De la recepción del hotel a la oficina del gerente 

Desde pequeño la vida de Alfonso Martínez Guerrero, gerente general del Hotel Intercontinental en Guatemala ha transcurrido entre los cuartos y pasillos de hoteles.

Publicado el
Alfonso Martínez Guerrero, gerente general del Hotel Intercontinental en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Alfonso Martínez Guerrero, gerente general del Hotel Intercontinental en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Recuerda que vivió durante muchos años en el hotel donde trabajó su padre, porque en esa época el gerente del lugar debía en las instalaciones.


Con fascinación comparte que el mundo de la hotelería lo cautivó desde el primer momento. Apreciaba el trabajo de los colaboradores y disfrutaba aprender cada uno de los oficios, desde lavar platos o planchar a la perfección hasta pegar un botón y mecánica.

Dicha experiencia marcó el rumbo de lo que quería ser en un futuro. Por esta razón estudió Administración Turística en una de las mejores universidades de México, en Anahuac, Campus México Norte.

En 1997, la situación familiar se complicó cuando su padre decidió retirarse de la carrera hotelera, por lo tanto, el último semestre trabajó y estudió para poder graduarse.

Es así como obtuvo su primer trabajo de guardia de seguridad en el hotel Camino Real de Polanco.

Programa Ejecutivo

Luego de ser guardia de seguridad, lo promovieron a la recepción y después a reservaciones. En esa etapa obtuvo el diploma y logró ocupar un espacio en un programa hotelero ejecutivo.

“Un hotel es como una casa vacía, entonces, ¿qué más opciones podemos ofrecer?”, señaló.

El gerente general del Intercontinental, Alfonso Martínez Guerrero, lleva cinco años al frente de la dirección de uno de los hoteles más importantes de la Ciudad de Guatemala.” transformer=”gsi.gn3quote.SCD_RelacionadaGris_2017″ /]
El programa duraba dos años y empezó su entrenamiento en Puerto Vallarta, luego en Guadalajara y después en Cancún. El ritmo era intensivo, y debía pasar por todas las áreas como contraloría, finanzas, administración, alimentos y bebidas, recepción, ventas, compras, seguridad, entre otras.

Esa experiencia fue una de las más valiosas para Martínez, dado que entre tres mil a cuatro mil personas aplicaban a este entrenamiento.

Cinco años después, Martínez regresó al lugar donde había empezado como guardia de seguridad, pero ahora como director de área.

Le podría interesar: Guatemala ofrece diversidad de oferta hotelera

Uno de los secretos de la gestión ejecutiva que lleva a cabo Martínez  es la confianza, además de la  comunicación constante  que establece con todo el personal del hotel.

Es así como del 2003 al 2012 trabajó  en el Hotel Camino Real en México, pero confiesa que llegó un momento en que ya no había cómo  seguir con el crecimiento profesional.

Nuevos horizontes

En febrero del 2013, lo invitaron a formar parte de una importante cadena, que incluye a los hoteles Intercontinental. Por lo tanto, decidió asumir el reto y junto a su esposa e hijo se trasladaron a Tegucigalpa, Honduras, luego lo transfirieron a El Salvador, donde nacería su segunda hija, y en julio del 2017 lo nombraron gerente general del Hotel Intercontinental en Guatemala.

Hoy busca consolidarse como el mejor ejecutivo hotelero para beneficio personal, familiar, y del equipo a su cargo.

Para Martínez no existe descanso, su horario es extenso y trata de encontrar un equilibrio entre lo familiar y su rol laboral.

Lea además: Incubadoras que dan vida a empresas

Su día empieza desde tempranas horas de la mañana, busca siempre dar el ejemplo a sus colaboradores, en temas de puntualidad y sobre todo de organización.

Los dos pilares más importantes de su gestión son la diferenciación y el recurso humano, en estos temas basa toda su estrategia.

La diferencia apunta, según dice, a la apuesta por una rica oferta gastronómica. De casi 600 hoteles registrados en Guatemala, los tres restaurantes que se ubican dentro del Intercontinental están calificados como los mejores, indicó. “Ese tipo de alianza es fundamental”, aseguró Martínez.

Su visión es que el hotel debe ir cinco años adelante de la tendencia.

Otra apuesta es el recurso humano. La vocación de servicio es fundamental para Martínez, por lo tanto, la capacitación es constante para poder brindar una excelente atención al cliente.

Contenido relacionado

> Columna: El primer gerente no familiar
> ¿Quién fue nombrado como gerente del año 2017?