Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti quedan fuera del caso TCQ

El expresidente Otto Pérez Molina, la exvicepresidenta Roxana Baldetti, Jonathan Chévez, Samuel Aceituno y Julio Sandoval, quedaron excluidos del caso TCQ, así lo decidió el juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez, durante la audiencia de etapa intermedia.

Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti durante una audiencia del caso La Línea, el pasado 6 de febrero.
Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti durante una audiencia del caso La Línea, el pasado 6 de febrero.

Gálvez argumentó que el objetivo es que el proceso contra los ocho sindicados restantes sea más ágil, y los cinco excluidos ya enfrentan los mismos cargos en el caso Cooptación del Estado.


“Yo el caso que tengo es TCQ, y en Cooptación tengo ampliación de hechos y tenemos que seguir en este proceso”, dijo Pérez Molina.

Buscan beneficio

El exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia Douglas Charchal y José León Argueta ofrecieron al Ministerio Público declararse culpables y así obtener un beneficio a través de un proceso abreviado.

Lea además: Ligados a proceso 12 por caso TCQ; audiencia duró 10 días

Con esta medida, Charchal y Argueta evitarían ir a un juicio oral y público, que hasta ahora es incierto cuánto pueda tardar.

Ambos están dispuestos a declararse culpables de haber traficado influencias para la red criminal que según la investigación pudo haber favorecido a TCQ con un usufructo oneroso por 25 años a cambio de sobornos a funcionarios, incluido Pérez Molina.

Antecedentes

Supuestamente el expresidente Otto Pérez Molina se reunió con responsables españoles de la empresa Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) para pactar la adjudicación de un contrato tras el pago de una comisión de US$30 millones.

Las declaraciones brindadas en su momento por el colaborador eficaz del Ministerio Público (MP), Juan Carlos Monzón, revelaban que de ese dinero, US$24.5 millones supuestamente iban destinados a los socios locales de la estructura (Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti), US$5 millones para un grupo de argentinos involucrados en la trama y US$500 mil para otros gastos.

La versión de Monzón también implicaba a Baldetti, ella fue quien supuestamente le puso en contacto con los responsables de TCQ y quien tomaba las decisiones sobre el contrato de usufructo.

Monzón aparentemente habría sustituido en sus funciones en la trama a Guillermo Lozano y a Gustavo Martínez -exsecretario general de la Presidencia y yerno de Pérez Molina- como intermediarios entre el binomio presidencial y los responsables españoles de TCQ.

Contenido relacionado