Urge una reforma política

Carlos Maldonado Alonzo, candidato a diputado por el listado nacional del partido Libre, propone una reforma política institucional profunda para que la situación pueda cambiar.

Carlos Maldonado, candidato a diputado por el partido Libre, en el programa Sin Filtro Electoral. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Carlos Maldonado, candidato a diputado por el partido Libre, en el programa Sin Filtro Electoral. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

¿Cuál es su trayectoria?

Licenciado en Administración Pública, con maestría en Estudios Estratégicos. Los últimos años he trabajado con municipalidades. Soy docente en Administración Pública y consultor institucional.

¿Cómo llega al partido Libre?

Llegamos con un esfuerzo que iniciamos hace un año y medio. Nos juntamos un grupo de ciudadanos, en medio de la crisis política que el país estaba presentando. Además, nos juntamos con Aníbal García, principal referente de la lucha contra la corrupción. Fuimos el último en postularnos y hacer nuestras asambleas. Gracias a que tuvimos mucha aceptación de la gente postulamos 16 distritos electorales, aun con todos los contratiempos que tuvimos.

¿Su experiencia lo hace apto para esta dinámica política del Congreso?

Conozco la administración pública como asesor y consultor. He estado de cerca y he visto la política partidista de cerca. Estar en la primera fila es pasar de la teoría a la práctica y es diferente en algunos elementos, pero considero que tenemos capacidad técnica y política para estar a la altura de las circunstancias.

Lea además: Bancada de Prosperidad Ciudadana tiene una agenda municipalista

¿Qué iniciativa de ley presentarían en los primeros meses?

Reforma política institucional del Estado. Hay cosas que si no cambian en la administración pública, el resto de cosas no va a cambiar. Una de esas es el sistema de justicia; no puede seguir dependiendo de la clase política. Se tiene que buscar otro mecanismo en las comisiones de postulación, en el plano de la justicia. En el plano de la administración pública, la Ley del Servicio Civil, ya que el Estado pierde Q500 millones anuales en juicios laborales, producto de una Ley del Servicio Civil que ya no está a la altura de las circunstancias.

También estamos proponiendo legislar en función de la muerte cívica a todos los funcionarios señalados de corrupción. Además, queremos ir más lejos de la Ley Electoral y de Partidos Políticos. La elección uninominal, la creación de subdistritos, para que los legisladores sean verdaderos representantes de su población.

¿Qué alternativas presentan a las comisiones de postulación?

La carrera judicial debe ser únicamente por servicio meritocrático; es decir que todos los trabajadores que inician en juzgado de Paz, de oficiales o de asistentes, en la medida que van desarrollando una carrera profesional pueden llegar hasta las cámaras de apelaciones y la Corte Suprema. La idea es que un porcentaje de los magistrados pueda ser electo por el servicio de carrera y otro porcentaje pueda ser nominado por los otros organismos del Estado.

Lea además: Código ético será la ruta de la bancada Semilla

¿Estaría dispuesto a retirar el privilegio de los congresistas de elegir a los magistrados?

Es por principio republicano que dice que no debe  haber interferencia entre los poderes. Si la justicia depende de los diputados, va a estar sesgado y se está violando el sistema de pesos y contrapesos. En Libre siempre hablamos de profundizar la República para que estos principios se respeten.

¿Cuál es el fundamento ideológico de su partido?

En Libre convergemos gente de izquierda, de derecha, progresistas, libres sociales y hemos definido al partido como una línea libre progresista. Hemos presentado al Ejecutivo un plan de disertación nacional, queremos que todas las fuerzas y todos los grupos de interés podamos converger en una mesa para pactar un nuevo país.

Lea también:  Zury Ríos: “Yo sí sé construir, sé dialogar y sé escuchar”

¿Qué hace falta para llegar a ese acuerdo político entre las diferentes fuerzas del país?

Desde los acuerdos de paz hay tres acuerdos que me gustan: uno es diálogo, concertación y planificación; los problemas están dados ahí, pero los grupos de interés tenemos que alcanzar la madurez para ponernos de acuerdo. Si logramos este gran acuerdo podemos empezar a marchar y hacer un pacto de nación para el desarrollo del país.

Contenido relacionado

> Pablo Ceto: “Los programas sociales inhabilitan a la gente”

> Manfredo Marroquín: “Se debe arrebatar el Gobierno a las mafias”

> Chea Urruela: Tengo la madurez y experiencia suficiente

0