Riesgo de cooptación acecha en el Consejo de la Carrera Judicial

Instancia de Justicia tiene entre sus responsabilidades la elección de 30 cargos para órganos de administración, evaluación y control   dentro del OJ que pueden ejercer presión sobre jueces y magistrados.

El Consejo de la Carrera Judicial elegirá cargos que regularán funciones de la Corte Suprema de Justicia. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
El Consejo de la Carrera Judicial elegirá cargos que regularán funciones de la Corte Suprema de Justicia. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

La administración de la justicia recae sobre los hombros de jueces y magistrados, mujeres y hombres que han dedicado buena parte de su vida a la formación y el ejercicio de la ley en Guatemala. Cómo ingresan al poder Judicial y qué factores determinan si son sancionados o promovidos en sus carreras  son  tareas de diferentes órganos de control que pueden fortalecer la independencia judicial o convertirse en un mecanismo de presión sobre los jueces.

Luego de la aprobación de la Ley de la Carrera Judicial en el 2016 y su reforma, en el 2017, los procesos de ingreso al Organismo Judicial, traslados, sanciones y evaluación de jueces y magistrados recaen en el  Consejo de la Carrera Judicial (CCJ), que designa a los responsables de seis órganos: las juntas de Disciplina Judicial, de Apelación, de Supervisión de Tribunales, la Unidad de Evaluación del Desempeño, la Escuela de Estudios Judiciales y la Secretaría Ejecutiva, encargada de poner en práctica las disposiciones del CCJ.

Estos órganos funcionarán como verdaderos filtros del sistema de justicia del país, por lo que una selección negativa de sus responsables puede garantizar impunidad a los procesados mediante represalias para los juzgadores independientes.
Fuentes judiciales consultadas advierten de “un nuevo proceso de cooptación de la justicia”. Jueces en activo, bajo la condición de anonimato, aseguran que “el amiguismo y el tráfico de influencias” persisten en este proceso.

Esquema de cargos que elegirá el Consejo de la Carrera Judicial 

El CCJ debe evaluar 72 expedientes admitidos para 30 cargos en disputa, en un proceso que cierra el 31 de julio y cuya toma de posesión es el 6 de agosto.

Del grupo de aspirantes Prensa Libre ha seleccionado a postulantes con posibles conflictos en su proceso  o nexos que podrían comprometerlos si son  elegidos.

Críticas  al sistema

“Hay una gran cantidad de jueces, por ejemplo, en contra del juez —Miguel Ángel— Gálvez porque representa un tipo de juzgador no accesible al tráfico de influencias. Esa cultura de castigar a quien se salga del redil sigue existiendo”, señaló una jueza.

Seis jueces de diferentes judicaturas y con experiencia en casos de alta peligrosidad coinciden en  que la independencia judicial es una aspiración que dista de concretarse.

“Hemos visto en anteriores procesos que quien no tiene un padrino o una madrina en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) o conexiones políticas en el Congreso no sube a una sala de Apelaciones o la misma CSJ”, manifiesta  un juez de Primera Instancia.  “El deber de ingratitud que debe regir a un juzgador de no rendirle cuentas a quien lo ha designado para un cargo es algo que no se observa”, comenta otra jueza.

“Operadores  como la magistrada separada del cargo Blanca Stalling o Roberto López Villatoro —alias  El Rey del Tenis— mantienen influencia en este proceso y tienen  allegados en el CCJ y en los cargos por elegir”, coinciden  los juzgadores consultados.

Independencia judicial

El sistema judicial guatemalteco es un edificio cuyos pisos más altos están sostenidos por el sistema político.
Por diseño constitucional, la elección de los 13 magistrados de la  CSJ y de los 126  magistrados de Apelaciones recae en el Congreso de la República, un ente político, luego de recibir nóminas elaboradas por comisiones de postulación integradas por representantes gremiales.

Esta representación gremial y la participación de actores externos al sistema para ganar influencia ha desatado críticas a la elección.  El estudio de Impunity Watch: Procesos de elección de magistrados en Guatemala y Honduras, en el 2015, señala: “10 de los 11 comisionados que integraron la comisión postuladora a la CSJ fueron seleccionados para las nóminas de candidatos a salas de apelaciones, y luego fueron electos por el Congreso como magistrados de sala”.

“(…)Lo anterior evidencia el tráfico de influencias, ya que 17 de los comisionados de la CSJ (de 34, o sea el 50 por ciento) fueron electos como magistrados de sala”, cita el informe. 

La nómina final fue aprobada en el Congreso mediante una alianza entre el   Partido Patriota y Libertad Democrática Renovada (Líder) en el 2014, partidos cancelados por el Tribunal Supremo Electoral y plagados de acusaciones de corrupción.

La creación del CCJ y las tareas administrativas,  de evaluación y disciplina de sus órganos buscan garantizar una mayor independencia, pero el proceso de selección de los 30 cargos en disputa se hace sin contar con un reglamento general aprobado y los expedientes de los aspirantes no son públicos, sino hasta terminar el proceso de recepción de objeciones.

Entrevista

“El licenciado Hernández fue mi maestro”

Gilma Esperanza Valladares Orellana,  presidenta en funciones del CCJ, en sustitución del juez Carlos Guillermo Guerra Jordán, quien se encuentra en un viaje oficial por Costa Rica,    es la representante de la Asamblea de Magistrados de la Corte de Apelaciones.

¿Por qué es importante el CCJ para la independencia judicial?
?Es de vital importancia. Es un respaldo para los jueces, para que las decisiones administrativas no estén sujetas a una decisión política o de una sola persona. No es desconocido que en algún momento hubo traslados, nombramientos acomodados a determinadas judicaturas.

A su criterio, ¿era una buena medida la reforma constitucional en el sector justicia para buscar esta independencia?
Tanto como reforma constitucional, no. Había otra cantidad de temas no necesarios. Hay que avanzar como país, pero no podemos imponernos estructuras de otros países. Hay que ir poco a poco avanzando.

En este proceso de selección de cargos bajo el CCJ, ¿hay influencia de operadores como la exmagistrada Blanca Stalling o el abogado Roberto López Villatoro?
No existe influencia de estas personas. No veo que haya actores externos que influyan. El proceso de selección de los integrantes del CCJ es por asamblea nacional.

¿Por qué no hay un reglamento general del CCJ, mientras la selección de cargos sigue en marcha?
No existe un reglamento general, pero sí específicos en forma de bases. Cuando se crea la ley tiene la falencia de no decir quién tiene que elegir a los tres externos. Nosotros —los representantes de magistrados y jueces— fuimos elegidos en noviembre, elegimos a los otros tres por oposición y desde febrero estamos todos integrados (…) Vamos a discutir con todas las partes para la elaboración de un reglamento.

¿Cuál fue su relación con Sergio Hernández? ¿Conoció a Roberto López Villatoro?
Quiero aclararlo. Trabajé por 14 años como mandataria del Bantrab. Lo conocí desde que tuve 18 años. Él me inspiró mucho, fue mi maestro y tutor profesional. Trabajamos en el mismo bufete (…) Nunca estuve reunida con ellos para  ser electa como magistrada. El testigo dice que el licenciado Hernández “pretendía protección”, pero eso fue en el 2014. Me da risa. Yo, igual, podría no haber pasado.

Integrantes del Consejo de la Carrera Judicial 

Perfiles de candidatos