Jhonny Pineda: de agricultor de Palencia a alcalde en California

El guatemalteco Jhonny Pineda migró a los 13 años a EE. UU. y ahora dirige una ciudad con mayoría latina. Relata a Prensa Libre los desafíos que debió afrontar para superarse.

El guatemalteco Jhony Pineda durante una actividad como alcalde de la ciudad de Huntington Park, California. (Foto Prensa Libre: Huntington Park Mayor Jhonny Pineda).
El guatemalteco Jhony Pineda durante una actividad como alcalde de la ciudad de Huntington Park, California. (Foto Prensa Libre: Huntington Park Mayor Jhonny Pineda).

La galleta y el atol que le daban en la escuela era la principal motivación para que Johnny Pineda asistiera a la escuela de Palencia todos los días, después de trabajar en el campo desde las 5 horas  en las siembras de zanahoria y güisquil.

Ahora, 22 años después, Pineda es el alcalde de la ciudad de Huntington Park, California. Migró a los 13 años a EE. UU., sin imaginar qué futuro le esperaba.

La madre de Jhonny tenía 23 años cuando decidió dejarlo, de 3 años, y a su hermano menor, y como muchos guatemaltecos de escasos recursos buscar en EE. UU. una mejor vida para ella y su familia.

Comenzó a trabajar en tareas agrícolas y en 1986 una amnistía migratoria otorgada por el entonces presidente Ronald Reagan, le permitió ser residente permanente y reclamar a sus hijos.

“Me recuerdo cuando llegaba después de la escuela y no tenía que comer, cuando llovía y se inundaba la casa de adobe. Ahora estoy encargado de una ciudad y más de 85 mil personas”, comenta Pineda, que desde 1996 reside en ese país, gracias a que su madre logró llevarlo por la vía legal.

Desafíos

Comenzó a estudiar durante la vigencia de una ley que prohibía hablar español en los salones de clase. “Me gradué en administración pública en la universidad, después obtuve una maestría en administración de empresas”, cuenta el guatemalteco.

Sus primeros trabajos fueron en firmas privadas, pero esos puestos no le permitían ayudar a las personas, fue entonces cuando decidió involucrarse en la política.

“Mi primera experiencia fue en la Asamblea Estatal de California sugiriendo y pasando leyes, también en el Senado de California y en el Congreso, en Washington”, señala.

En el 2015, Pineda volvió a Huntington Park, donde vivió desde que llegó a EE. UU., se postuló como concejal y resultó electo. Tres años después, el pasado 16 de marzo, logró ser elegido como alcalde de la ciudad, donde un 90 por ciento de la población tiene ascendencia mexicana.

Jhony Pineda tiene una página de Facebook donde publica sobre las actividades en las que participa y los proyectos y servicios que ofrece la alcaldía que dirige. (Foto Prensa Libre: Facebook).

Perseverancia

“Cuando uno está sumido en la pobreza en Guatemala no ve las oportunidades que puede tener adentro del país, porque no hay acceso a recursos”, comenta.

Un momento que recuerda con mucha claridad es cuando viajaba en el bus hacia el aeropuerto, porque viajó con una visa luego de que su madre obtuvo la residencia.

“Se subieron varios jóvenes con sus uniformes escolares y platicaban  dónde iban a ir a vacacionar con sus familias. En ese momento se me quitó la tristeza de pensar que ellos sí tenían las oportunidades que yo no. Me iba a un país donde sí podría triunfar”, recuerda.

El proceso migratorio de Pineda no fue  difícil, pero a su hermano le tocó viajar sin documentos, fue deportado tres veces desde México hasta que finalmente obtuvo una residencia en EE. UU.

“Quiero asegurarme de que mi mamá sepa que su sacrificio valió la pena, traernos a este país a triunfar. Ella no se compraba nada, ni salía para poder pagarle a los abogados para traernos con mi hermano”, recuerda el connacional. Actualmente la madre de Pineda trabaja cuidando niños en Huntington Park.

Difícil

Según Pineda, en EE. UU. la situación es difícil para las personas que migran sin documentos, porque hay muchos obstáculos en cualquier estado al que vayan.

Ahora solicitan seguro social y comprobante de trabajo en la mayoría de negocios, por leyes que se han establecido desde el gobierno federal.

“Algunos de los que están acá y migraron años atrás y califican con el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca, en inglés), tienen el beneficio de trabajo, aunque el presidente Donald Trump lo canceló recientemente”, comenta.

Uno de los primeros planes impulsados por Pineda en la alcaldía fue un programa de trabajo para jóvenes, que ya ha sido implementado y tomado como ejemplo en ciudades vecinas.

“Hace unos años le mandé un correo al gobierno municipal de Palencia, en Guatemala, les dije que estaba en EE. UU. y que era concejal, les conté que tenía muchas ideas para ayudar a las personas, pero nunca me contestaron el correo”, lamenta el guatemalteco.

Pineda está casado con una mexicana y su hija cumplió un año ayer.

Su hermano es abogado y representa a importantes firmas en ese país,  está casado con una colombiana y tiene tres hijos.
“Vengo de comer tortilla con sal. Soy afortunado de haber tenido eso por lo menos”, dice Pineda.

Contenidos relacionados

> Guatemaltecos son la tercera población hispana en EE. UU.

Congreso nombra a Carlos Narez y Rita Elizondo para dirigir Conamigua

Guatemalteca con grillete en el tobillo saca adelante el negocio familiar