Recuerdos de un perro que jamás volvió

Opinión

Había un perro a la entrada de la carnicería. Miraba la carne y se daba una lamida. De nuevo, miraba la carne y se lamía. Se la pasaba en esas cada mañana, con una aureola de moscas, echado como si fuera el encargado de la puerta, lamiéndose los testículos. Para el perro del carnicero la estética del universo había de ser carnosa como los muslos de las personas que nos acercábamos al mostrador. Algunos, más pellejo que otros. Los dientes pelados de una cabeza de cerdo habían de constituir para él el centro de la vida. Aquella carnicería era como una morgue en la que el carnicero era el oficiante frente a sus altares abanderados con ganchos de hierro donde colgaba a sus víctimas.

Precio de la carne bajará lentamente

Economía

Abastecedores de carne de res aseguraron ayer que hay ganado acumulado en las fincas y que el contrabando hacia México disminuyó, por la relación del tipo de cambio entre quetzal y peso.

Precio sigue en aumento

Economía

“Ya no es posible pagar Q36 por una libra de carne”, expresó ayer Elvira Porras, clienta en el mercado de La Terminal, zona 4 capitalina.