Por estas razones palmicultores buscan más competitividad

La agroindustria guatemalteca de palma africana busca mayor competitividad y acceso a mercados internacionales y uno de los pasos dados esta semana es la firma, por ocho empresas socias de la Gremial de Palmicultores de Guatemala (Grepalma), de la Declaración Pública de Compromiso Voluntario para la Cero Deforestación.

Representantes de ocho empresas productoras de palma africana firmaron la Declaración Pública de Compromiso Voluntario para la Cero Deforestación. (Foto, Prensa Libre: Julio Sicán).
Representantes de ocho empresas productoras de palma africana firmaron la Declaración Pública de Compromiso Voluntario para la Cero Deforestación. (Foto, Prensa Libre: Julio Sicán).

El sector decidió reforzar su manejo de temas ambientales y sociales y con la firma de este documento reitera el compromiso de no deforestar bosque natural para plantaciones de palma de aceite y seguir invirtiendo los proyectos de conservación ambiental y reforestación, explicaron directivos y socios de esa organización  durante la firma efectuada el jueves 3 de octubre en el Tercer Congreso Palmero, actividad  enfocada en Productividad: la clave de las sostenibilidad y rentabilidad del sector palmicultor” que se lleva a cabo en el país del 2 al 4 de este mes.

Para la Declaratoria se tomó como marco de referencia la política ambiental y de cambio climático que Grepalma emitió en el 2018 y múltiples acuerdos que los socios han asumido individualmente expuso Karen Rosales, directora ejecutiva de esa entidad.

Los firmantes son:

  • Henry David Hernández, representante de Palmas de Machaquilá
  • Víctor Hugo Orantes de Desarrollo de Proyectos e Inversión es de Guatemala, S. A. (Deproingua, S. A.)
  • Juan Felipe Molina de Grupo Hame
  • Óscar Emilio Molina, Las Palmas, S. A.
  • Juan Estuardo Maegli de Naturaceites, S. A.
  • José Manuel Aguirre de Palmas del Ixcán, S. A.
  • José Santiago Molina en representación de Unipalma y Corporación Uniaceites

La directiva explicó que se comprometen a diversas medidas como:

  • No deforestar bosque natural para cultivo de palma de aceite
  • Contribuir a la conservación y restauración ambiental en pro del desarrollo sostenible
  • Asegurar que su producción de aceite de palma esté libre de deforestación
  • Actuar bajo principios de responsabilidad extendida incidiendo también sobre las prácticas de los actores de la cadena de valor
  • Además, colaborar a nivel nacional con la creación e impulso de un acuerdo para la cero deforestación en la cadena de aceite de palma en Guatemala y que entre en vigencia en el 2020
  • Participar en espacios de diálogo para la promoción de los compromisos adquiridos a través de esta declaración pública e incentivar a otros actores de la cadena a adherirse.

Con ello, según Rosales, los socios y la gremial adquieren compromisos relacionados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionado a proteger, restablecer y promover el uso de los ecosistemas terrestres.

Grepalma hará extensiva la invitación al diálogo y propiciará el apoyo técnico entre las instituciones gubernamentales, organizaciones privadas y públicas, así como la academia para que formen parte de esta implementación y vigilancia de compromisos adquiridos.

También firmó convenios con la Fundación Solidaridad Latinoamericana, Agrequima y la Gremial Forestal de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG) para el manejo de químicos, envases, reforestación.

Es para reforzar acciones afirma Grepalma

José Santiago Molina, presidente de Grepalma explicó que a firma del convenio no significa que el sector haya estado deforestando el país porque ya cumple con los estándares internacionales y posee diversas certificaciones que son exigentes en prácticas de sostenibilidad y temas ambientales y sociales. Sino que lo hacen para reforzar sus acciones e impulsarlo en conjunto con otras entidades y organizaciones.

En la actualidad ese cultivo abarca 165 mil hectáreas en el país, el 2.2% de terreno ocupado para producción agrícola, agregó.  El sector tiene 32 años de operar en el país, y para sus plantaciones se está usando tierras en donde antes había cultivados banano, algodón, pastizales o arroz y no se ha deforestado bosque, insistió Molina.

A su criterio la mayor deforestación en Guatemala la causa la leña. Explicó que el sector ha sido atacado mundialmente señalándolo de deforestar porque en Indonesia, uno de los más grandes productores del mundo, ha sido marcada esa práctica.

