Sigue polémica por implementación de acuerdo migratorio: Congreso y vicepresidente difieren con asesor Claver-Carone

Estados Unidos da por hecho que convenio para la recepción de solicitantes de asilo ya se implementa en Guatemala.

Publicado el
Salvadoreños y hondureños serían acogidos en Guatemala como parte del acuerdo migratorio que EE. UU. firmó con Guatemala.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Salvadoreños y hondureños serían acogidos en Guatemala como parte del acuerdo migratorio que EE. UU. firmó con Guatemala.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Tanto diputados del Congreso de la República como el vicepresidente Jafeth Cabrera discreparon este miércoles con Mauricio Claver-Carone, consejero del presidente estadounidense Donald Trump, en cuanto a si el acuerdo migratorio firmado entre EE. UU. y Guatemala debe o no se conocido y aprobado por el poder Legislativo.

En la víspera, el funcionario estadounidense expuso que después de un análisis cauteloso que hicieron abogados de la Embajada de EE. UU. en Guatemala acerca de la resolución emitida por la Corte de Constitucionalidad (CC), esta permitió la implementación del acuerdo y que este debe pasar por el Congreso solo si se utilizarán recursos nacionales, algo que no sucederá.

Pero a pesar de que las palabras de Claver-Carone coincidieron con las del presidente Jimmy Morales, quien a inicios de octubre dijo que el acuerdo se podría implementar sin que pase por el Legislativo, el vicepresidente Jafeth Cabrera advirtió de que esa será una decisión soberana del país.

“Cada país tiene independencia y reglas y procesos jurídicos. La Constitución es clara de en qué momento un acuerdo debe llegar al Congreso, está bien establecido y se ha hablado a la saciedad esta situación así que de momento nosotros seguimos con la misma hoja de ruta”, señaló el vicegobernante.

Según Claver-Carone, con su resolución la CC “sí permitió la implementación —del convenio— bajo ciertos requisitos” relacionados al financiamiento de este, y que toda vez el Gobierno de Guatemala no incurra en gastos no es necesario que lo apruebe el Congreso.

En ese sentido EE. UU. ya autorizó el desembolso de US$47 millones para la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para la implementación.

Miles de centroamericanos migran cada año a EE. UU. en busca de asilo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Debemos aprobarlo

Por el contrario, diputados consultados refieren que un acuerdo de esta naturaleza debe contar con el aval del Legislativo.

Oliverio García Rodas diputado independiente, considera que el acuerdo debe de llegar al Congreso si se firmó como Estado porque “así lo dice la Constitución, las leyes y un tribunal constitucional”, no obstante, estimó que será la próxima legislatura la que lo conocerá.

El diputado de Fuerza y ministro designado de Desarrollo Social, Raúl Romero, indicó que primero se deben conocer los detalles del convenio para saber si este debe ir al Congreso o si basta con la firma del Ejecutivo para echarlo a andar.

Sin embargo, considera que por lo resuelto por la Corte de Constitucionalidad, el acuerdo “debe de venir al Congreso”, y que “las resoluciones de la Corte nos gusten o no hay que acatarlas si se quiere vivir en un estado de Derecho”.

Juan José Porras, diputado de Viva señaló que actualmente hay una “nebulosa” que impide que se defina cuál es el camino que debe de seguir el acuerdo migratorio; sin embargo, afirma, este “debe de venir al Congreso”.

El acuerdo migratorio fue firmado el pasado 26 de julio por el ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, y el secretario de Seguridad Interna de EE. UU., Kevin McAleenan. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Al igual que García Rodas, Porras señaló que será la próxima legislatura quien conozca el convenio, y el próximo gobierno el encargado de implementarlo.

Reanuda ayuda

Mientras tanto el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, dio a conocer este miércoles que avaló la reanudación de entrega de fondos para Guatemala, El Salvador y Honduras, suspendida desde marzo de este año por orden del presidente Donald Trump, ante las pocas acciones de estos gobiernos para contener la migración irregular.

“Gracias a la política del presidente y a la respuesta de estos países, estamos observando grandes avances. Un ejemplo de esto son los Acuerdos de Cooperación de Asilo que se firmaron recientemente”, precisó Pompeo en un comunicado de prensa.

Reclaman información

Por su parte Pedro Bolo, canciller designado por el presidente electo Alejandro Giammattei, señaló que a la fecha no han recibido el acuerdo oficial firmado entre ambos países ni han sido invitados a alguna reunión para conocer el tratado.

“Como gobierno electo nuestra posición es que el gobierno actual nos incluya como invitados, que ha sido una solicitud reiterada, que ha desoído, de esta forma conoceríamos los avances y alcances de estos acuerdos para tener mayor claridad y aportar nuestras ideas”, indicó Brolo.

Alejandro Giammattei, presidente electo, y Pedro Brolo, su futuro canciller, durante una rueda de prensa. El próximo ministro de Relaciones Exteriores reclamó ser incluidos en las conversaciones sobre la implementación del acuerdo de asilo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En cuanto a si el acuerdo debe o no se conocido por el Congreso, subrayó que se deben respetar las resoluciones de la Corte, aunque insistió en que para tener una postura más clara deben conocer el tratado firmado.

Acuerdo polémico

El acuerdo de asilo firmado el pasado 26 de julio entre el ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, y el secretario de Seguridad Interna de EE. UU., Kevin McAleenan, mediante el cual Guatemala acepta la recepción de hondureños y salvadoreños solicitantes de asilo se ha enfrentado a una serie de críticas.

Entre los señalamientos que se hace al convenio es que Guatemala no tiene la capacidad de albergar a miles de demandantes de ese alivio migratorio y prueba de ello es que a la fecha apenas ha recibido cerca de 400  de las cuales hasta hace poco no había aprobado ninguna.

También el hecho de que el Gobierno de Guatemala fue incapaz de negociar beneficios para sus migrantes. Por ejemplo, a menos de 15 días de que se concretara la firma del convenio se produjo una gran redada en Misisipi donde 390 guatemaltecos fueron capturados, muchos ya fueron deportados y otros están en ese proceso.

Además, se firmó un convenio de visas temporales que otorgará apenas 24 mil de estas para trabajadores solo del sector agrícola cuando Honduras fue capaz de negociar que también se incluyera a trabajadores de la construcción.

Contenido relacionado

Lea también | Mauricio Claver-Carone sobre el acuerdo firmado con Guatemala: Nuestra paciencia y dedicación no son eternas

Lea también: Qué crímenes cometieron 136 migrantes (entre ellos guatemaltecos) detenidos en Estados Unidos

Lea también: EE. UU. reconoce fracaso del Plan Alianza para la Prosperidad cuyo objetivo era reducir la migración