El reto de la reactivación del correo nacional es coexistir en un mercado competitivo

La falta de modernización y capacidad logística deja rezagado al servicio postal nacional.

La oficina de atención al cliente de Correos y Telégrafos fue renovada, y se trabaja en un nuevo plan de servicio que responda a las necesidades de los guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
La oficina de atención al cliente de Correos y Telégrafos fue renovada, y se trabaja en un nuevo plan de servicio que responda a las necesidades de los guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Las empresas privadas de mensajería en Guatemala con más de 25 años de experiencia ponen en jaque al recién reactivado servicio de correos en el país.

Además, la pandemia impulsó las compras en línea, y con ellas el surgimiento de nuevas empresas dedicadas a la mensajería local e interdepartamental que intentan responder a las demandas y necesidades de los usuarios.

Ambos factores colocan en desventaja al servicio postal nacional en un mundo donde la tecnología ha evolucionado y con ella las distintas formas de comunicación.

El 85% de lo que actualmente se transporta en Guatemala es paquetería, y contar con una infraestructura robusta que permita prestar un servicio adecuado será parte de los retos a enfrentar, así como competir en un mercado en donde existen empresas con más de 25 años de servicio, afirmó Gerson Pozuelos, gerente de ventas de GuatEx.

En opinión de Daniel Tuc, gerente de CifCargo con más de 15 años de experiencia, el servicio postal guatemalteco no tiene la capacidad logística para operar en un mercado competitivo en el que el servicio al cliente, la asesoría profesional y tarifas son competitivas.

Silvia de López, gerente general de Mensajería Voy, agregó que el mercado está saturado porque hay más empresas de mensajería que se crearon por efectos de la pandemia, sin embargo, consideró que aún hay espacio para crecer depende del valor agregado y calidad en el servicio que se brinde, por ejemplo, trasladar todo tipo de paquete y velar porque llegue puntual y en buenas condiciones al usuario final.

Pozuelos enfatizó en que la competitividad de Correos deberá estar enfocada a atender su obligación pública de brindar una comunicación entre países, “pero su objetivo no debe ser el competir con la empresa privada, atacar la inversión y provocar pérdida de empleos”.

Añadió que las tarifas que determine el correo nacional como institución de gobierno deberán ser acordes a sus compromisos de Estado y los costos eficientes que logren como administradores públicos.

“Esto se tendrá que ver y juzgar en el futuro cuando se mida el servicio que estarán prestando y los resultados que esto causa al país, en ese momento se podrá determinar si son muy baratos o caros para el usuario y para el país”, puntualizó el gerente de ventas de GuatEx.

Trabajadores de Correos y Telégrafos de Guatemala buscan paquetes de usuarios que llegan a preguntar en la oficina de zona 1. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

La crisis mundial del nuevo coronavirus ha demostrado que el mundo ha cambiado, la eficiencia y la flexibilidad que tiene la empresa privada en materia logística en el mundo es grande y debe ser incentivada inclusive por los administradores del Estado permitiendo que el comercio fluya libremente, concluyó Pozuelos.