Los procesos penales que nunca alcanzaron a Álvaro Arzú

Durante los  19 años que Álvaro Arzú estuvo a cargo de la Municipalidad de Guatemala hubo varias solicitudes de antejuicio en su contra, de las cuales  solo dos llegaron a las  salas de Apelaciones del Ramo Penal, pero ninguna logró dejarlo sin inmunidad.

Álvaro Arzú presentó pruebas de descargo a la jueza pesquisidora en 2016. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Álvaro Arzú presentó pruebas de descargo a la jueza pesquisidora en 2016. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Una de las peticiones fue  por haber incitado a la violencia en uno de sus discursos, y la otra por supuestos actos de corrupción cometidos en la comuna capitalina.


La última y más comprometedora fue solicitada el año pasado por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad (Cicig), cuando fue señalado en el caso Caja de Pandora.

Los investigadores indicaron que la cooperativa Torre Fuerte, propiedad del  fallecido capitán  Byron Lima, prestó servicios entre 2013 y 2015 para la campaña política del Partido Unionista, por el cual se postuló Arzú y ganó la reelección.

Lea también | Trayectoria política en imágenes de Álvaro Arzú

La investigación detalló que Alejandra Reyes, pareja de Lima, conseguía facturas en blanco que eran entregadas a la comuna, donde luego se llenaban por   servicios que no tenían relación con la propaganda del partido.

En ese momento, el MP y la Cicig aclararon que contratar una entidad como esa cooperativa no constituye delito, pero sí   la alteración de facturas para encubrir los gastos de la campaña del Partido Unionista y de algunas agrupaciones que, en alianza con este, participaron en los comicios de 2015.

Thelma Aldana, jefa del MP, anunció en  conferencia de prensa el  antejuicio contra el alcalde capitalino por los delitos de peculado y financiamiento electoral ilícito.

La petición llegó a la  Sala Tercera de Apelaciones, la cual nombró como jueza pesquisidora a Judith Secaida, titular del Juzgado Quinto de Instancia Penal, quien, después de varios meses, recomendó no retirarle la inmunidad a Arzú.

En marzo del 2018, el magistrado de esa sala siguió la misma línea de la recomendación de Secaida, y en febrero último señaló que no era “viable la formación de causa”, por lo que Arzú debía conservar su inmunidad.

Días después la Fiscalía Especial contra la Impunidad (Feci) accionó contra la decisión de los magistrados.

Lea puede interesar | No ofrece leños: Álvaro Arzú invita al G20 a Guatemala

Incitación  

El primer antejuicio fue promovido por el ciudadano Luis Alberto Luna Véliz, quien argumentaba que el jefe edil promovió la violencia en un discurso durante la celebración del sexto aniversario de la plaza El Amate.

En esa ocasión, ante decenas de comerciantes de esa plaza, Arzú se refirió a los vendedores que no tienen autorización para colocarse  entre la 5a. avenida y 18 calle de la zona 1.

El trámite contra el alcalde fue ordenado por la Sala Segunda de la Corte de Apelaciones del Ramo Penal.

La Sala nombró al Juzgado Noveno Penal para que emprendiera la investigación, y en agosto del 2017 esta resolvió que Arzú no cometió delito por acción u omisión cuando les dijo a los locatarios de El Amate que les daría leños para evitar que vendedores ambulantes ingresen a vender a esa plaza.

Contenido relacionado

> Caso Belice: renuncia canciller Arzú en 1991
>1999: Arzú recibe al presidente Bill Clinton, que visita Guatemala