo cambios y continuó la misma remuneración del 2020.

¿Por qué la inflación?

El gobierno, representado por los inspectores de trabajo durante las reuniones de las comisiones paritarias que finalizaron en septiembre último, expresó una postura neutra respecto a las propuestas de los segmentos laboral y empleador.

Sin embargo, durante la sesión del viernes de la CNS, Salazar argumentó y recomendó que “es necesario que se determine y se atienda al menos el parámetro de la inflación” estimada para el cierre del presente año, “para la determinación o el incremento del salario mínimo para el 2022”.

Esto se debe a que “hemos podido observar que es evidente que el nivel de inflación es sustancial en el país y ha subido con el transcurso de los años”, a pesar de que el incremento observado a septiembre es de 3.62%, según el Banco de Guatemala (Banguat) y las previsiones de cierre se ubican en 4.5%.

La funcionaria recomendó además que durante la fase que sigue para tomar una decisión, el ministro de Trabajo, Rafael Rodríguez, considere y analice con el mandatario, los factores de productividad, el Producto Interno Bruto (PIB), el nivel de inflación y la necesidad de los trabajadores, de acuerdo con lo que establece el Código Laboral.

“También se debe considerar la capacidad económica del sector empleador para el pago respectivo, pero que al menos atienda el porcentaje de inflación manifestado por las instituciones encargadas”, dijo.

En la reunión del viernes, en la CNS se acordó que el 27 de octubre sesionarán de nuevo para firmar el dictamen razonado que enviarán al ministro de Trabajo, quien deberá trasladarlo a la Junta Monetaria (JM) y al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) para que emitan su opinión. Al tener las respuestas, el funcionario presentará el expediente Giammattei, quien tiene la facultad de tomar una decisión.

Convocar paritarias regionales

La viceministra Salazar dijo que espera que en los primeros 20 días de enero del 2022 se convoque a las comisiones paritarias de las tres actividades, pero por circunscripción, para discutir los salarios mínimos del 2023.

Le puede interesar: Criptomonedas: 3 etapas para construir una estrategia empresarial piloto (y 5 preguntas sobre su viabilidad)

Aprovechó la oportunidad para proponer de nuevo que la CNS no solo sea una instancia para discutir el salario mínimo para cada año, sino que analice y establezca los parámetros para la fijación de ese salario con base en datos técnicos.

Por lo que los invitó a continuar las reuniones y discusiones al respecto. Ambos sectores aceptaron reunirse, aunque la labor oficial de la CNS ya haya concluido y solo falte la firma del acta y el dictamen razonado en mención.