Rodas y diputados se enfrascan en guerra verbal

Como se esperaba, la llegada de Jordán Rodas al Congreso no podía pasar desapercibida. El Procurador de Derechos Humanos enfrentó su momento más tenso con el Legislativo de donde salió con calificativos como sarcástico y racista. Incluso un diputado sugirió uno de los apodos con los que se le conoce en el mundo político: “amparito”.

El procurador de los Derechos Humanos fue cuestionado por más de una hora por diputados afines al oficialismo. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
El procurador de los Derechos Humanos fue cuestionado por más de una hora por diputados afines al oficialismo. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

“Le recuerdo diputado que esta no es una interpelación”. Esa frase de Jordán Rodas en el pleno del Congreso fue la chispa que hacía falta para encender el polvorín en que se convirtió la sesión de este miércoles.

Para nadie es extraño saber que el Procurador de Derechos Humanos cuenta con pocos apoyos entre las bancadas. Pero la frase pronunciada por el ombusdman solo acentúo el desencanto de varias bancadas.

Rodas intentó leer el informe ejecutivo de su trabajo en 2018, pero casi de inmediato un diputado le interrumpió, ansioso por cuestionarlo. El Presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar permitió que continuara.

Pasaron los minutos y la posición del director del debate cambió, le pidió a Rodas que concluyera con su lectura y dio paso a las preguntas.

El primero en tomar la palabra fue Fernando Linares-Beltranena. ”Usted presentó quejas por el despojo de tierras indígenas, pero no presentó quejas por despojo de tierras de personas no indígenas, eso me parece racista, pues se favorece a una parte y no así a otra”, afirmó el congresista.

Lea más: “Lo que ocurre en Guatemala es un desastre para el estado de derecho”: William Brownfield

La respuesta al diputado fue invitarlo a leer el informe de 600 páginas. Los diputados se quejaron del tamaño del reporte. “Es como una guía de teléfono como las de antes”, reclamó Estuardo Galdámez de FCN.

Sandra Moran defendió esta primera defensa del Procurador.

Sube la temperatura

Linares Beltranena preguntó de nuevo. Rodas volvió a invitarlo a leer. Los congresistas aliados reclamaron una falta de respeto.

Francisco Tambriz de Alianza Ciudadana, exigió respuestas del Procurador, pero también critico su forma de actuar reclamando que los diputados ostentan la representación de la soberanía nacional, mientras “a este señor no lo conocen ni en su pueblo”.

Lea también: Partido Valor inicia una batalla legal para inscribir como candidata a Zury Ríos

Tambriz mató dos pájaros de un tiro, mientras criticaba al funcionario aprovecho para sacar a colación uno de sus más famosos motes. “No tiene sentido estar presentando tantos amparitos”, concluyó.

“El diputado Tambriz que fue mi alumno…” comenzó a replicar el Procurador, pero la frase fue recibida con rechiflas de los congresistas. Antes de continuar con su respuesta que iba a terminar de incendiar el pleno le interrumpió uno de los decanos del legislativo, Oliverio García Rodas.

El diputado independiente llamó la atención del PDH al decir que le extrañaba su actitud pues debía respetar la institucionalidad del Congreso. Pero también reclamó a Arzú Escobar de permitir el encuentro en el pleno y no en el seno de la Comisión de Derechos Humanos, donde la ley establece que debe presentarse el procurador a informa sobre su gestión.

Arzú Escobar, rebatió a García Rodas y siguió dándole la palabra a Linares Beltranena. Esos reclamos por el procedimiento se repitieron una vez más y Arzú actuó de la misma forma.

Lea además: TSE habilita libros a los partidos para registrar a sus financistas

Más tensión

A esas alturas, Jordán Rodas sugería una sonrisa que terminó enojando a otros diputados. Eva Montes Bac, incluso sugirió pasarle un examen psicológico para encontrar una respuesta a ese gesto.

“Esto hay que arreglarlo. Yo no voté por él, porque no vine ese día”, dijo la diputada invitando a buscar una salida para deshacerse del incómodo interpelado.

Pero el momento más complicado ocurrió cuando a la cabeza del cuestionamiento apareció Estuardo Galdámez.

El diputado oficialista, secretario de Junta Directiva y candidato presidencial del FCN, exigió que le explicarán en qué página estaban las respuestas de sus dudas. Galdámez le culpó de defender a los extranjeros y no a los guatemaltecos, Rodas replicó que vela por los derechos humanos en territorio nacional.

Lea más: Jimmy Morales responsabiliza al TSE de unas elecciones libres y sin intervención

En medio de gritos, el presidente del Congreso pidió a la guardia parlamentaria que interviniera para evitar que las personas interrumpieran la discusión. Fernando García Gudiel dijo que quienes interrumpían el debate eran empleados de la PDH, a quienes les exigía que regresaran a trabajar.

Galdámez volvió a pedir la pregunta y esta vez vociferando exigió saber si los trabajadores recibían doble viáticos y pagos de bonos. En un momento un diputado favorable a Rodas le recriminó sobre el tono que tenía. “Yo hablo así”, contestó del representante de FCN.

El magistrado de conciencia se limitó a responder que los señalamientos eran falsos.

Otro señalamiento

Luis Hernández Azmitia, uno de los primeros críticos, calificó como “un gran error haber electo a Rodas como procurador”, lo cuestionó sobre su postura sobre el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Un tema que según el diputado, el funcionario había sido esquivo.

Lea también: Qué contiene la nueva iniciativa para regular las tarjetas de crédito, que manejan Q15 mil millones

Rodas respondió que está en contra del aborto y que por eso también debería abolirse la pena de muerte, sobre el matrimonio homosexual respondió que no era su competencia fijar postura.

Hernández Azmitia volvió a pedir la palabra y esta vez habló sobre las causales para destituir a Rodas del cargo, pero mientras lo hacía Arzú Escobar levantó la sesión por falta de quórum de junta directiva.

Así terminó uno de los encuentras más tensos en la historia reciente del Congreso. Rodas concluyó que era lamentable que no le permitieran presentar el informe. Arzú Escobar pidió que las preguntas pendientes se trasladaran a la Comisión de Derechos Humanos.

Varios diputados han dejado en claro que siguen con la intención de destituir al Procurador, mientras este lo resume en esto: “Es una obsesión y de repente lo toman como tema de campaña. Creo que lo han tomado muy personal”.

Contenido relacionado

> Al menos 12 personas tendrían prohibición para postularse a cargos de elección popular

> Profesionales elegirán Junta Directiva y Tribunal de Honor del Cang

> Alcaldes se encuentran de lleno en proceso electoral y los aleja de la Anam