Persiste migración de niños guatemaltecos hacia EE. UU. y ONU insta al Gobierno a garantizar oportunidades de desarrollo

Miles de niños, niñas y adolescentes guatemaltecos migran cada año huyendo de la falta de oportunidades y en busca de la reunificación familiar, señala Unicef.  

Publicado el
Miles de niños guatemaltecos son localizados en la frontera sur de EE. UU. y luego deportados. (Foto: Hemeroteca PL)
Miles de niños guatemaltecos son localizados en la frontera sur de EE. UU. y luego deportados. (Foto: Hemeroteca PL)

En 17 meses, 14 mil 706 niños, niñas y adolescentes guatemaltecos no acompañados han sido deportados desde EE. UU., un fenómeno cuya solución no está a la vuelta de la esquina y que las causas de raíz radican en la poca inversión estatal para atender las necesidades de esos sectores de la población, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en Guatemala sigue existiendo una baja inversión del Gobierno en temas relacionados con la niñez y prevención de la migración, pues más de cien mil niños guatemaltecos han sido detectados en la Frontera Sur de EE. UU. durante el último año.

Datos de la Secretaría de Bienestar Social (SBS) y el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) detallan que de noviembre de 2020 a abril de 2022 se han atendido a 14 mil 706 niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados en las dos casas Nuestras Raíces de la capital y Quetzaltenango.

En la mayoría de los casos, las autoridades han determinado que las principales causas de la migración son la búsqueda de trabajo, educación y reunificación familiar, según datos obtenidos por medio de Plataforma que fue implementada en Guatemala y que reúne datos de todos los menores que han sido retornados o asistidos por las autoridades.

Además, se ha establecido que más de ocho mil migrantes menores han sido acompañados solo por un “coyote” y que hay adolescentes y niños que han intentado migrar entre 1 y 9 veces, según datos de dicha plataforma denominada Primero, un sistema de gestión de información que tiene como fin proteger a las niñas, niños y adolescentes en contexto de movilidad humana en Guatemala.

Carlos Carrera, representante de Unicef en Guatemala, ve con preocupación el aumento de menores que migran de manera irregular hacia EE. UU. y pone como referencia que más de 100 mil menores guatemaltecos no acompañados fueron detectados en la frontera sur de Estados Unidos, y un número importante en México.

Carrera destacó que la única forma de frenar la migración es por medio de la inversión en la niñez, ya que Guatemala tiene el PIB más bajo de la región y eso dificulta generar oportunidad en educación y salud.

Le puede interesar: ¿Qué tipo de niños y adolescentes migran hacia EE. UU.? La OIM responde esta pregunta

“Las causas de fondo del país son la falta de oportunidades de empleo y de educción que tiene la mayoría de la población, no solo los niños, sino también los adultos. Generar el modelo de desarrollo del país es una responsabilidad del Gobierno y del Estado en su conjunto y de toda la sociedad y desde Unicef pensamos que uno de los aspectos principales es invertir en la infancia y generar servicios básicos de salud, de nutrición y educación para que estos niños tengan un contexto de suficientes oportunidades y no tener que buscarlas en otros lugares”, dijo Carrera.

Miguel Barreto, coordinador residente de Naciones Unidas, señaló que, por medio del Plan de Desarrollo Integral para América Central, se han identificado varias actividades para reducir los riesgos de la migración en Guatemala como el Sello Blanco, Muros de Prosperidad, Programas de Atención a migrantes, cadenas de valor y enfoques de medioambiente, por un valor de US$207 millones.

Además, señaló que Naciones Unidas trabaja en la búsqueda de estrategias de colaboración para el Gobierno y donde se han destinado US$35 millones para la ejecución de varios proyectos, los cuales se definirán en mayo próximo y pretenden atraer la inversión privada.

Reconoce que no se logrará frenar la migración a corto plazo, lo que podría llevar entre 10 y 20 años.

Lea también: Tragedia migrante: mueren seis guatemaltecos en accidente de tránsito en noroeste de México

“La migración es un problema que va más allá de las fronteras de Guatemala, pero lo que buscamos es promover condiciones de vida distintas que también favorezcan a la niñez a mediano plazo, a fin de reducir las causas de la migración a nivel regional y nacional”, refirió Barreto.

Agregó que “la preocupación más notoria en términos de la niñez y adolescencia es la protección, es básicamente el tema de abusos, de muertes y todo lo que está vinculado a la integridad física y los derechos humanos de los niños”.

Con mayor impacto

Carlos Gómez, subsecretario de la SBS, señaló que se ha determinado que Quetzaltenango, San Marcos y Quiché son los lugares de donde más menores han migrado hacia EE. UU.

También resaltó que la implementación de la plataforma Primero, que ya funciona en más de 40 países, para gestionar todos datos relacionados con la protección de la infancia facilitando el registro y seguimiento de casos individualizados de niñez en contexto migratorio localización y reunificación familiar.

Lea además: Cifra récord: al menos 210 mil migrantes fueron detenido en marzo en frontera de EE. UU.

En tanto, el director del IGM, Manuel Rodríguez Valladares, señaló que este año han ingresado a Guatemala vía terrestre mil 405, de los cuales 400 eran acompañados y mil cinco no acompañados; vía aérea desde EE. UU. dos mil 387, de los cuales acompañados son dos mil 326 y no acompañados 61.

Además, dijo que desde México han ingresado vía área mil 99, de los cuales 71 fueron acompañados y mil 20 no acompañados.