Las razones detrás de los 77 mil contribuyentes que se perdieron en 2020 en Guatemala

El número de contribuyentes que pagó impuestos en el 2020, sin tomar en cuenta los pagos de ISCV, llegó a 1 millón 144 mil 318, que representa 77 mil 355 menos que los registrados en el 2019.

La pandemia tuvo varios efectos sobre la recaudación de impuestos y los contribuyentes. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
La pandemia tuvo varios efectos sobre la recaudación de impuestos y los contribuyentes. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

A estos se les denomina contribuyentes efectivos y dicha cifra en el año pasado, sin tomar en cuenta los que solo pagan el impuesto sobre circulación de vehículos (ISCV), cayó un 6.8% respecto del 2019, según datos de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

En tanto en el grupo de los que solo hicieron pagos del ISCV, sí se refleja un crecimiento que se situó en 10.6%.

Se consideran como contribuyentes efectivos a quienes conforme a los registros del sistema bancario poseen pagos de los impuestos administrados por la SAT, refiere la entidad en su página electrónica.

Por segmento

Es la cuarta ocasión en 10 años que ese indicador registra caídas. En el 2012 bajó 7.52% con respecto al 2011, año en que se concedió amnistía con exoneraciones de entre 75% y 95% lo que pudo haber influido en que más contribuyentes hicieran algún pago. En ese año también se entregaron tarjetas de circulación de vehículos por lo que el pago de ISCV se incrementó respecto al comportamiento de años anteriores.

El 2013 cayó 2.8% y en el 2015, 0.6%, los años siguientes reportaron incrementos en contribuyentes activos en el rango desde 6.78% (en el 2019) hasta 12.8% (en el 2018).

En sus registros la SAT separa a los que solo pagaron el impuesto de circulación y reporta que en ese segmento, el año pasado hubo 1 millón 394 mil dos contribuyentes, en este caso, sí se registró crecimiento de 133 mil 507 usuarios.

El balance, incluyendo ambos grupos, es que los contribuyentes efectivos llegaron a 2 millones 460 mil 965, es decir, 56 mil 152 más que representa un 2.3% más que el año anterior. Mientras que años recientes anteriores el total había crecido entre 7% y 11%.

Causas de la caída

Fernando Spross, analista de Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), atribuye la caída de contribuyentes efectivos que hayan hecho pago de algún impuesto diferente al ISCV, a tres factores. El primero es la contracción en la actividad económica derivada de la pandemia del coronavirus, ya que algunas personas dejaron de recibir ingresos y pudieron dejar de tributar o perdieron su empleo.

Spross ve una correlación entre la tasa de crecimiento de la economía del país y la de recaudación, por lo que incide en el número de contribuyentes. Según el Banco de Guatemala (Banguat) se estima que la economía tendría una caída de -1.5%.

También comentó que el otro aspecto se vincula con la confianza del contribuyente hacia las instituciones, que podría percibirse a la baja.

Baja aporte de pequeños contribuyentes

Basado en los datos de la SAT, el analista observa que se dieron comportamientos variables en la recaudación de impuestos.

Comentó que en el régimen de pequeño contribuyente —gravado con 5% del impuesto al valor agregado (IVA) sobre facturación—, la recaudación cayó un 11%. Compartió datos referentes a que en el 2020 se recaudó por el impuesto a ese segmento Q464.9 millones, Q57.7 millones menos que en 2019.

Refirió que es la primera vez en siete años que caen esos ingresos.

Explicó que la recaudación de IVA total tuvo un incremento de 0.6% entre 2020 y 2019, por lo que se observa que la situación económica afectó a los pequeños contribuyentes durante este año.

Para el auditor Óscar Chile Monroy el confinamiento, las restricciones y la suspensión de actividades provocaron que muchos pequeños contribuyentes dejaran de prestar servicios o de comerciar.

Agrega que también profesionales liberales dejaron de prestar los servicios ante las restricciones y la baja en la demanda.

Ante el cierre, subsistir

Chile Monroy también atribuye el comportamiento a que comerciantes individuales hayan disminuido sus operaciones. Además, otras personas comerciantes, profesionales y guatemaltecos en general debieron hacer actividades de subsistencia ante la pérdida de ingresos en sus actividades tradicionales.

