Estos son los puestos de trabajo que más ofrecerán las empresas en el 2022 (y por qué predomina la tecnología)

En el presente año, los puestos más cotizados serán los relacionados con la alta incursión de tecnología en las áreas comerciales de las empresas, así como la prestación de diversos servicios.

Publicado el
La digitalización y automatización han hecho que la velocidad de las necesidades cambien.  (Foto Prensa Libre: Shutterstock)
La digitalización y automatización han hecho que la velocidad de las necesidades cambien. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

La pandemia del covid-19 está redefiniendo los puestos de trabajo, a consecuencia de la transformación tecnológica que viven las organizaciones. Los planes basados en temas digitales para el futuro se aceleraron y ahora se demandan perfiles que cuenten con habilidades específicas o especializadas en ciertas áreas.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, aproximadamente 85 millones de puestos de trabajo serán automatizados en los próximos cinco años, de un total de 97 millones de nuevos empleos.

Por ejemplo, los relacionados con la economía verde (energías renovables, eficiencia energética, manejo integral del agua, agricultura sostenible, entre otros); especialistas en análisis de datos;  procesos de automatización; inteligencia artificial; ventas, mercadeo y estrategias por la vía digital;   ciberseguridad; desarrolladores de software y aplicaciones; y especialistas en internet de las cosas.

“Esos son los puestos que tendrán mayores oportunidades de elegir cuando, donde y en qué condiciones trabajar”, resaltó Andrés Soto, gerente general de ManpowerGroup Centroamérica y el Caribe.

Junto con la incertidumbre y la aparición de nuevas tendencias, las organizaciones necesitan transformar su fuerza de trabajo para asegurarse de que tiene las habilidades y competencias necesarias para reacondicionarse a un futuro incierto, refirió el ejecutivo.

Egor Espinosa, consultor y especialista de Gestión Humana, agrega otras posiciones que serán requeridas, como los especialistas en comercio electrónico, dado que cada vez crece más la necesidad de las empresas de vincular personal calificado para el servicio en línea y lograr ventas a través de ese canal, aparte de captar nuevos clientes.

En cuanto a actividades más operativas, también está en auge la contratación personal con conocimientos técnicos (en diversas industrias) y conductores de vehículos de reparto (automóvil-motocicleta), debido al incremento de entrega de pedidos por mensajería rápida. Esto aplica no solo en empresas comerciales como los supermercados, sino desde las bodegas hasta la casa del cliente-consumidor.

Habilidades digitales y teletrabajo

Espinosa coincidió en que la adaptación a las nuevas tecnologías impactará de manera positiva el crecimiento económico a nivel mundial, como los macrodatos, el avance en el uso del internet, la inteligencia artificial y el almacenamiento de datos en la nube.

La importancia de esta última aumentó con la pandemia, dado que los datos de las empresas se mantenían en servidores físicos y en escritorios personalizados, especialmente los relacionados con los clientes, lo que obligó a que muchas organizaciones requirieran la implementación de tecnologías en la nube para continuar la operación remota o por teletrabajo.

Alejandro Quijada, director de Fundación Pro-Educación & Empleo consideró que las organizaciones requieren perfiles con conocimientos digitales y tecnológicos, acompañados de habilidades blandas.

Por otro lado, quienes están en búsqueda de oportunidades, optan por organizaciones que les permitan un balance entre la vida laboral y personal, por lo que quieren puestos de trabajo ejecutable desde casa. Un 70 por ciento de la fuerza laboral a nivel global se encuentra bajo esa modalidad, indicó el profesional.

En el pasado, había cierto “temor” por el home office, debido a posibles fallas de control de las direcciones o jefaturas sobre el personal a su cargo. No obstante, eso cambió debido a la pandemia y muchas personas e industrias que temían hacer ese cambio, lo han visto positivo porque ahora cuentan con personal más comprometido, dijo Quijada.

Nuevos desafíos

Soto refirió, en esa línea, que se está viviendo la mayor reconfiguración de las habilidades en demanda luego de la Segunda Guerra Mundial, lo que genera presión en dos vías: por un lado, las empresas no logran encontrar el talento con las habilidades adecuadas y necesarias para sus objetivos de negocio.

Y por el otro, la digitalización y automatización han hecho que la velocidad de las necesidades cambie y las personas no han encontrado la manera de seguir ese ritmo de actualización.

Los problemas que se generan son la desconexión entre las expectativas del empleador y las habilidades del candidato; salarios no actualizados y poco atractivos en el mercado; mal manejo de marca reputacional por errores o prácticas laborales no idóneas; falta de acompañamiento en el proceso de incorporación; paquetes de beneficios que no responden a las necesidades de los colaboradores; y falta de programas de formación interna.

Por lo tanto, las organizaciones tienen frente a ellas la gran oportunidad de prepararse mejor para el nuevo orden global de “trabajo”, priorizando lo siguiente:

  • Crear una mayor flexibilidad de la fuerza laboral.
  • Fortalecer la sostenibilidad del talento y el bienestar de los trabajadores.
  • Impulsar las transformaciones digitales.

José Luis Revah, especialista en Coaching, de ADEN Internacional Business School, analizó que el mundo vive una confluencia interesante en la historia del trabajo, porque se conservan prácticas laborales de la era industrial de los últimos doscientos años, que conviven con los nuevos patrones de la era de la información.

“Las organizaciones se siguen gestionando como sistemas jerarquizados y con cadenas de mando en un mundo de individuos en red y emprendedores autónomos. Estos últimos aspectos son las variables fundamentales a considerar, en vista del contexto que estamos viviendo”, reflexionó.

Contrataciones en medio de la pandemia

Uno de los retos más importantes para las empresas al momento de contratar, planteó Espinosa, es lograr que los candidatos se adapten a las nuevas maneras de vinculación laboral, como las entrevistas en línea; la aceptación de documentos electrónicos, como contratos, condiciones laborales, reglamentos internos de trabajo; y la flexibilidad de trabajar desde casa o lugares ajenos al proporcionado por los empleadores, de manera directa.

Asimismo, es importante velar por las condiciones de salud, que se cumpla con el esquema de vacunación y el uso de implementos de seguridad establecidos por el Estado, adoptados y estandarizados por la empresa con el objetivo de no propagar enfermedades o virus. La relevancia de este último aspecto continuará y es algo que un aspirante debe conocer previo a la contratación, recomendó el especialista.

Por otra parte, Soto resaltó la importancia de las habilidades técnicas, la experiencia y el conocimiento especializado, pues son elementos fundamentales a considerar para empleos que impliquen flexibilidad y retos constantes.

Lo anterior, sin descartar las habilidades “blandas” en un contexto más social, que a su vez son más difíciles de encontrar, tales como la curiosidad, inteligencia emocional, resiliencia y capacidad de aprender, pues son personas que se adaptan de manera más rápida, para apoyar a sus equipos hacia resultados exitosos.

En resumen, aquellos que cuentan con las habilidades más demandadas por el mercado laboral, pueden tomar las decisiones salariales, trabajar de forma remota, evitar los desplazamientos y permanecer seguros en casa, mientras se logran los objetivos de las empresas, concluyó el ejecutivo de Manpower.