Nasario espera con ansias a su pequeña Filomena en San Juan Ixcoy

Una gota de esperanza en medio de un océano de sufrimiento. Así es como se puede describir lo que vive Nasario Jacinto, después de que se enteró que su pequeña Filomena, de 5 años, fue encontrada en EE. UU., 36 días después de que se la arrebatara la Patrulla Fronteriza y dos días después de que fue deportado.

Nasario Jacinto, el día que fue deportado, en el bus que lo llevó hasta Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Nasario Jacinto, el día que fue deportado, en el bus que lo llevó hasta Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Fue difícil ubicar a Jacinto. El día que fue deportado y viajó hacia su natal Chanchocal, San Juan Ixcoy, Huehuetenango, prefirió no dar ninguna dirección precisa ni número de teléfono para contactarlo. 


Rita Elizondo, subsecretaria ejecutiva del Consejo Nacional de Apoyo al Migrante de Guatemala (Conamigua), explicó que la Policía Nacional Civil y la comuna de San Juan Ixcoy se movilizaron para encontrarlo; y desde ayer, tras recibir la noticia de que su hija se encontraba en el albergue Cayuga Center, de Nueva York, Nasario respira con mayor tranquilidad.

“Gracias a Dios las autoridades me están ayudando. Yo pongo todo esto en manos de Dios, para que me ayuden a que mi niña pueda venir esta semana que entra o la otra”, indicó Jacinto.

Mientras se escucha al otro lado del teléfono a su hijo de 2 años que le dice: “papa, papa”, Jacinto expresa que su esposa “llora y está muy triste” porque no tienen a su hija.

Jacinto afirma que Filomena le ha hecho mucha falta y la extraña desde el día que se la arrebataron de sus brazos guardias fronterizos. “¡Cómo no la voy a extrañar, si es mi hija! Da lástima que se quedó en otro país, es triste. A ella le gusta jugar conmigo, comer conmigo, es muy alegre”, asegura Jacinto.

Lea también: La explicación de la tormenta eléctrica que anoche despertó a muchos capitalinos

El migrante viajó hacia EE. UU. el 7 de mayo con la intención de ofrecerle mejores condiciones de vida a su familia. Su esposa se quedó en San Juan Ixcoy con el otro hijo menor.

Asesoría legal

La organización Cooperación Migrante, que ha brindado asesoría legal gratuita a decenas de migrantes de Guatemala, El Salvador y Honduras en procesos de defensa judicial, afirmó que está dispuesta a asistir el caso para lograr la pronta repatriación de Filomena.

  • VIDEO | Nasario Jacinto: “Es un sufrimiento muy grande lo que estoy pasando”


Guillermo Castillo, presidente de la organización, explicó que ya cuentan con un abogado experto en migración que se haría cargo del proceso de defensa de la menor.

Añadió que, luego de averiguar el número de ingreso que Migración asignó a Filomena, Jacinto deberá extender un permiso para que el abogado represente a la menor.

Al obtener el permiso de Jacinto, el abogado deberá gestionar su representación ante la Corte de Inmigración para que el juez la acepte como defensora de Filomena.

Castillo subrayó que, al conocer el caso, el juez puede decidir si la menor se regresa a los padres de forma expedita, si se queda en EE. UU. bajo la tutela del Estado, o si se entrega a algún familiar en aquel país. Probablemente el caso sea conocido por un juez de California, añadió el activista.

Lea también: Guatemalteca relata las 72 horas de sufrimiento que pasó en la oficina de migración junto con su hija

Piden respeto

Respecto a la separación de familias, el presidente Jimmy Morales reiteró a EE. UU. su petición de respetar los derechos humanos de los niños migrantes guatemaltecos que están detenidos en ese país.

“Hemos demandado a todos, incluidos a Estados Unidos, el respeto de los derechos humanos de nuestros menores”, manifestó el mandatario a periodistas luego de participar en Jutiapa en el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano y Rural.

Por su parte, la canciller, Sandra Jovel, que se encuentra en EE. UU. en un viaje de trabajo para tratar el problema de la niñez migrante, precisó en su cuenta de Twitter: “Yo les aseguro que seguiremos trabajando intensamente para la reunificación de todos y cada uno de los niños con sus familias”.

“Yo les aseguro que seguiremos trabajando intensamente para la reunificación de todos y cada uno de los niños con sus familias”, agregó.
Desde que cobró vigencia la política de separación de familias del plan “tolerancia cero” contra la migración ilegal del presidente estadounidense Donald Trump, por lo menos dos mil 300 familias fueron separadas en la frontera sur de EE. UU.

De ellas se estima que al menos 465 son guatemaltecas, entre ellas Filomena.

Aunque Trump dio marcha atrás con la separación familiar, ahora el Departamento de Justicia de EE. UU. buscará mantener detenidas a las familias junto con sus hijos por tiempos prolongados e indefinidos, con el objetivo, según defensores de derechos de los migrantes, de desmotivar la migración ilegal.

Contenido relacionado

> Familias separadas: ¿porqué ocurre y qué va a suceder?
> Casi seis mil menores se encuentran albergados en EE. UU.
> Niños se encuentran con sus padres, pero las secuelas son inevitables