Partido Vamos oferta plazas de trabajo en el gobierno en hotel de la zona 4

Varias oficinas del Edificio Maya, en la zona 4, han sido acondicionadas para recibir, a diario, a decenas de personas que apoyaron al partido Vamos y la candidatura de Alejandro Giammattei, en busca de un puesto de trabajo en el gobierno.

Édgar Barquín llega al Edificio Maya, lugar donde funcionan cuatro oficinas del partido Vamos para colocar a personas afines en puestos en el gobierno. (Foto Prensa Libre: Marvin Del Cid)
Édgar Barquín llega al Edificio Maya, lugar donde funcionan cuatro oficinas del partido Vamos para colocar a personas afines en puestos en el gobierno. (Foto Prensa Libre: Marvin Del Cid)

Luis Rodrigo llegó a las 9 horas del viernes 3 de enero a la oficina 708. Ese día fue citado con la promesa que sería contratado en las próximas semanas, cuando Alejandro Giammattei ya haya asumido la presidencia.

De profesión auditor, Rodrigo reconoció a Prensa Libre que colaboró en la campaña del partido Vamos y que, a raíz de ello, él y su primo serían ubicados en alguna de las instituciones del Estado.

“Yo vine a dejar mi currículum y me indicaron que la otra semana me van a citar para una nueva entrevista e indicarme en dónde voy a trabajar”, dijo al ser entrevistado.

Para llegar al edificio Maya se debe ingresar por el lobby del Hotel Conquistador, por lo que todos los días se ven personas en el lugar; pero durante las últimas semanas de diciembre y las que van de enero 2020, el flujo ha aumentado en forma considerable, pues el próximo gobierno asume en menos de una semana y la demanda de trabajo crece.

Este matutino estuvo presente durante varios días y observó quiénes llegaban a dejar su papelería con la esperanza de colarse al aparato gubernamental. Todos, al ser cuestionados sobre su presencia en el lugar, respondían lo mismo: vengo porque me prometieron un empleo.

Para poder atender a la gran cantidad de personas se utilizan, cuatro oficinas: la 707, 708, 709 y 710. En cada una de ellas hay un espacio acondicionado para que los postulantes puedan llenar las solicitudes y, además, algunas breves entrevistas con quienes reciben la papelería.

Mientras buscamos a los encargados de recibir las hojas de vida, un señor sale apresurado de la oficina 708, se dirige al elevador y le preguntamos, ¿esas oficinas son para dejar papelería?, nos responde que sí, y se aleja.

Sobre una mesa rectangular, afuera de las oficinas ocupadas por el equipo de Vamos, hay unos 200 folders de distintos colores, y día a día esa cantidad va en aumento. Se pudo constatar en el lugar que la recopilación de expedientes inicia desde las 8 de la mañana y finaliza a las 17 horas.

La afluencia de personas en busca de un empleo en el nuevo gobierno es tanta que hasta el restaurante del hotel es utilizado para reuniones y para clasificar los expedientes, de acuerdo con la dependencia en donde serán contratados.

Los encargados

Al frente de la oficina para reclutar se encuentran varias personas, quienes coordinan la logística del lugar.

Una de ellas es Camilo Johanes Dedet Casprowitz, quien ganó una curul en el Parlamento Centroamericano (Parlacén) y es secretario de organización del partido Vamos. Es él quien revisa los currículums para analizar el perfil de los aspirantes, quién los recomienda y sugiere dónde podrían ser ubicados.

La familia Dedet Casprowitz es parte del partido Vamos y, además de Camilo, otros dos hermanos ocupan cargos de decisión en la concepción del nuevo gobierno.

Roy Dedet, hermano de Camilo, fue designado por Giammattei desde que ganó la presidencia como el encargado de la transición del gobierno. Fue él quien, en El Salvador, presentó a las autoridades designadas del Ministerio de Gobernación, antes que el propio presidente electo.

Roy Dedet no es nuevo en la palestra pública. El general retirado, durante el gobierno de Alfonso Portillo fue su piloto personal y luego apoyó a la Gran Alianza Nacional (Gana) que le dio el triunfo presidencial a Óscar Berger (2003-2004). Durante el gobierno del Partido Patriota fue asesor de Armando Paniagua, en el Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz).

Sí tenemos una oficina en el lugar

Álvaro González Ricci, ministro de Finanzas del próximo gobierno al ser entrevistado indicó que tienen una oficina en el edificio Maya.

“La utilizamos para hacer reuniones de trabajo con integrantes del próximo gabinete y planificar acciones a seguir a partir del 14 de enero”, indicó.

Dijo desconocer si el lugar era también para recibir papelería de personas que quieren trabajar en el Estado.

Aunque se llamó en varias ocasiones a la futura vocera presidencial, Vanessa Funes, para pedirle una explicación, no respondió a las solicitudes de entrevista.

La sombra de Édgar Barquín

Apresurado y con un maletín en la mano, baja del ascensor del edificio Maya Édgar Barquín para dirigirse a esas oficinas. Él es una de las personas que acuden constantemente a reuniones en ese lugar.

El expresidente del Banco de Guatemala y excandidato vicepresidencial del desaparecido partido Libertad Democrática Renovada (Líder), no puede pasar desapercibido y varias personas lo saludan.

Nos acercamos para dialogar con él y preguntarle sobre su presencia en el séptimo nivel del edificio Maya.

–¿Viene a una reunión a las oficinas en donde se está reclutando personal para el nuevo gobierno?

–No, yo vengo a otra reunión, yo ya no estoy metido en política ni nada eso, me dejó una mala experiencia y ahora mejor trabajo en lo privado, además no quiero tener más problemas, estoy haciendo algunas consultorías y a eso me dedico.

–¿Pero usted asesora al nuevo gobierno?

–Como le dije, no. Vine porque tengo una reunión en una oficina de este nivel, pero no tengo nada que ver con el nuevo gobierno.

Barquín negó en más de una ocasión que será parte del gobierno de Giammattei, sin embargo, el mismo presidente electo reconoció el año pasado que el expresidente del Banguat y declarado confeso de tráfico de influencias, participó en el plan económico del partido Vamos.

El político fue condenado en el 2016 a 2 años y 6 meses de prisión por el juez Miguel Ángel Gálvez, del tribunal de mayor riesgo “B”, por tráfico de influencias, tras una investigación del Ministerio Público (MP) y Comisión Internacional contra la Impunidad (Cicig), dentro del caso denominado Lavado y Política.

Contenido relacionado:

Fue contratista: Josué Lemus Cifuentes podría ser el ministro de Comunicaciones de Giammattei

Alejandro Giammattei se reúne con diputados

Giammattei finaliza visita a Israel