Plan de EE. UU. para frenar migración de centroamericanos vuelca la inversión a México

México y Estados Unidos acercaron el martes sus posiciones con un plan conjunto de cooperación en el sur de México y en Centroamérica, con inversiones multimillonarias y el afán de frenar la migración detonando el progreso.

Un camión con migrantes centroamericanos viaja por una carretera entre Santiago Niltepec y Juchitan, Oaxaca, México. (Foto Prensa Libre: AFP)
Un camión con migrantes centroamericanos viaja por una carretera entre Santiago Niltepec y Juchitan, Oaxaca, México. (Foto Prensa Libre: AFP)

“México y los Estados Unidos buscan continuar modernizando la cooperación bilateral para reflejar los cambios en el mundo y asegurar que nuestros ciudadanos se beneficien directamente”, dijo el canciller de México, Marcelo Ebrard.


Al leer una declaración conjunta entre los dos Gobiernos, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dijo estar “optimista” con este plan conjunto al que se llegó con Estados Unidos, que simboliza a su vez una aproximación entre ambos países y socios comerciales tras meses de tensa relación bilateral.

Según detalló Ebrard en un breve mensaje a medios, ambas naciones están “comprometidas a promover un fuerte crecimiento económico regional, empleos mejor remunerados y mayores oportunidades para todos nuestros ciudadanos”.

Este programa conjunto busca “fortalecer y ampliar la cooperación bilateral” y así fomentar el desarrollo económico y la inversión en el sur de México y en Centroamérica para “crear una zona de prosperidad”.

Lo nuevo, explicó la vocera, son los US$2 mil millones que la OPIC destinará a proyectos en el sur de México.

La OPIC ofrece apoyo financiero, incluidos préstamos, a pequeños negocios que tienen un impacto positivo en los intereses de EE.UU. De esa forma, la portavoz explicó que los US$2 mil millones estarán condicionados a la presentación de "proyectos viables" de acuerdo a los estándares de la OPIC.” transformer=”gsi.gn3quote.SCD_ColumnaRelacionadaNota_2017″ /]
Pondrá especial énfasis en el Triángulo Norte de Centroamérica -Guatemala, Honduras y El Salvador-, donde México y Estados Unidos trabajarán para mejorar la seguridad complementando el Plan de la Alianza para la Prosperidad de los países del Triángulo del Norte, surgido en 2014 a raíz de la crisis de los niños migrantes.

Adicionalmente, Estados Unidos decidió otorgar un total de US$5 mil 800 millones para reformas institucionales y desarrollo económico en el Triángulo Norte, por medio de fuentes privadas y públicas.

México, por su parte, suscribió con los países del Triángulo Norte un Plan de Desarrollo Integral para atender el fenómeno migratorio. Fue el mismo 1 de diciembre, día en que el líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador asumió la Presidencia.

“México y los Estados Unidos hoy se comprometen a fortalecer y ampliar nuestra cooperación bilateral para fomentar el desarrollo económico y aumentar la inversión en el sur de México y Centroamérica para crear una zona de prosperidad”, puntualizó Ebrard.


En los últimos meses, miles de migrantes han iniciado una larga travesía en caravana desde esos países centroamericanos hasta la frontera de México con Estados Unidos, con el afán de buscar una mejor vida en la primera potencia mundial, ocasionando choques diplomáticos y un recrudecimiento del discurso antimigración del presidente estadounidense, Donald Trump.

En la zona más pobre de México, el sur y sureste, continuó Ebrard, también se buscará detonar el desarrollo con “mayor compromiso de desarrollo en décadas”, el cual incluye US$25 mil millones por los siguientes cinco años.

Estados Unidos, por su parte, a través de la Corporación de Inversión Privada en el Exterior (OPIC), estará enfocado en aumentar la inversión privada y pública en México, totalizando US$4 mil 800 millones. De estos, US$2 mil millones serán para proyectos en el sur de México.

“Estados Unidos buscará aprovechar la inversión pública y privada en México, explorando así opciones de mayor inversión en el diálogo con el Gobierno de México”, apuntó el canciller.

Finalmente, Ebrard anunció que para finales de enero de 2019 se reunirán altos funcionarios de los Gobiernos de México y Estados Unidos para acordar un marco estratégico de cooperación en Centroamérica y así abordar las “causas fundamentales” de la migración.

Asimismo, se establecerá un grupo de trabajo de alto nivel para facilitar el diseño y la implementación de dicho marco.

Los migrantes cuando se cruzan la frontera se entregan a la Patrulla Fronteriza. (Foto Prensa Libre: AFP)

Adicionalmente, México y Estados Unidos convocarán a una cumbre empresarial en el primer trimestre de 2019 con la participación de una amplia gama de representantes del sector privado estadounidense, mexicano e internacional.

El objetivo es “explorar y aumentar las oportunidades de inversión y de negocios en México con un enfoque especial en el sur y el Triángulo Norte”, subraya esta declaración conjunta, que llega después de varias conversaciones telefónicas entre mandatarios.

Aunque los Gobiernos de ambos países suscribieron hoy esta declaración conjunta, Trump no perdió la oportunidad de arremeter contra la migración.

“La migración ilegal cuesta a Estados Unidos más de US$200 millones al año. ¿Cómo hemos permitido que pasara?”, expresó hoy el republicano en Twitter.

Para el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el plan de inversión millonaria son “buenas noticias”.

“Esto lo celebramos porque significa enfrentar el fenómeno migratorio atendiendo las causas”, dijo,  a fin de evitar la “migración forzada”.

López Obrador aseguró hoy que esta nueva política migratoria estará apegada a la defensa y la protección de los derechos humanos, garantizado el asilo y un trato justo con todos los migrantes.

Contenido relacionado

> Mineduc busca fondos para entregar bono a maestros
> Iván Velásquez: Retiro de acreditaciones es un atentado contra el estado de Derecho
> Hija de allegado de Jimmy Morales dirige el FHA