Hospital General especializará a médicos en atención de emergencias

Debido a los altos índices de violencia en el país, cada vez son más los pacientes que acuden a las salas de urgencias y salvarles la vida es la prioridad; por ello, un grupo de médicos comenzará su especialización en medicina de emergencias en el Hospital General San Juan de Dios.

En el Hospital San Juan de Dios se impartirá la  Maestría de Ciencias Médicas con especialidad de Emergencias. (Foto Prensa Libre: Cortesía Hospital General)
En el Hospital San Juan de Dios se impartirá la Maestría de Ciencias Médicas con especialidad de Emergencias. (Foto Prensa Libre: Cortesía Hospital General)

El Hospital San Juan de Dios amaneció este lunes con 144 pacientes en el área de emergencias, algo normal en este centro asistencial por los altos índices de violencia que se viven en el país. El domingo se contaban no menos de 150 personas, entre adultos, niños y mujeres embarazadas.

Atender a estos pacientes de manera inmediata y con los conocimientos necesarios es vital. Ee esa cuenta se inauguró la Maestría de Ciencias Médicas con especialidad de Emergencias, la cual será impartida por médicos de larga trayectoria dentro de la institución, y está avalada por la Universidad de San Carlos de Guatemala y el Ministerio de Salud.

El primer grupo tendrá a cinco estudiantes, ya graduados de Médicos y Cirujanos, que serán capacitados durante tres años para atender a personas que acudan a la sala de urgencias, ellos adquirirán la habilidad de reconocer a tiempo el estado de gravedad de las personas para responder con el mejor tratamiento de manera inmediata.

“La demanda en el país es grande, principalmente por la violencia. El viernes tuvimos 12 baleados en términos de tres horas, esto nos ha obligado a dar un mejor servicio”, indicó el director de la institución, Edwin Bravo, con relación a la importancia de tener esta subespecialidad de la Medicina en el país.

De acuerdo con el viceministro de Salud, Mario Figueroa, el manejo de un paciente en emergencias es vital, no solo para salvarle la vida, sino para evitar cualquier tipo de secuela en su salud.

“Lo que queremos es que estos médicos se vayan después a trabajar al interior y podamos tener, en un inicio, en los principales hospitales especialistas en manejo de emergencias. La mayor parte de países desarrollados ya tienen este recurso humano que evita secuelas”, agregó el funcionario, quien refiere que un paciente de urgencias manejado adecuadamente evita gastos al Estado.

En una persona con una herida en el abdomen con proyectil de arma de fuego, por ejemplo, el Sistema de Salud puede llegar a invertir Q300 mil en su recuperación, la atención inmediata puede disminuir dichos gastos, explicó Figueroa.

La Maestría de Ciencias Médicas con especialidad de Emergencias es la primera que se impartirá en Centroamérica, por ello, entre los estudiantes de esta primera promoción hay una médica hondureña.

Los primeros estudiantes

La primera cohorte de la maestría será de cinco estudiantes. Elisa Rodas es una de ellas, quien tuvo que pasar por una rigurosa selección para poder ser parte del grupo.

“Elegí estudiar esta especialidad por la capacidad que uno adquiere de poder atender cualquier problema, a cualquier persona, en cualquier situación. Seré capacitada para atender a adultos, ancianos y niños”, señaló Rodas.

Roxana Tabora es otra de las estudiantes. Ella es hondureña y durante el tiempo que dure la maestría vivirá en Guatemala. “Quise estudiar esta maestría porque en mi país aun no está presente. Cuando vi  que había oportunidad para un extranjero de optar por la especialidad decidí tomar la oportunidad”, dijo.

Este es el grupo de cinco médicos que cursarán la maestría en Emergencias. (Foto Prensa Libre: Cortesía Hospital San Juan de Dios)

“Serán los primeros médicos que estarán atendiendo emergenciología. Lo que se procura es que estos médicos conozcan un todo, van a rotar por la emergencia de adultos, pediatría y maternidad”, señaló Bravo, quien resaltó que ante una emergencia como la del terremoto del 4 de febrero de 1976 -este lunes se cumplen 43 años del desastre-, estos profesionales tendrán la capacidad de resolver cualquier cuadro que se presente a sala de urgencias, como infartos, derrames cerebrales, heridas por armas de fuego, amputaciones, fracturas con huesos expuestos, entre otros.

Contenido relacionado

>Siameses de Petén están en camino de la separación

> Pacientes rebasan capacidad de los hospitales 

> Los eternos pacientes olvidados del Hospital Roosevelt

 

0