Ken Cuccinelli: Guatemala es responsable de costear procesos de asilo por ACA

A la fecha, más de 700 migrantes han retornado al país bajo el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA) que Estados Unidos firmó con Guatemala en julio del año pasado.

Parte de la maquinaria que se utiliza para la construcción del muro fronterizo que dividirá EE. UU. y México en una localidad de McAllen, Texas. (Foto Prensa Libre: Sergio Morales)
Parte de la maquinaria que se utiliza para la construcción del muro fronterizo que dividirá EE. UU. y México en una localidad de McAllen, Texas. (Foto Prensa Libre: Sergio Morales)

El subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) de EE. UU., Ken Cuccinelli, afirmó este martes 25 de febrero que el Gobierno de Guatemala es el responsable de hacerse cargo de los migrantes de Honduras y El Salvador que lleguen al país bajo el acuerdo del ACA, incluyendo los costos.

Las declaraciones de Cuccinelli suponen un giro a la forma cómo se ha manejado el acuerdo, sobre todo porque la Corte de Constitucionalidad de Guatemala (CC) resolvió en septiembre pasado que el convenio no necesitaba ser aprobado por el Congreso de la República, siempre y cuando para su implementación no se utilizaran recursos del presupuesto nacional.

Sin embargo, ante la consulta de periodistas este martes acerca de qué país debe pagar los gastos en los que se incurra por la llegada de solicitantes de asilo bajo el acuerdo de ACA, Cuccinelli respondió: “Guatemala es el responsable al recibir a los refugiados de Honduras y El Salvador”.

“No solo es una responsabilidad financiera sino de acuerdo con las leyes guatemaltecas. Es su ley, su soberanía y su dinero como están apoyando el sistema de asilo”, afirmó el funcionario estadounidense a periodistas tras una visita que efectuó a Donna, Texas, donde se construye una parte del muro divisorio con México, cuyo objetivo es impedir el paso de migrantes de manera ilegal.

Destacó que su país ha dado a Guatemala “decena de millones de dólares” para que “ese dinero sea utilizado”, aunque no aclaró si la totalidad o parte de esos recursos servirán para financiar ACA.

 

El subsecretario del DHS destacó que EE. UU. no ha sobrecargado a Guatemala con un exceso de retornados hondureños y salvadoreños, aunque no descartó que el acuerdo pueda ampliarse para que en el mismo se incluyan a solicitantes de asilo de otras nacionalidades.

De hecho, afirmó que el Departamento de Estado de EE. UU. ha enviado a expertos de las Naciones Unidas para ampliar las capacidades del sistema de asilo guatemalteco.

De acuerdo con el convenio, los ciudadanos de esos países centroamericanos que lleguen a EE. UU. y pidan asilo pueden ser devueltos a Guatemala para recibir protección, algo que ha sido ampliamente rechazado por grupos de derechos humanos quienes alegan que en este país no existen las condiciones mínimas de seguridad para garantizar su integridad.

Poco interés

 

Desde que el ACA se implementó hasta la fecha, 439 ciudadanos de Honduras y 277 de El Salvador -716 en total- han sido deportados a Guatemala, y apenas 14 -solo el 2%- continúan en un proceso abierto de asilo, lo cual demuestra que ni hondureños ni salvadoreños tienen interés de pedir protección al gobierno guatemalteco.

Hasta ahora, tanto EE. UU. como Guatemala habían negado que el país centroamericano incurriría  en gastos para implementar el convenio que fue firmado el 26 de julio del 2019 en la Casa Blanca, entre el exsecretario de Seguridad Interna de aquel país, Kevin McAleenan, y el ministro de Gobernación guatemalteco, Enrique Degenhart.

Los funcionarios firmaron el convenio a la vista del presidente de EE. UU. Donald Trump.

Además, el ahora expresidente Jimmy Morales, aseguró el día que se conoció la resolución de la CC que “el Estado de Guatemala no asignará ningún recurso, ni manejará ningún recurso” para implementar ACA.

Se estima que esa parte del muro de Texas esté finalizado en un año aproximadamente. (Foto Prensa Libre: Sergio Morales)

*Nota del editor:

Se agrega el 27 de febrero del 2020 una aclaración de Ken Cuccinelli sobre declaraciones del ADSHS en Donna Texas:

“Los individuos en el programa ACA, al ser retornados a Guatemala, no reciben apoyo directo del gobierno de los Estados Unidos. En su lugar, la asistencia estadounidense a las organizaciones internacionales que operan en Guatemala apoya a los trasladados bajo el ACA que solicitan asilo o que desean regresar a sus países de origen. Este apoyo a organizaciones internacionales y ONGs es parte de la reanudación de asistencia financiera que el presidente Trump aprobó en noviembre de 2019.

“El histórico acuerdo ACA sigue siendo una herramienta invaluable para que Estados Unidos y nuestros aliados contrarresten a los traficantes, contrabandistas y organizaciones criminales transnacionales que durante demasiado tiempo pudieron explotar a las poblaciones migrantes vulnerables -que incluye a mujeres y niños- en un largo y peligroso viaje a los Estados Unidos. Mediante nuestros esfuerzos conjuntos, Estados Unidos y Guatemala estamos trabajando para crear un entorno que genere mayores oportunidades y prosperidad más cerca del hogar de las personas”.