Las 3 encuestas que no serán: Pandemia profundizó la crisis de estadísticas nacionales

Guatemala no contará con información estadísticas o actualización de datos en 2020. Los efectos de la pandemia imposibilitan levantar la información en campo.

En sustitución de una Encuesta de Empleo e Ingresos el INE realizará un estudio del mercado laboral para conocer el impacto del covid-19.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
En sustitución de una Encuesta de Empleo e Ingresos el INE realizará un estudio del mercado laboral para conocer el impacto del covid-19. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

La planificación estadística del país se atrasará, por lo menos, un año, sobre todo de los estudios que vendrían después del Censo de Población y Habitación del 2018 y que los resultados se oficializaron en diciembre del 2019.

Este año no se ejecutaron las encuestas de Ingresos y Gastos de Hogares (Enigh), Empleo e Ingresos (Enei) y Nacional Agropecuaria (Ena), las cuales fueron reprogramadas para el 2021 y 2022.

Los estudios tendrían la particularidad de que utilizarían la cartografía y otros elementos que se generaron a través del Censo 2018 por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Juan Pablo Pira, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), aseguró que por no contar con información, muchas de las políticas públicas se establecerán “adivinando”, al no haber datos, y que lo ideal hubiera sido conocer el antes y después de los efectos causados por el covid-19 en temas como empleo, desempleo, patrón de consumo de los hogares o las condiciones de vida.

El consultor enfatizó en que no solo Guatemala se vio afectada por esta situación y que en la mayoría de los países no se realizaron investigaciones de campo, por la pandemia.

Al tiempo

Abel Cruz Calderón, gerente del INE, expresó que la Enigh -antes Enigfam- era el estudio que sucedería al Censo para determinar el patrón de consumo en los hogares, la Canasta Básica de Alimentos y la nueva estructura del Índice de Precios al Consumidor (IPC) con base 2020 para medir la inflación -alza de precios en la economía- por la amplia cobertura.

Este estudio es más grande que la Enei, Ena y la Encuesta de Condiciones de Vida -Encovi- que se utiliza para medir los índices de pobreza y pobreza extrema.

“La Enigh estaba programada para salir en junio de este año, sin embargo, por estar en junio en una temporada alta por la pandemia se reprogramó; es una encuesta clave, porque levanta los patrones de consumo en los hogares”, precisó.

Explicó que la Enigfam data del 2009-2010, y la recomendación es que cada 10 años se actualice la estructura, ya que estadísticamente hay cambios en un lustro.

El gerente recordó que la Enigh es una encuesta que tarda un año para su elaboración y es uno de los estudios más profundos, que lamentablemente este año por los efectos de la pandemia ya no se pudo realizar.

Añadió que era imposible levantar la información de campo, las restricciones y que el riesgo no se ha mitigado.

La encuesta se estaría activando en mayo o junio del 2021, finalizará en el 2022, e incluirá el consumo de la población post covid-19. Todo tendrá un costo de unos Q20 millones.

Cambio de patrón

Cruz Calderón aseguró que uno de los aspectos positivos del atraso de la encuesta es que generará información post covid-19.

Explicó que permitirá conocer cuáles serán los patrones de consumo en los hogares e ingresos después de la pandemia.

Uno de los cambios que podrían determinarse es el consumo fuera del hogar, y ahora que se empezó con la reapertura económica, la capacidad de los restaurantes se tuvo que disminuir, no hay actividades de entretenimiento, y la encuesta determinará esos patrones de consumo.

Pira remarcó que la pandemia ha causado la disminución de algunos productos no esenciales en los hogares, y al principio, aumentó las adquisiciones de productos alimenticios no perecederos ante un temor de posible escasez de alimentos, así como una compra fuerte de granos básicos, como maíz y frijol.

Luego se estabilizó, y hay compras de alimentos para sustentarse con poco gasto, al contraerse los ingresos, pero no se sabrá cuánto, ya que no habrá Enei para determinar los trabajos que se perdieron y los ingresos de los hogares.

“Sospecho que hay cambio en los cambios de patrón de consumo en los hogares. Lo ideal hubiera sido tener un antes y un después, pero la Enigh debe utilizar el Censo 2018 que reflejará cambios evidentes”, puntualizó el matemático.

Los efectos del coronavirus en Guatemala atrasarán por un año la creación de nuevas estadísticas e información para la creación de políticas públicas luego de la publicación de Censo 2018. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Año base

La Enigh también reflejará la nueva estructura del IPC -instrumento que se utiliza para medir los precios en la economía- para los siguientes diez años.

Cruz Calderón manifestó que la actual base está envejeciendo porque data del 2010, y esta encuesta actualizará esa variable en la canasta general de bienes y servicios.

El fin es contar con esas herramientas post covid-19 para hacer una mejor política pública, recalcó.

Medición de empleo

El INE está diseñando hacer un estudio del mercado laboral en vez de una encuesta, para medir los efectos de la pandemia.

El gerente explicó que la muestra contará con información de las desafiliaciones del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, declaraciones Superintendencia de Administración Tributaria e Instituto Técnico de Capacitación y Productividad.

Una nueva Enei se estaría diseñando en 2021.

Al respecto, Pira declaró que esa será una de las variables en las cuales no se contará con información este año.

Presupuesto 2021

El gerente del INE solicitó un presupuesto de Q84 millones para el 2021 en las audiencias que lleva a cabo la Comisión de Finanzas en las audiencias.

De estos, Q53 millones serán destinados a generación de diferentes estadísticas, encuestas y preparación para censos.

Se prevé efectuar dos encuestas principales en el 2021 como la Enigh, que requerirá entre Q15 millones a Q19 millones.

La más reciente se efectuó en el 2010.

La segunda, es referente al IPC, el sistema de precios, los precios de referencia, los cuales demandarán alrededor de Q15 millones.

Cruz Calderón explicó que también están solicitando fondos para planificar y hacer la cartografía necesaria para el Censo Nacional Agropecuario del cual el más reciente es del 2005, y que se efectuaría en el 2022.

Así también piden fondos para hacer los preparativos para la Encovi, en este caso la última fue efectuada el 2014.

El INE tiene planificado retomar Enei cuando el comportamiento de la pandemia del coronavirus en el país lo permita.

En 2020 se tenían previstas dos semestrales, pero fueron suspendidas por la pandemia, debido a las restricciones de movilidad en algunos meses y por prevención para evitar contagios dijo el funcionario.