Conflicto entre Ixchiguán y Tajumulco: La ola de violencia que obligó al Gobierno a imponer estado de Sitio en estos municipios

Dos policías privados están desaparecidos desde el viernes 3 de junio. Un comando armado les interceptó el paso en una comunidad de Ixchiguán, San Marcos.  

Publicado el
En 2017 y 2018 se impusieron estados de Sitio en Ixchiguán y Tajumulco por la violencia que genera el conflicto limítrofe pero que con los años ha degenerado en otros fenómenos criminales como el contrabando y el trasiego de armas y droga, así como la migración irregular. (Foto HemerotecaPL)
En 2017 y 2018 se impusieron estados de Sitio en Ixchiguán y Tajumulco por la violencia que genera el conflicto limítrofe pero que con los años ha degenerado en otros fenómenos criminales como el contrabando y el trasiego de armas y droga, así como la migración irregular. (Foto HemerotecaPL)

El Consejo Nacional de Seguridad, y de ministros, conformó una mesa técnica de crisis ante la nueva espiral de ataques armados que han ocurrido en Ixchiguán y Tajumulco, San Marcos, y que en el último incidente desaparecieron dos policías de la empresa de seguridad privada Forza, confirmó el ministro de Gobernación, Napoleón Barrientos.  

Esta medida la tomaron, según el funcionario, por los últimos hechos que han acontecido en aquella región occidental, y que se ha cobrado la vida de varias personas de enero a la fecha, entre ellas niños y adultos.  

Incluso, el pasado 14 de mayo, una familia guatemalteca quedó en un fuego cruzado cuando escalaban un área del volcán Tajumulco. Días después, un comisario de la PNC fue herido en un enfrentamiento con uno de los grupos que operan en esa región.   

Sin embargo, en las últimas horas hay otro incidente que obligó a las autoridades a reunirse y determinar las acciones a tomar porque los agentes de seguridad privada de empresa Forza, Francisco Javier García Hernández y Alejandro Bonifacio Pérez Ixcol están desaparecidos después de haber sido interceptados por un comando armado a la altura del caserío Bella Vista en la aldea Tuichán, en Ixchiguán, San Marcos. 

El pasado viernes, a eso de las 14 horas, dos guardias de seguridad privada fueron en apoyo de una unidad blindada que se averió en aquella comunidad. Fue en ese momento en que el grupo armado, que usa pasamontañas y armas de grueso calibre, detuvo la marcha del vehículo, le disparó lo incendió y no se supo más de ellos. 

Los agentes debían custodiar a la unidad de valores que ya era transportada por una grúa. Hasta ahora se desconoce sí hubo un robo de los valores que llevaba. El extremo se investiga porque en aquella región hay diversas agencias bancarias y un alto flujo de recursos por las remesas que envían migrantes. Pobladores han revelado que la unidad de apoyo fue quemada en el lugar, y en las últimas horas la empresa Forza emitió un comunicado y un vídeo en donde muestra el vehículo destruido.

Hasta el cierre de la edición se desconocía del paradero de los dos policías privados, mientras los familiares, junto con la empresa de seguridad, han interpuesto las denuncias respectivas, según explicaron autoridades.    

 

Otro estado de excepción

El jefe del Interior confirmó el hecho, sin precisar y ahondar en detalles, y dijo que “en una mesa técnica de crisis, que conforman funcionarios de alto nivel, analizaron la situación y propusieron ante el Consejo de Seguridad Nacional y el de ministros, la imposición de un estado de Sitio” 

De acuerdo con Barrientos “el trabajo que hacen está a tope en este tema”. “Puedo informar que allá quemaron un vehículo de una empresa de valores. Hay disparos frecuentemente. Es un tema de grupos ilegales que portan armas de alto calibre (AK47) y que nos tiene ahorita encerrados en un comité de crisis”.  

Hasta ahora, según el titular de Gobernación, no saben del paradero de las dos personas que han sido reportadas como desaparecidas.  

“No tengo todavía conocimiento de ello. Es un área que está con difícil acceso. Pero allá hay personal de la División Especializada en Investigación Criminal (Deic) de la PNC y el Ejército. Están trabajando en ello”, aseguró.  

El funcionario aseguró que aún no se ha determinado qué pudo haber pasado en aquel lugar que colinda con Tajumulco, municipio con el que disputan territorio y que ha degenerado con los años en otros hechos criminales. Además, están cerca de la frontera con municipios del estado de Chiapas, México.  

Sobre imponer un nuevo estado de Excepción en este lugar, el ministro expresó el 6 de junio: “De acuerdo al resultado de la mesa de crisis será decisión del Gabinete y el presidente Giammattei tomar esa decisión. 

