Evolución, no concesión

Editorial

Todavía quedan mentes retrógradas para las cuales la mujer está detrás, debajo, sometida al hombre, un pensamiento que no solo es rebatible, sino totalmente absurdo y hasta deleznable a la luz de los enormes aportes en ciencia, política, artes, industria, comercio, creatividad e incluso en la vida cotidiana, generados por las mujeres a lo largo de la historia. Todos los prejuicios y conceptos discriminatorios hacia cualquier mujer tienen un error de principio: de ellas proviene la vida, su gestación y alumbramiento, por lo cual, no solo es insensato, sino ilógico querer restar importancia a su papel en el desarrollo de la humanidad, la transmisión de la cultura y la continuidad de los grandes valores que sostienen la civilización.