Desnutrición aguda en niños aumenta 36% este año; ya se registran 21 muertes

Este año hay un incremento de 36 por ciento en los casos de desnutrición aguda y esa alza se registra en 19 de los 22 departamentos, según los registros del Ministerio de Salud.

Publicado el
Uno de cada dos niños padece desnutrición crónica en Guatemala.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Uno de cada dos niños padece desnutrición crónica en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Las cifras de niños menores de 5 años que sufren desnutrición aguda siguen al alza, pues la cartera contabilizaba hasta el 6 de julio, ocho mil 318 afectados.

El año pasado, a la misma semana epidemiológica (la 27), el número de niños desnutridos agudos era de seis mil 131, es decir que hay un incremento de dos mil 187 menores de edad que padecen por la falta de alimentos.

Los únicos departamentos en donde la cartera no registra aumento de casos son San Marcos, Jutiapa y Santa Rosa, en el resto del país hay incrementos de entre 3 al 86 por ciento de casos.

En el reporte de Salud se advierte que hay 12 áreas de salud que están en mayor riesgo de padecer desnutrición aguda severa, pues están por encima de las tasa promedio de país: Se trata de Escuintla, Sacatepéquez, Guatemala Central, Chiquimula, Zacapa, San Marcos, Izabal, Baja Verapaz, Huehuetenango, Suchitepéquez, Petén Suroriental y Alta Verapaz.

Lea también: Aumenta el número de niños menores de 5 años con desnutrición aguda

Además, también hay 10 áreas de Salud que están en un periodo de alerta debido a los casos que registran, que son: El Progreso, Sololá, Suchitepéquez, Huehuetenango, Ixil, Petén Suroriental, Petén Suroccidental, Izabal, Zacapa y Jutiapa.

La falta de alimentos también ha provocado la muerte de 21 niños, siete de ellos en Alta Verapaz, otros cinco en Huehuetenango, dos en San Marcos y dos en Petén; además, uno en Jutiapa, Jalapa, Chimaltenango, Izabal y Baja Verapaz.

En San Pedro Carchá y Panzós, Alta Verapaz, han fallecido dos niños este año.

En 17 de los casos, los menores llegaron a padecer desnutrición aguda severa, e incluso desarrollaron kwashiorkor y marasmo, enfermedades graves causadas por la falta de nutrientes.

El primero es un padecimiento cuyos síntomas son el retraso en el crecimiento, la pérdida de masa muscular, la inflamación del vientre y las infecciones frecuentes. Mientras que el marasmo es una condición en la que los glúteos están severamente reducidos, los omóplatos salientes, el pecho es pequeño y el abdomen está distendido.

Lea también: Por medio de la campaña #RealFoodRealLove se dará desayunos a niños de escasos recursos

La peor época

Los registros del Ministerio de Salud, hechos públicos en la página del Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Siinsan), muestran que del 15 de mayo al 15 de junio hubo una importante alza de casos.

Estos meses son parte del periodo de hambre estacional, que comenzó a mediados de marzo y finalizará, según los pronósticos, en agosto.

La estrategia para atender a las familias afectadas por el hambre estacional, elaborada y aprobada por las entidades del Estado contempla que el Ministerio de Agricultura, a través del viceministerio de Seguridad Alimentaria daría asistencia alimentaria; sin embargo, a finales de abril, la cartera anunció que se desistía de la compra de granos básicos y que en su lugar se entregarían cupones canjeables por alimentos.

La entrega de ese apoyo se aplazó hasta una semana antes de la primera vuelta de las elecciones, efectuada el 16 de junio y se hizo en medio de señalamientos porque el partido oficial utilizaba dichos cupones para llamar al voto a su favor.

Debido a esas críticas, el programa se detuvo y se completará después de la segunda vuelta electoral, programada para el 11 de agosto, confirmó el ministro Mario Méndez Montenegro, quien negó que el programa se prestara a clientelismo y afirmó que se interpuso una denuncia en el Ministerio Público.

Lea también: Dudosa impresión de 91 mil cupones más de los que requiere el Maga para el hambre estacional

Que garanticen la vida

El incremento en los casos de niños con desnutrición aguda implica “el incumplimiento de las obligaciones internacionales del Estado para respetar y garantizar el derecho a la alimentación adecuada, además del derecho a la vida de la niñez guatemalteca”, indicó el procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas.

El procurador insistió en que este mal representa un retroceso significativo para cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 2, que establece el hambre cero.

En su pronunciamiento, Rodas instó a las autoridades el Ejecutivo a tomar acciones urgentes e inmediatas para la atención de los casos, y solicitó a los candidatos a la presidencia que el combate a la desnutrición aguda y crónica sean su prioridad.

Contenido relacionado

América Latina y el Caribe viven una “epidemia de obesidad” en un contexto de malnutrición

Combate a desnutrición no mejorará con el ritmo actual de intervención gubernamental, según Usaid y Asíes

La sequía ahoga en la miseria y el hambre al Corredor Seco del país