Por qué es buen momento para el alumbrado público LED

El caso de Flores (Petén) puede abrir más negocios en segmentos como señales de internet y telefonía IP, sistemas de seguridad y monitoreo y hasta pantallas de señalización y publicidad desde las luminarias. 

El alumbrado público LED se presenta como una gran oportunidad. (Foto: Prensa Libre)
El alumbrado público LED se presenta como una gran oportunidad. (Foto: Prensa Libre)

La semana pasada se dio a conocer que la Isla de Flores, Petén, reconvirtió todo su alumbrado público a tecnología LED, convirtiéndose así en la primera comunidad en lograrlo.


La inversión fue de US$270 mil (unos Q1.9 millones), que incluye 842 luminarias que sustituyeron la iluminación con luminarias tradicionales.

“Una de las principales motivaciones para hacer el cambio fue aumentar la iluminación nocturna de las calles y aceras, lo que se traduce en mayor seguridad para los ciudadanos y la gran cantidad de turistas que nos visitan cada año”, comentó el Alcalde de Flores, Carlos Caal.

Esto quiere decir que hay una oportunidad de negocio cuya exploración se podría afinar en el suministro de este tipo de tecnología, en municipios turísticos –sea como proveedor principal o como suplidor secundario- 

El efecto Flores

La Isla de Flores unos 3 mil 148 kilómetros cuadrados, según datos del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), es uno de los destinos turísticos más visitados de Guatemala.

La tecnología de las luminarias LED utilizadas en la Isla de Flores, permite adaptarse a otras funciones como monitoreo de seguridad, de tránsito, clima, conexión a internet, se explicó.

El diseño e implementación del proyecto estuvo a cargo de la empresa internacional Sylvania, que instaló luminarias para alumbrado público tipo cobra de la línea Endura, de 100 Watts de potencia, lo que implica un ahorro en el consumo de energía de al menos la mitad en comparación con la tecnología anterior, refirió la oficina de relaciones públicas en un comunicado.

¿Por qué pesa el cambio? Resulta que debido a la óptica de las nuevas piezas, se amplía el área iluminada, tanto hacia la acera como hacia la calle, lo que mejora la visibilidad para el conductor y por ende, también la seguridad vial, se agregó en el boletín.

Hay que recordar que la tecnología LED se especializa en generar altos flujos luminosos con un consumo muy reducido, por lo que la actualización de la red de alumbrado público garantizaría que se consuma menos electricidad y por ende, tenga un menor costo económico para la ciudad.

Por ejemplo, el consumo promedio de las luminarias que se utilizan actualmente en carreteras y aceras es de 250 Watts. Si las comparamos con una luminaria LED de 100 Watts diseñadas para espacios públicos, supondría un ahorro de más del 50%.

“El cambio de alumbrado público tradicional a una tecnología eficiente permite a los municipios un ahorro inmediato en el consumo eléctrico y un retorno de la inversión realizada en el mediano plazo”, dijo Carlos Guzmán, ejecutivo de Sylvania Guatemala.

Más negocios

Las luminarias para alumbrado público de LED de dicha compañía también incluyen monitoreo de seguridad, de tránsito, clima, conexión a internet, entre otros, lo que abre el abanico a que más negocios . Esa tecnología se desarrolla en la planta de Sylvania instalada en Costa Rica, añaden.

Estas y otras luminarias de tecnología LED pueden integrarse con diferentes sistemas que se encargarían de facilitar la comunicación, brindar accesos a señales de internet y telefonía IP, podrían incluir diferentes tipos de sistemas de seguridad y monitoreo, incluir pantallas de señalización y publicidad, y de esta manera ofrecer a las diferentes comunidades soluciones completas. 

A nivel estructural, los postes del tendido eléctrico ofrecen una plataforma instalada que recorre cada rincón de la ciudad, tienen el potencial de oír y ver todo lo que ocurre en cada punto, con la gran ventaja de que en Sylvania tenemos la tecnología de incorporar a estas estructuras luminarias (lámparas) con dispositivos inteligentes para recopilar datos e información que permitirían mejorar la seguridad ciudadana, seguridad vial, eficiencia energética, entre otros.

Además, el control automático de luminarias inteligentes permite que cada una envíe los datos necesarios a un sistema central que decide cuándo y por cuánto tiempo permanecen encendidos, así como la intensidad de la luz que deben emitir. Así, se garantiza un ahorro energético considerable, utilizando la luz artificial solo en las horas y lugares en las que es necesaria.