Guatemalteco dejado en libertad se reunirá con su familia en EE.UU.

El guatemalteco Jaime Sifuentes es uno de los migrantes que fueron liberados esta semana por la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE en inglés), luego de varias semanas en un centro de detención en Arizona, Estados Unidos. Él y los demás indocumentados viajarán a varios estados del país, donde seguirán el proceso de asilo político.

Alrededor de 400 migrantes han sido liberados para que se reúnan con sus familiares y sigan con el proceso de asilo político. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Alrededor de 400 migrantes han sido liberados para que se reúnan con sus familiares y sigan con el proceso de asilo político. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Sifuentes emigró con su esposa y su hijo de 8 años hace dos semanas y le pagó a un coyote unos US$5 mil 500 por dejarlo a unas dos millas de la aduana migratoria, donde se entregó para pedir asilo político.


La familia estuvo en un centro de detención en Nogales y después fue llevada a otros centros de ICE en Phoenix, Arizona.

El guatemalteco forma parte de 400 centroamericanos liberados por ICE, y viajará este fin de semana con su familia a Florida, donde tiene parientes y donde acudirá a una cita para seguir su proceso de asilo.

A pesar de haber recorrido un largo viaje, ser engañado por los traficantes, permanecer en centros de detención hacinado junto a decenas de inmigrantes y comer a diario solo un “burrito” y “sopa de vaso”, asegura que esta “mil veces mejor aquí, que en su país”.

Lea también: Guatemalteca relata las 72 horas de sufrimiento y maltrato en oficina de migración junto a su hija

“Me sentí feliz cuando vine a este lugar, estoy agradecido con la iglesia, y pues ICE hace su trabajo. Es más difícil estar en Guatemala, hay mucha violencia, si quieres salir adelante y poner tu negocio tratan de extorsionarte y si no pagas, pues te matan, así es la ley de las maras (pandillas) allá”, comentó.

Liberados, pero con grilletes

Los migrantes que fueron liberados por ICE comenzaron a llegar a EE.UU. a finales de agosto tras la eliminación por parte del Gobierno del presidente Donald Trump de la política de “cero tolerancia”, que separó a más de dos mil 500 niños de sus padres en la frontera con México, y cuyo pedido de reunificación llegó a los tribunales.

Por lo menos mil 400 inmigrantes llegaron desde entonces en grandes grupos, en su mayoría pagando a coyotes que los dejaban cerca de los puestos migratorios en la frontera, en donde se entregaban.

De ellos, unos 400 fueron dejados en libertad desde el lunes pasado, con grilletes electrónicos y acogidos por iglesias y organizaciones civiles de Arizona mientras organizaban su destino final.

James Pennington, pastor de la Iglesia First Church UCC, que recibió a un centenar de estos inmigrantes, dijo que esta liberación masiva de inmigrantes es una estrategia de ICE para magnificar el problema y calificar la situación como una “crisis migratoria incontenible”.

Además lamentó del trato “terrible” que reciben, la escasa alimentación diaria, con tan solo una sopa, y el descuido de la salud de la mayoría de menores, que llegaron a su iglesia con tos, infecciones en el oído y bronquitis, debido al frío de las celdas.

“Nos entregaron cerca de 65 niños enfermos, y ni siquiera les dieron medicamento. Aquí los estamos atendiendo y les damos comida digna, tamales, hamburguesas, en el desayuno huevos, frutas y vegetales, no una sopa de vaso como en ICE”, destacó.

Contenido relacionado

> Los escenarios que probablemente enfrentarán las familias separadas en EE. UU. 
> Sobrevivientes del Volcán de Fuego son detenidos por la Patrulla Fronteriza
> ¿Por qué EE. UU. separa a los niños de las familias inmigrantes?