Carniceros venden menos producto ante temor por la carne de perro

Desde hace un mes, los consumidores se han alejado de las carnicerías. No es por el precio del producto, sino por la idea de la posible comercialización de carne de perro.

Personal del Ministerio de Salud, del Maga y Diaco llegaron al Mercado Sur 2 para supervisar la venta de carne. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Personal del Ministerio de Salud, del Maga y Diaco llegaron al Mercado Sur 2 para supervisar la venta de carne. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Isidro Hernández se dedica a la venta de carne de res y tiene varias carnicerías en el Mercado Sur 2, zona 1, pero también la distribuye a otros expendedores. Señala que la venta ha disminuido drásticamente desde que surgió el rumor de que perros eran destazados para consumo humano. Si antes sacaba del rastro 30 reses a la semana, ahora solo 15.

“Ha bajado bastante, está silencia la venta”, indicó Hernández.

En este mercado, conocido también como La Placita, hay más de 40 carnicerías y la situación es la misma, incluso, afecta a los expendedores de carne de marrano. “La gente tiene desconfianza, pero nuestra carne viene sellada, así garantizamos lo que compran”, refiere Carlos Humberto Oliva. Él asegura que también los comedores y quienes venden comida preparada se han visto perjudicados.

Hernández menciona que la gente puede estar tranquila con el producto que se le ofrece en las carnicerías, donde la carne está a la vista del consumidor. El tamaño de la pieza garantiza que es de res, pues “si fuera de perro, serían trozos pequeños”, señala.

¿Y qué pasa con la carne molida? El carnicero aconseja a las personas pedir el corte de su preferencia y solicitar que la muelan en el momento.

El consumo de carne de perro está prohibido y las únicas especies de productos cárnicos para el consumo humano que están reguladas en el país son res, pollo y cerdo. La venta de carne de animales de compañía como perros y gatos para su ingesta está prohibida por la Ley de Protección y Bienestar Animal, lo cual califica esta práctica como una falta gravísima.

La sanción administrativa para quien incumpla con lo establecido en el artículo 62 de la normativa es de hasta 12 salarios mínimos -Q2 mil 992- lo que equivale a unos Q35 mil 900. Esta es impuesta por la Unidad de Bienestar Animal del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga).

Control en carnicerías

Este miércoles, personal del Ministerio de Salud, el Maga, la Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor (Diaco) y la municipalidad capitalina realizaron un operativo de control y vigilancia de los expendios de alimentos y productos cárnicos del Mercado Sur 2 para determinar su origen.

Como parte de las acciones, el personal de la cartera de salud verificó que cada puesto reuniera las condiciones sanitarias requeridas, que tuvieran registro sanitario, tarjeta de Salud y constancia de manipulación de alimentos. Si el negocio no cumplía con los requisitos, se le da un tiempo establecido para que se pueda cumplir con la normativa, mencionó Oliverio Paau, de Control y Vigilancia de la Salud y el Medio Ambiente del Ministerio de Salud.

Como parte el operativo realizado en las carnicerías se verificó que el agua que utilizan es clorada. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

El Maga tomó algunas muestras de carne para analizarlas en laboratorio y verificar el origen, especialmente del producto que podría sospecharse de qué especie es al estar cortado en trozos pequeños. Los técnicos tomaron producto de carnicerías al azar -se llevaron entre una libra y libra y media- y lo colocaron en bolsas estériles, a las cuales se les anotó el nombre de la carnicería, del carnicero y el número del puesto.

“La llevamos al laboratorio. Es un proceso de dos días y allí se identifica qué proteína es y el tipo de fibra muscular, por el momento tenemos la capacidad de identificar cuatro especies, pollo, cerdo, res y oveja”, indica Juan Carlos Carpio, médico veterinario del Departamento de Productos Cárnicos y Mataderos de la Dirección de Inocuidad del Maga.

El Maga tomó muestras de carne para analizarlas en su laboratorio de inocuidad de alimentos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Al tener el informe, el Maga informará al Ministerio de Salud y a la municipalidad para que comuniquen los resultados a los expendedores y darles el aval de que están vendiendo productos cárnicos autorizados y no se trata de carne de perro. De esa manera, la población podrá tener confianza de lo que está comprando y consumiendo.

Según Carpio, estos operativos conjuntos se extenderán a otros mercados y también a los que se encuentran en la provincia.

Identificar a simple vista la carne de perro es difícil, pues su apariencia es similar a la de res. Por ello, el veterinario del Maga aconseja a las personas que al momento de comprar carne no se dejen llevar por el bajo precio que pueden tener y que pregunten la procedencia del producto, que venga de rastros autorizados.

En la lista del Maga solo figuran tres rastros de carne bovina, los demás son municipales y, según el experto, le corresponde al Ministerio de Salud supervisarlos.

Contenido relacionado

>Detienen a hombre con 35 libras de carne de perro en mercado de Cobán

>Piden investigar envenenamiento de perros 

>Sospechan que se vendió carne de perro en alimentos durante feria

0