Según la ONU, las mujeres son el sector más afectado durante la pandemia, debido a la falta de poder económico

La población femenina es el sector más afectado por la pandemia debido a que afrontan desempleo, aumento en la carga de tareas domésticas y el cuidado de los hijos incluyendo más participación en actividades educativas.

Publicado el
Muchas mujeres perdieron sus empleos e ingresos para su hogar. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Muchas mujeres perdieron sus empleos e ingresos para su hogar. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Miguel Barreto, coordinador residente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Guatemala, afirma que debido al confinamiento y la necesidad de apoyar a sus hijos, particularmente porque en muchos países no hay escuelas abiertas, las oportunidades de trabajo se han reducido para ellas.

“El 60% del tiempo de la mujer se dedica a la familia mientras que el hombre no supera el 28% o 30%, lo cual sin duda en una situación de pandemia que, con los impactos ya descritos, afecta mucho más la integración laboral de la mujer”, agregó Barreto, quien participó este miércoles en la presentación de resultados del primer año de gestión de la Coalición Nacional para el Empoderamiento Económico de las Mujeres (Cneem), junto al Ministerio de Economía (Mineco) y otras organizaciones.

Por aparte, el estudio “Una recuperación desigual: Tomando el pulso de América Latina y el Caribe después de la Pandemia” realizado por el Banco Mundial (BM) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que incluye datos de la segunda encuesta realizada en el 2021, refleja que las brechas de género, en términos de pérdida de empleo, se ampliaron desde el inicio de la pandemia en el 2020, en especial para madres con hijos de 0 a 5 años.

Se agrega que desde el 2021, las mujeres de la región tienen el doble de probabilidades que los hombres de haber perdido sus empleos, lo cual se deriva en parte de una débil recuperación de los sectores en los que predominan las mujeres como servicios, educación y otras actividades en las que la interacción personal es fundamental.

La pérdida de empleo para los padres de niños pequeños representa un tercio de la tasa experimentada por las madres, mientras que más de la mitad de las mujeres que perdió su trabajo,  abandonó el mercado laboral por completo, se reporta.

Las pérdidas fueron para todos, pero sin duda está más aguda y exacerbada para las mujeres y aún peor para quienes tienen niños pequeños o son solteras, explicó recientemente Marcela Meléndez, Economista jefe del PNUD para Latinoamérica.

Según expertos del BM que trabajaron en el informe, “las mujeres han cargado el gran peso de esta pandemia en sus espaldas, se han echado al hombro también más responsabilidades del hogar y la  supervisión de actividades educativas de los niños”.

Las cifras locales

En Guatemala, dicha encuesta refleja que el 29% de las mujeres que tenían un trabajo justo antes de la pandemia ya no tienen trabajo, mientras que solo el 6% de los hombres reportó esta situación.

En tanto, el 44% de las mujeres en el país reporta un incremento en el tiempo dedicado al trabajo doméstico y un 47% menciona que aumento el tiempo de apoyo para actividades escolares. En el caso de los hombres es el 30%.

La crisis también ha provocado que las mujeres reporten efectos en la salud mental por la pérdida de empleo o el aumento del trabajo en el hogar. La cifra en Guatemala se situó en 52% de encuestadas y el promedio de Latinoamérica llegó a 69%.

Seprem: es un eje postergado

Ana Leticia Aguilar, a cargo de la Secretaría Presidencial de la Mujer (Seprem) expresó que “no es un secreto para nadie que el eje de empoderamiento económico de las mujeres de la Política Nacional de Producción y Desarrollo Integral de las Mujeres, y en el marco de los compromisos internacionales en materia de derechos humanos, es uno de los ejes más postergados en el país”, uno de los más olvidados y que presenta mayores desafíos y obstáculos de implementación, tema “que no puede postergarse más”.

 

Aguilar mencionó la importancia de estrategias como esta Coalición, a la cual se sumó este miércoles la Secretaría Presidencial de la Mujer.

Presentan resultados

Precisamente días antes de que se declarara el covid-19 como una pandemia en marzo del 2020, se lanzó la Cneem en Guatemala y entre los resultados del primer año y medio de gestión se menciona que se consolidaron alianzas estratégicas multisectoriales con 49 actores claves de la economía y la sociedad, y el miércoles se sumaron otras 25 entidades que se integrarán el próximo año a la estrategia anual.

Le puede interesar: Más de 13 mil contratos de trabajo a tiempo parcial están registrados, pero aún existen dudas

La Coalición trabaja en base a tres ejes, como la generación de oportunidades económicas en los negocios, la empresarialidad y el empleo; formación y certificación técnica para el trabajo; y el Sistema Integral de Cuidado para la Reintegración Económica de las Mujeres. También se enfoca en nuevas alianzas para cerrar las brechas existentes.

El viceministro de Desarrollo de la Microempresa, Pequeña y Mediana Empresa, del Mineco, Sigfrido Lee, dio a conocer los resultados:

 

  • Como parte de las acciones conjuntas, 1 mil 516 mujeres recibieron becas para formación técnica y otras 1 mil 146 tuvieron acceso a nuevas tecnologías y a conectividad.
  • Además, 150 unidades productivas (empresas de mujeres) tuvieron la posibilidad de acceder a ventas en línea por medio de plataformas digitales.
  • Se incrementaron los ingresos de 22 mil 510 mujeres quienes lograron durante 2021 ventas conjuntas por Q180 mil. Además, 82 mil 563 lograron generar ahorros.
  • Uno de los principales resultados de la Cneem es el desarrollo del Fondo de Garantía para la intermediación financiera de la Mipyme. Este cuenta con US$350 millones para toda Centroamérica, destinados a cada país según la demanda que se genere.

“Esta coalición tiene un sustento solido sobre la cual desarrollamos una estrategia integral para cerrar las brechas y abordar las necesidades más urgentes de Guatemala” dijo Eugenia Close, oficial a cargo de ONU Mujeres Guatemala, al indicar que se ha apoyado desde diferentes espacios la  mejora económica de las mujeres para que logren sus tres autonomías: económica, con generación de ingresos propios; la inclusión financiera y laboral; y la formación y acceso a la tecnología.

Los estudios de la firma McKinsey & Company indican que si se incluye a más del 60% de mujeres que están fuera del mercado laboral, la demanda agregada de la economía aumentaría en forma considerable y antes del 2030, el potencial podría equivaler a una tasa de crecimiento de la economía mundial del 26% y de 14% en la región de Latinoamérica.