Y este 8 de junio el Gobierno de Guatemala decretó estado de Sitio en Ixchigúan y Tajumulco, durante 30 días, debido a la violencia contra las fuerzas de seguridad y población en general que generan grupos armados y que pone en riesgo la vida, libertad, justicia, seguridad y la paz de en esos municipios, según publicaron en el Diario Oficial. 

El jefe de la Deic, Adal Rodríguez, confirmó la presencia de equipos de investigación en el área para resolver la situación. Agregó que los dos agentes privados continúan desparecidos después de haber sido interceptados por ese comando armado.  

Además, la PNC envió a un contingente de las Fuerzas Especiales Policiales (FEP) para, en conjunto con el ejército, intentar retomar el orden en el área y localizar a los dos policías privados.  

El vocero del ejército de Guatemala, Rubén Tellez, sobre el caso de los dos guardias de seguridad, expresó no tener información que les constara “fehacientemente y (que) es un caso ya bajo investigación por el Ministerio Público”.  

Durante el gobierno de Jimmy Morales se impusieron dos estados de Sitio en estos dos municipios, mientras que en el de Alejandro Giammattei, hasta ahora, ha impuesto dos por el conflicto en Nahualá y Santa Catarina Ixtahuacán, que se ha cobrado la vida de una decena de personas, incluida la del inspector de la PNC, Mauricio Canahuí.

 

¿Pero qué ocurre? 

Una investigación de la Deic ha determinado que los conflictos de tierra no solo en San Marcos, en el caso de Tajumulco e Ixchiguán, sino en Sololá, entre Nahualá y Santa Catarina Ixtahuacán, van más allá de las disputas limítrofes que datan de hace más de 100 años.  

En estos cuatro municipios de San Marcos y Sololá se han formado grupos ilegales distintos, pero que interactúan entre ambos departamentos y ya representan un riesgo de crimen organizado para el país. 

Entonces las indagaciones oficiales han determinado que en estas localidades se han formado esos grupos criminales que se dedican no solo al trasiego de droga y armas, y que en muchas ocasiones los usan como bodegas para almacenar antes de distribuirlas, sino que también al contrabando aduanero y la migración irregular por lo inhóspito de las regiones y los pasos ciegos, en especial en San Marcos.   

De hecho, el jefe de la Deic, durante una citación ante la bancada de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), confirmó que esto ocurría en el caso de los dos municipios de Sololá. Incluso, dijo, hay casos judicializados ya.  

Las pesquisas revelan que son estructuras que se han acomodado para operar en esos puntos y que en muchas ocasiones se han reforzado con pobladores procedentes de México y sus estados colindantes con Guatemala.  

“La PNC y el Ejército han intervenido en las áreas porque ahora ya no solo se trata de amapola, en el caso de San Marcos, sino que hay otras ilegalidades que ocurren en aquella región. Lo mismo pasa en Sololá, donde han encontrado una nueva ruta que es complicada por su geografía para poderlos apresar”, reveló un investigador policial.  

Y es que, aunque la disputa territorial existe, y ha sido razón de discusión por cientos de años, esto se ha deformado en otras acciones “que llevan a operar a grupos criminales al margen de la ley causan zozobra en las comunidades”. “La gente no puede y no quiere denunciar, porque tiene miedo, pero eso está ocurriendo en aquellas localidades”, expuso la fuente. 

La lucha por los límites territoriales ha quedado en un segundo plano y el problema es que están muriendo víctimas inocentes en todo esto”, argumentó.  

La investigación policial revela que estos cuatro municipios, y los puntos en disputa, los grupos criminales los están usando como bodega de armas y drogas, y para contrabandear todo tipo de productos que ingresan de México hacia Guatemala, además de trasladar a migrantes hacia México con destino final hacia México.

 

Destacamentos en el área  

Los enfrentamientos armados en aquellas comunidades han obligado al Ejército, por medio de estados de Excepción, a instalar destacamentos para contrarrestar las acciones delictivas y se supone proteger la frontera común.  

Según el portavoz del Ejército esta institución “ejerce presencia del Estado y ayuda en las funciones de otras instituciones del Gobierno, proveyendo un ambiente seguro y estable”.  

Aseveró que están en Tajumulco e Ixchiguán, por ser frontera, “y a petición de las autoridades locales, a través de dos destacamentos”.  

En el caso de Nahualá y Santa Catarina Ixtahuacán, Tellez también instalaron un destacamento en cada municipio.  

Sin embargo, desde que fueron instalados estos puestos militares, según las investigaciones, en muchas ocasiones los criminales han logrado tomar el control de éstos para proseguir con sus acciones delictivas. Y es ahí en donde detonan los enfrentamientos constantes.