José Manuel Aguirre de Palmas del Ixcán, S. A., fue uno de los firmantes de la Declaración Pública de Compromiso Voluntario para la Cero Deforestación. (Foto, Prensa Libre: Julio Sicán).

José Manuel Aguirre ejecutivo de Palmas del Ixcán, S. A., expresó que “para nosotros es un hito muy importante esta declaratoria, es un compromiso que los miembros de la gremial ya venimos cumpliendo desde hace mucho tiempo, pero es importante hacerlo público y como un compromiso público para el país sobre las buenas políticas y principios que la industria palmera ha venido aplicando en Guatemala”.

Aguirre agregó que “estamos convencidos de que la única forma de que una empresa en cualquier industria, pero esta no es la excepción, puede seguir siendo competitiva a nivel mundial es (ser) comprometida con todos los temas de sostenibilidad que obviamente son buenas prácticas laborales, buenas relaciones comunitarias y por supuesto la parte ambiental es un eje crítico al final para la subsistencia de cualquier empresa”.

En tanto el Presidente de la República Jimmy Morales, dijo durante el evento que debe dar a conocer que la industria de palma no ha sido causante de deforestación en el país como se le ha señalado y pidió a la Canciller Sandra Jovel que distribuya a las 42 representaciones de Guatemala en el exterior la Declaratoria de no deforestación firmada este jueves para darla a conocer ante los países y potenciales compradores.

El presidente Jimmy Morales participó en la inauguración del Tercer Congreso Palmero junto a Nils Leporowski presidente de Camagro, José Santiago Molina presidente de Grepalma y la Canciller Sandra Jovel, junto a otros directivos. (Foto, Prensa Libre: Julio Sicán).

Piden ampliar estado de Sitio

Molina mencionó que el sector requiere apoyo para resolver problemas de seguridad, certeza jurídica, red vial para mejorar la atracción de inversiones en el país.

Agregó que estado de Sitio que se ha decretado ya por segunda ocasión debe prevalecer más tiempo, en especial en el área del Valle del Polochic, ya que la medida ha sido fundamental para que el Gobierno realice un trabajo profundo contra el narcotráfico y “es necesario retomar el control de la zona”.

Desafíos

El sector enfrenta diversos desafíos. Uno de estos es luchar con la imagen que se ha creado en el mundo acerca de que la producción de aceite de palma es nocivo para el ambiente y para consumo en alimentos expuso Pietro Paganini fundador de la firma Competere, experta en Políticas para el desarrollo sostenible.

Países como Guatemala deben unirse a otros productores de la región en busca de enfrentar esos desafíos, recomendó. Entre otros desafíos expuso la decisión en la región europea de reducir el uso de ese aceite en alimentos, decisión que a su criterio surgió por una pelea comercial de parte de los productores de aceite de canola para no perder mercado.

Además, el experto James Fry hizo ver que otra de las oportunidades de la industria es producir aceite para biodiésel, cuya demanda se está extendiendo y se puede lograr más uso y mejores precios.

Altos rendimientos

La agroindustria de palma africana en Guatemala tiene un alto rendimiento de producción ya que se logra en promedio 6.4 toneladas métricas de aceite por hectárea mientas que la media mundial es de 3.5 toneladas métricas explica la organización.

Guatemala es el país número uno en la producción por hectárea de aceite crudo de palma, añadió el presidente de Grepalma. “Somos un referente mundial y muchos de los asistentes acuden a este congreso para conocer el modelo del sector en el país”.

Impacta sequía

La producción del sector durante el 2019 ha disminuido en alrededor del 20% respecto de lo proyectado debido a la sequía que está impactando el país, principalmente en el área norte y nororiente en donde no cuentan con sistemas de riego explicó el presidente de Grepalma.

En el sur no se ha enfrentado ese problema ya que cuenta con riego.

El sector exportó en el 2018 unos US$400 millones, esa baja representa alrededor de US$90 millones menos en ventas.

Contenido relacionado

> Palmas del Ixcán firma convenio con multinacional Cargill que beneficiará a 105 pequeños productores 

>El piloto aviador que creó el imperio de vegetales en Guatemala

>La sequía: El nuevo enemigo del sector de alimentos y bebidas guatemalteco en 2019