Entre las actividades de subsistencia, mencionó mensajería o entregas, comerciar algún artículo de temporada, incluyendo mascarillas, guantes y caretas para evitar contagios de coronavirus, o desempeñarse en la informalidad con ventas diversas.

Ante la necesidad surgieron ventas en internet, las cuales según la SAT mencionó en el 2020 que algunas no brindaban facturas, recordó.

Abelardo Medina, analista del Icefi, cree que muchos se tuvieron que desempeñar en la economía informal, ante la pérdida de empleos formales o baja de ingresos y la crisis los obligó a dejar de pagar impuestos.

Expuso que la cantidad de contribuyentes efectivos no incluye a los contribuyentes que han hecho declaraciones a cero o sin valor durante el año.

“A la SAT no solo se le mide por lo que recauda, sino por quién paga y quién deja de pagar, la eficiencia de la SAT se mide por evasión también”, comentó Medina.

La SAT no respondió a la solicitud de información al respecto del tema.

Efecto de empleos formales

Spross mencionó que durante el 2020 observaron que el número de contribuyentes en relación de dependencia había bajado por algunos meses.

Información citada por Fundesa refería que al 31 de julio del 2020 se mostraba que el ISR de los trabajadores en relación de dependencia (asalariados) mostraba una caída de Q122 millones en comparación al acumulado del mismo mes del año anterior a ese, que representaba una baja del 42%.

Sin embargo, datos al cierre de diciembre del 2020, refieren que el ISR por dependencia cerró en Q1 mil 953.1 millones, Q106 millones más que al mismo plazo del 2019.

Spross indicó que se debe analizar más el comportamiento de ese segmento porque durante el año hubo pérdidas de empleos formales, suspensión de contratos o baja de algunos pagos para los trabajadores en relación de dependencia. Aunque mencionó que los puestos en el gobierno no disminuyeron.

A finales de diciembre del 2020, el ministro de Trabajo, Rafael Rodríguez, dijo que se perdieron alrededor de 80 mil empleos formales durante el año según datos proporcionados por Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). Hubo meses en que el dato fue más alto pero luego se recuperaron algunos.

Impuesto de circulación es dinámico

Respecto al aumento en el pago del ISCV durante el año, cuyos contribuyentes efectivos crecieron 10.5%, los entrevistados refirieron que el comportamiento se generó por aumento de personas que se dedicaron a las entregas a domicilio ya sea como servicio individual o por medio de las aplicaciones móviles.

Ante las restricciones de actividades de comercios o servicio de mesas en los restaurantes, las empresas aumentaron su servicio a domicilio y se requería medios de transporte.

Otros optaron por ponerse al día en el pago del ISCV ante la suspensión del transporte público o implementación de las restricciones de circulación de placas (pico y placa) para vehículos.

Solo el sector de motocicletas aumentó un 22% la venta de esas unidades de transporte.

Recaudación total

La recaudación tributaria llegó a Q60 mil 044.3 millones en el 2020, cifra que representa una brecha de Q3 mil 424.6 (-5.4%) respecto de la meta fijada de Q63 mil 468.9 millones para ese año.

Sin embargo, en enero del 2021 el superintendente Marco Livio Díaz explicó que debido al impacto del comportamiento de la economía durante el año pasado se generó un cambio de expectativas, por lo que la nueva referencia de recaudación se fijó en Q59 mil 279.7 millones (reduciéndole Q4 mil 189.20 millones a la previsión inicial), y derivó un superávit de Q794.60 millones.

El superávit, según los datos citados por el funcionario, llegó a Q2 mil 579.2 millones al  reducir a la meta inicial también Q1 mil 814.6 millones del impacto de factores externos (como pérdida de eficiencia del IVA por el covid-19, efecto de precio de los combustibles, depresiones tropicales, disminución de importaciones, efecto del tipo de cambio).

Anuncian control de comercio electrónico

A medianos del 2021 empezará a funcionar el Programa de Fiscalización de Comercio Electrónico, que tiene como propósito hacer una fiscalización de las transacciones que se realizan por medio de esa modalidad anunció en enero el intendente de Aduanas, Werner Ovalle.

Las operaciones de comercio electrónico cobraron fuerza en 2020, por los efectos de la pandemia y las restricciones de movilidad de las personas, y una buena parte de la comercialización se inclinó por este canal de distribución.