Exministro de Cultura, Elder Súchite Vargas, se entrega a la justicia luego de 11 meses de estar prófugo por un caso de corrupción

Súchite Vargas está sindicado de nepotismo y tráfico de influencias en la contratación de personal para el Ministerio de Cultura y Deportes durante su administración.

Exministro de Cultura y Deportes, Elder Súchite Vargas, vinculado a caso de corrupción en esa cartera. (Foto Prensa Libre: Twitter)
Exministro de Cultura y Deportes, Elder Súchite Vargas, vinculado a caso de corrupción en esa cartera. (Foto Prensa Libre: Twitter)

El exministro de Cultura y Deportes, Elder de Jesús Súchite Vargas se presentó este lunes 5 de abril al Juzgado Noveno Penal luego de permanecer 11 meses prófugo de la justicia por un caso de corrupción que se le sigue.

Suchité Vargas regresará a su casa luego que juez A Noveno Penal, Guillermo Luna Arriola, le hiciera saber motivo de orden de captura y no dictó medidas de coerción. La audiencia de primera declaración será el 23 de abril próximo.

El pasado 22 de mayo de 2020, la Fiscalía contra la Corrupción del Ministerio Público (MP) capturó a 12 personas durante allanamientos ejecutados en el departamento de Guatemala debido a tres casos en los que exfuncionarios habrían cometido actos de corrupción durante la gestión del exministro de Cultura y Deportes, Elder Suchité Vargas, que ese día tenía orden de captura, pero no fue ubicado.

El primero caso involucra directamente al exministro Súchite, quien es señalado por supuesto nepotismo en la contratación fraudulenta de su sobrino Ever Eduardo de Jesús Suchité Túnchez, en enero del 2019, cuyo contrato fue renovado en enero del 2020 por un monto de Q95 mil 741.94.

El exfuncionario emitió el Acuerdo Ministerial 9-2019 el 2 de enero de 2019 y dentro del Artículo 233 del referido documento aprobó el contrato administrativo de Servicios Técnicos Número 285-2019, suscrito ese mismo día, entre el entonces viceministro del Deporte y la Recreación, Mario Renato Monterroso García y el sobrino del ministro Súchite, cuya vigencia fue del 2 de enero al 30 de junio del año 2019, por un monto de Q47 mil 741.94.

Este contrato se hizo pese a que Súchite Túnchez era pariente del exministro dentro de los grados reconocidos por la Ley, en virtud de ser su sobrino pues es hijo de su hermano Ever Oswaldo Súchite Cabrera.

También aprobó el contrato de Súchite Túnchez para del 2 de enero al 31 de diciembre del 2020 por un monto de Q95 mil 741.94.

Según el MP, esta contratación contraviene el contenido del Artículo 18, literal a) de la Ley de Probidad y Responsabilidad de Funcionarios y Empleados Públicos, Decreto Número 89-2002 del Congreso de la República,

puesto que el ministro Súchite se aprovechó del cargo que ocupaba como Ministro de Estado, para conseguir o procurar un beneficio personal en favor de su familiar, además de violentar el contenido del Artículo 80 literal g) de la Ley de Contrataciones del Estado, el cual contempla una prohibición expresa

aplicable a su sobrino Ever Eduardo de Jesús Súchite Túnchez, habiéndose interesado el Ex Ministro de Estado de forma directa, en una operación en la cual intervino por razón de su cargo.

Tráfico de influencias

El extitular de Cultura también es señalado de tráfico de influencias al haber influido en el exviceministro del Deporte y la Recreación, Mario Monterroso, para que le incrementara el sueldo a Obdulio Alberto Ramos León en la renovación del contrato para el segundo semestre de 2019.

Según la investigación, Suchité Vargas le dijo a Monterroso que el beneficiado también era su sobrino. Hasta junio del 2019 había recibido honorarios por Q10 mil.

La fiscalía cuenta con fotografías y grabaciones de las negociaciones.