FMI recomienda más inversión en desarrollo social y reforma fiscal

Misión del Fondo Monetario Internacional reconoce estabilidad económica, pero pide eliminar trabas al crecimiento, reforzar recaudación y seguir lucha anticorrupción.  

Gerardo Peraza, representante para Centroamérica; Esther Pérez Ruiz, jefa de misión, y los economistas Iulia Teodoru y Carlos Janada, del FMI, informan sobre los resultados de la evaluación a Guatemala. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Gerardo Peraza, representante para Centroamérica; Esther Pérez Ruiz, jefa de misión, y los economistas Iulia Teodoru y Carlos Janada, del FMI, informan sobre los resultados de la evaluación a Guatemala. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Guatemala tiene gran un potencial de crecimiento económico, pero necesita hacer cambios estructurales profundos a corto y mediano plazo para aprovechar el bono demográfico de juventud con el que actualmente cuenta, concluyó ayer Esther Pérez Ruiz, jefa de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que hizo una revisión del capítulo cuarto, que incluye un examen profundo a los países miembros.


Pérez Ruiz elogió el trabajo que se ha emprendido en la lucha contra la corrupción y la impunidad, como producto de la crisis política que vivió el país desde el 2015; de hecho, el tema de la gobernabilidad política cubrió una buena parte de la observación.

En lo tributario recomendó un incremento de al menos el 15% de la carga tributaria respecto del PIB, con una amplia serie de modificaciones a nivel de reforma fiscal, pero sugirió que esos fondos no se usen para más burocracia sino para desarrollo social.

“Los frutos de esa reforma deben estar destinados a proyectos de alto impacto social, como una mayor calidad educativa preprimaria, mejor atención preventiva y primaria de la salud, mayor cobertura de pensiones para aliviar la pobreza y una cobertura y focalización del Programa de Transferencias Condicionadas. 


“Hay un rezago histórico en Guatemala, y cuando comparamos con otros países similares en renta per cápita hace cuatro décadas, la mayoría de ellos ha progresado, por lo que la perspectiva de mediano plazo es mejorar los niveles de vida, prosperidad y aumentar las condiciones de crecimiento”, señaló Pérez Ruiz en conferencia de prensa.

Guatemala, explicó la jefa de la misión del FMI, se ha quedado estancada en el crecimiento económico en 3.5%, y el “verdadero reto es elevar su crecimiento más allá de esa cuota”.

El objetivo es liberar recursos para el financiamiento de proyectos de alto impacto y  sugiere mayores controles al IVA, fortalecimiento de la unidad de grandes contribuyentes, reforzar  facultad de cobro de la SAT  y mayores controles en los despachos aduaneros.  ” transformer=”gsi.gn3quote.SCD_ColumnaRelacionadaNota_2017″ /]
La diplomática señaló que el ritmo de crecimiento de la renta per cápita en los últimos 10 años fue de 1% y tomará siete décadas duplicarlo para sacar al 60% de la población de la pobreza. “Hay que eliminar las trabas al crecimiento económico, y Guatemala tendrá mayores posibilidades de éxito aumentando las tasas de inversión en proporción al PIB”, agregó.

Expuso que dinamizar la inversión será crucial para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y aprovechar al máximo el bono demográfico en los siguientes años.

La receta del FMI

Pérez Ruiz destacó que los blancos para lograr un mejor crecimiento económico están en mejorar las condiciones del clima de negocios, redoblar los esfuerzos para coordinar a todas las entidades involucradas en la adjudicación de licencias de construcción y simplificar los procesos aduaneros para maximizar las ganancias de comercio derivadas de la Unión Aduanera con Honduras.


Además, una ágil incorporación de la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al sistema jurídico, para equilibrar la necesidad de atraer inversión y generar empleo en las industrias extractivas con los derechos y protección de los pueblos indígenas.

Le podría interesar: ¿Por qué recomendó el BID más reformas fiscales a Centroamérica?

“La adopción de la Ley de Competencia será también importante para impulsar la inversión interna y mejorar el atractivo para los inversores extranjeros”, dijo.

También resaltó la mejora de la infraestructura, la cual deberá consolidarse en un solo marco, para proporcionar seguridad jurídica a los inversores privados, “cuya participación sería deseable, dada la amplísima brecha de infraestructura que Guatemala debe cubrir”.

La jefa de misión destacó que es necesario que Guatemala retome los acuerdos de paz y el Pacto Fiscal como instrumentos de negociación colectiva. 

A lo largo de dos semanas, delegados del FMI se reunieron con representantes del sector público, privado, la sociedad civil, la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y el Ministerio Público, para hacer la observación.

Contenido relacionado:

> ¿Cuáles son los sectores de la economía que crecerán en 2018?
>  Las remesas en Guatemala aumentarán en 2018