Por qué la recuperación económica podría ser más rápida de lo esperado, según J.P. Morgan

Las perspectivas de recuperación económica para Estados Unidos y Guatemala han cambiado y ahora se prevé que pueda ser de forma más rápida, explicó Franco Uccelli, director ejecutivo y jefe de Estrategia de Inversión de Clientes para América Latina en el Banco Privado J.P. Morgan.

La economía caerá en el 2020 pero se repondrá en el 2021, según consultora. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
La economía caerá en el 2020 pero se repondrá en el 2021, según consultora. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

El experto mencionó que las perspectivas mundiales no son demasiado alentadoras ya que con la pandemia del coronavirus se está viendo algo insólito, debido al impacto que representa.

Sin embargo, explicó que inicialmente se esperaba que la recuperación económica en países como Estados Unidos tenga forma de U, luego de una contracción del 4.2% estimada para el 2020, pero que “ahora la evidencia muestra que quizás subestimamos la capacidad de recuperación, y ahora se está hablando que probablemente tenga forma de V”, es decir que sea más rápida.

Aunque se prevé una drástica caída, las nuevas perspectivas podría ser favorable para otros países.

Latinoamérica podría tener la contracción más severa respecto de otras regiones, con -8.2%, para Centroamérica se calculó -4.4%, mientras que para Guatemala -2.8%, añadió.

La cifra para el país está bastante alineada con la proyección que tiene el Banco de Guatemala (Banguat), mencionó Uccelli.

Agregó que la contracción será menor al resto del área y que “se va a recuperar el crecimiento de forma más contundente el próximo año que en la mayoría de países de la región” ya que se prevé una expansión o crecimiento económico de 3.9%.

El consultor comentó que la visión que tiene el mercado internacional sobre Guatemala empieza a cambiar, ya que se empezó a entender que es uno de los países con una situación macroeconómica más estable, con perspectivas de crecimiento más sanas, con comportamiento fiscal más disciplinado y prudente.

Comentó también que el país siempre tiene crecimiento económico, aunque sea poco, y aunque la relación de la deuda pública pueda crecer respecto al Producto Interno Bruto (PIB) y pueda pasar de 25% a 30%, no se observa que se dispare como le ha sucedido a otros países por lo que se mantiene muy por debajo de los promedios regionales. El déficit pasaría de 2.2% a alrededor de 5%, mientras el promedio regional es 7%.

“La visión empieza a cambiar y creo que los mercados internacionales empiezan nuevamente a diferenciar a Guatemala del resto de países de la región. Estamos hablando de indicadores económicos, son factores cuantitativos en los cuales estamos enfocados hoy en día, los factores más cualitativos son distintos y esos prefiero no abordarlos porque la historia podría ser algo distinta”, expresó Uccelli durante la conferencia de la tercera actualización de datos de las expectativas de la economía para el 2020 organizada por la Cámara de Industria de Guatemala (CIG).

Otro punto a favor del país es que las calificadoras de riesgo no se han pronunciado sobre las posibilidades de reducir la calificación que tiene Guatemala, a diferencia de la situación que se observa para muchos países latinoamericanos. Esas perspectivas son estables, y aunque se ha deteriorado la perspectiva a corto plazo debido al comportamiento de contracción de la economía, pero la recuperación va a ser intensa, insistió el consultor.

En Estados Unidos hace pocos meses el desempleo estaba en 15% y en la actualidad es menos de 8.5% y según Uccelli a medida que sigan mejorando las condiciones del mercado laboral en dicho país y el nivel desempleo siga bajando, se van a ir consolidando los flujos de remesas hacia Guatemala.

El comportamiento de esos indicadores es positivo porque nutre el consumo y permite que la economía siga creciendo, comentó.

Recordó que el ingreso de remesas empezó a recobrar fuerzas en julio y agosto, y aunque su crecimiento no sería de dos dígitos el fin de año sí estarían en positivo con 1% o 2% de crecimiento.

“En Guatemala estamos viendo un proceso de consolidación de la recuperación ya con unas señales bastante alentadoras y el flujo de remesas que empieza a llegar, hay otros países cuyas condiciones macroeconómicas no son tan estables o resilientes como las que pueda tener Guatemala por lo tanto van a sufrir un poco más”, expuso.

Maul: Aún hay incertidumbre en comportamiento del país

Hugo Maul, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), dijo que en el país aún hay incertidumbre acerca de cuánto tiempo tardará en recuperarse el crecimiento económico y sectores.

Mencionó que desconoce las fuentes en las que se basa Uccelli para su análisis, ya que hay estudios en Estados Unidos que se divulgaron a mediados de agosto, y según encuestas a los directores de grandes empresas hay 40% de probabilidad de una recuperación en U (más lenta) y solo 25% de probabilidades que sea en V (que llevaría menos tiempo).

En el caso de Guatemala Maul comentó que preocupa que no se ha visto el fin de esta pandemia y ahora se habla de una posible segunda ola de contagios que podría afectar más sectores económicos o las restricciones que existen,

La pandemia no está controlada en el país, principalmente en la provincia, agregó.

“El país sigue teniendo problemas aún hay elementos de incertidumbre muy grandes para poder decir que en el 2021 ya salimos de esto y como si nada hubiera pasado”, dijo Maul al indicar que mientras el riesgo de contagios en sectores como comercio turismo y restaurantes van a seguir impactados en el país seguirán afectadas actividades que aportan un 25% del PIB, agregó.

¿Impactan las elecciones en EE. UU. y sus resultados en la economía?

El sector económico también está a la expectativa de los resultados de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, las cuales se llevarán a cabo en noviembre próximo.

Uccelli expuso que, aunque las encuestas le dan una leve ventaja al candidato demócrata Joe Biden, debido al sistema electoral en ese país el ganar el voto popular no garantiza ganar la elección porque se rige por colegios electorales.

Mencionó que las personas indecisas podrían decidir votar por el actual mandatario Donald Trump si sigue mejorando la economía.

El consultor indicó que los resultados podrían no decidir el rumbo de la economía, pero sí el futuro de muchas personas, como migrantes los centroamericanos, debido a la política migratoria que impulse el ganador.

Comentó que algunas personas mencionan que convendría que ganara Trump porque es drástico con decisiones de líderes de otros países, mientras que otros piensan que es mejor el actuar de Biden que tiene formas más suaves de poder avanzar entre las dos partes.

Uccelli explicó que desde la perspectiva del mercado también importa quien gana. Según experiencias de años anteriores, si quien gana la presidencia es el mismo partido que domina el Senado y la Cámara de Representantes el mercado responde de forma negativa, aunque no se desploma el retorno que pueda generar un gobierno unificado en los 12 meses posteriores a la elección es pequeño.

Pero es diferente cuando hay gobiernos fragmentados o divididos ya que genera más certeza en los mercados porque no les gusta que un solo partido tenga control en absoluto, agregó.

Sin embargo, dijo que la dirección de la economía es la misma y no se refleja que ese país haya tenido una economía más sana con un gobierno demócrata o uno republicano.

Por aparte Maul opinó que dentro de la campaña electoral en ese país el gobierno va a hacer todo lo posible para tomar medidas con el fin de que la economía florezca de aquí hasta la elección, en busca de que influya en los resultados.