Improvisadas sesiones extraordinarias legislativas en hotel se realizaron entre manifestaciones ciudadanas y fallas técnicas

El Organismo Legislativo celebró su tercera sesión extraordinaria y la primera del mes de julio en un hotel capitalino de la zona 10.

Publicado el
Sesión extraordinaria se realiza en un hotel de la zona 10 capitalina. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
Sesión extraordinaria se realiza en un hotel de la zona 10 capitalina. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

Debido a que el hemiciclo legislativo está en remodelación y por que el Museo de la Universidad de San Carlos fue tomado por estudiantes de esa casa de estudios ayer, 30 de julio, para evitar que se realizaran plenarias , las sesiones extraordinarias se realizó en el hotel Camino Real.

El Congreso no había sesionado desde hacía más de un mes y medio, las últimas sesiones fueron el 5 de junio, y luego de esa fecha los diputados se enfrascaron en el proceso electoral y fue hasta hoy que la Comisión Permanente convocó a dos sesiones extraordinarias.

La primera sesión extraordinaria comenzó a las 11.17 horas con la presencia de 53 diputados. Para realizarla fue necesario que el equipo técnico del Congreso trabajara toda la noche de ayer y parte de la mañana de hoy, 31 de julio.

Se trasladaron e instalaron computadoras, monitores, sistema de sonido y votación para que los parlamentarios pudieran realizar la labor legislativa sin ninguna diferencia a como normalmente lo hacen en el hemiciclo parlamentario.

Las periodistas pudieron ingresar al salón casi al mismo tiempo que los parlamentarios —10.30 horas— y cuando Álvaro Arzú Escobar, presidente del Congreso, abrió la sesión y se votó para aprobar el orden del día, algunos diputados pidieron la palabra para manifestar que tenían problemas con la votación.

La también: Constitucionalistas difieren sobre si acuerdo con EE. UU. debe ser enviado al Congreso

Los legisladores explicaron que aunque habían votado su participación no se reflejaba en el tablero electrónico, por lo que el presidente del Legislativo pidió que se dejara constancia en el acta de la sesión.

Los inconvenientes técnicos también se vieron reflejados en el sistema de sonido, pues algunos diputados que pidieron la palabra no tenían un micrófono cerca para realizar su intervención; sin embargo, estos inconvenientes no afectaron el desarrollo de la sesión.

Manifestaciones ciudadanas

Antes de que comenzará la primera sesión, un grupo de personas de la organización Mente Positiva llegó y comenzó a manifestarse, su principal argumento era que el Congreso no debía ratificar el acuerdo migratorio que firmó el Gobierno guatemalteco con el de Estados Unidos la semana pasada.

Posteriormente llegaron integrantes de la Batucada del Pueblo y por último un grupo de estudiantes universitarios que se sumaron a las manifestaciones.

Lea además: Guatemaltecos protestan contra el acuerdo migratorio de asilo con EE.UU.

Las diversas manifestaciones fueron pacíficas y no hubo ningún altercado con las fuerzas de seguridad, que se colocaron en los alrededores del hotel y se mantuvieron en el lugar en prevención.

Reuniones poco productivas

La primera sesión plenaria no fue muy productiva debido a que se continuó con la interpelación del ministro de Desarrollo Social Carlos Velásquez Monge.

Por más de una hora y media los diputados Óscar Chinchilla, Leonel Lira y Oliverio García Rodas le hicieron preguntas al funcionario.

Algunos diputados de bancadas aliadas criticaron que el juicio político continuara luego de varios meses que bloqueó la agenda; sin embargo, la sesión fue levantada por falta de quórum.

La segunda sesión duro poco más de 20 minutos, se aprobó el orden del día y cuando se estaba conociendo el despacho calificado, donde destacaban solicitudes de antejuicio en contra de varios ministros, pero cuando estas se leían se rompió el quórum de la Junta Directiva y se levantó la sesión sin llegar a ningún acuerdo importante.

Contenido relacionado

> Prensa Internacional critica convenio migratorio entre Guatemala y EE. UU.

> Acuerdo migratorio entre Guatemala y EE. UU. es “indignante”, dice Amnistía Internacional

> Constitucionalistas difieren sobre si acuerdo con EE. UU. debe ser enviado al Congreso