Aprobación de préstamo Crecer Sano se ve lejano pese a que hay voluntad

El plan denominado “Crecer Sano Proyecto de Nutrición y Salud en Guatemala”, el cual se financiará con un préstamo de hasta US$ 100 millones con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), podría perderse debido a que el tiempo para ser aprobado está por caducar.

El programa atenderá a los niños de los departamentos con los indicadores más altos de desnutrición crónica infantil. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El programa atenderá a los niños de los departamentos con los indicadores más altos de desnutrición crónica infantil. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El proyecto se implementaría en los siete departamentos con los indicadores más altos de desnutrición crónica y está enfocado en presentar una solución integrada con cambio de comportamiento, de servicios de salud, vacunación, agua y drenajes.
 


El objetivo del proyecto es que en los departamentos con más alta prevalencia de desnutrición crónica, que están arriba del 60 por ciento, en los años que dure su implementación es el de bajar entre 10 y 20 puntos porcentuales.
 
Homa-Zahra Fotouhi, representante del Banco Mundial para Guatemala, América Latina y el Caribe, señaló que el proyecto Crecer Sano fue aprobado por el directorio del Banco Mundial (BM) en marzo de 2017.
 
“El proyecto ha sido aprobado en segunda lectura y falta la aprobación en tercera lectura y redacción final”, señaló la experta.
 
Explicó que luego de la aprobación se necesitan 10 días para que Dirección Legislativa lo envíe para sanción a la Presidencia de la República, previo a su publicación en el Diario Oficial.

La también: MP cabildea en el Congreso por préstamo y más presupuesto

Después se debe tramitar el dictamen de la Procuraduría General de la Nación (PGN) y todo este proceso, con base a experiencias anteriores, requiere como mínimo de seis semanas.
 
Fotouhi explicó que posteriormente, dado que la unidad ejecutora se trasladará al Ministerio de Salud, luego de publicado el decreto, se requiere que se tramiten los dictámenes de la Secretaria General de Planificación, Ministerio de Finanzas y Junta Monetaria.
 
Por lo que el tiempo es ya bastante reducido para lograr todos los trámites antes del vencimiento del plazo que es el 23 de marzo de 2019, es decir se debería aprobar antes de que termine el segundo periodo de sesiones ordinarias.
 
“Posterior a la firma se podrá iniciar con todos los arreglos administrativos y financieros, que incluye la ampliación presupuestaria, dado que  el proyecto no está incluido en la propuesta de presupuesto para 2019, para iniciar su implementación”, señaló la experta.

Lea además: Usac, constructores piden más recursos en el presupuesto 2019

Hay voluntad

Felipe Alejos, primer vicepresidente del Congreso y miembro de la bancada Todos, señaló que la Junta Directiva ha propuesto a los Jefes de Bloque aprobar el proyecto y de esa cuenta ha sido conocido en primer y segundo debate.
 
“Mantenemos una comunicación muy estrecha con la representante del Banco Mundial, entiendo la problemática, sé que han aplicado este programa en otros países. Debe haber voluntad de parte de los diputados para que lo aprobemos, pues está para tercer debate y redacción final”, agregó el congresista.
 
Para Alejos si existe la posibilidad de aprobar el préstamo antes del 30 de noviembre y reconoció que de no hacerlo “se estaría perdiendo una gran oportunidad para Guatemala y sería una irresponsabilidad a sabiendas de que el país tiene unos indicadores de aproximadamente 47 por ciento de desnutrición crónica”.
 
Agregó que el partido Todos impulsará el préstamo, pero reconoció que un gran escollo es la interpelación que se tiene programada para el próximo 28 de noviembre.

Lea más: Denuncia penal podría afectar transfugismo de diputados

“Del presupuesto prácticamente solo queda aprobar las enmiendas y mañana —hoy— podría ser aprobado. Para aprobar el préstamo se necesita un consenso y según la Ley Orgánica la interpelación puede interrumpir dos días la sesión y el día viernes 30 podría haber una ventada de oportunidad”, agregó Alejos.
 
Indicó que también podría pasar de que se llegue al acuerdo que al terminar la aprobación del presupuesto se mocionara y se aprobar, sin embargo, “debe haber consenso” y personalmente cre que “se puede lograr”.
 
Alejos dijo que sería una lástima no aprobar el préstamo y “sería absurdo y muy irresponsable no hacerlo”.
 
Carlos Barreda, subjefe de la bancada Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), afirmó que la bancada conoce los propósitos que se plantean para este préstamo que va orientado para luchar contra la desnutrición crónica infantil y creen que es positivo.

Además: Enmiendan gasto del Ejército para reparación de aeronaves y compra de buque

“No es recomendable meter en una aprobación de presupuesto un préstamo, lo ideal es que podamos aprobar el préstamo en su proceso legislativo correspondiente”, señaló el parlamentario.
 
Sobre la falta de espacio presupuestario Barreda destacó que el presupuesto del 2019, que probablemente será aprobado, “incluye un artículo —100— en el cual el presupuesto se amplía hasta por Q875 millones por préstamos en Ejecución”.
 
“Si se aprueba este préstamo, así como en el caso del Ministerio Público automáticamente Finanzas toma el espacio para lo que corresponda gastar en 2019. Entonces ya está un mecanismo contemplado en lo que se aprobará para que entren al presupuesto sin necesidad de ampliar el techo presupuestario”, señaló Barreda.
 
Para el subjefe de la UNE el préstamo si se aprobará aunque destacó que si es importante cambiar la unidad ejecutora del préstamo que inicialmente sería por el Fondo de Desarrollo Social, pero se planteó que debería ser ejecutado por el Ministerio de Salud.

Lea más: Ejecutivo tendría facultades para combatir pandillas mediante estado de Sitio

Rudy Castañeda, jefe de la bancada Unión del Cambio Nacional y vicepresidente de la Comisión de Finanzas, aseguro que ha empujado el préstamo desde la instancia de jefes de bloques.
 
“El préstamo se dice que vence el 30 de noviembre, pero en realidad vence en marzo, lo que pasa es que como el periodo ordinario se acaba existe una presión para aprobarlo cuando antes”, reconoció el legislador.

Lea además: Se acorta el tiempo para revivir el transfuguismo

Agregó que su aprobación es muy importante particularmente por la definición que hacen de los componentes donde definen siete departamentos de alta vulnerabilidad a la desnutrición crónica.

Luis Hernández Azmitia, integrante de la bancada Movimiento Reformador, indicó que “es lamentable que hoy el Congreso este discutiendo mil y una cosa y no los problemas que afectan a todos los guatemaltecos”.
 
“La desnutrición crónica es ese problema porque afecta al 47 por ciento de la población que es el capital humano con daños irreversibles y donde está el desarrollo del país. Por cada dólar que se invierta se retornan entre 16 y 18 dólares y eso lo dice el Banco Mundial y cada persona que sufre de desnutrición crónica le cuesta al país Q5 mil anuales”, explicó el legislador.
 
Hernández Azmitia destacó que el préstamo Crecer Sano viene a ayudar en este tema y volvió a resaltar que “es lamentable que tengamos que actuar en base a urgencias y no importancia”, sin embargo el diputado es el que solicitó la interpelación en contra del ministro de Desarrollo Social Carlos Velásquez Monge que podría paralizar la agenda.

Contenido relacionado

> Presupuesto del 2019 compromete funcionamiento del Sector Justicia

> Presupuesto del Estado del próximo año es aprobado en tercer debate

>  Congreso aumenta presupuesto para viáticos y asesores