Vacío legal permite gasto sin control a partidos políticos

Pago de fiscales, alimentación y transporte para el día de las elecciones están fuera de la regulación.

La mayor cantidad de recursos que se gasta en el día de las elecciones es en el traslado de personas. Muchos partidos reciben apoyo para llevar personas a votar, pero casi nunca es reportado al Tribunal Supremo Electoral. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La mayor cantidad de recursos que se gasta en el día de las elecciones es en el traslado de personas. Muchos partidos reciben apoyo para llevar personas a votar, pero casi nunca es reportado al Tribunal Supremo Electoral. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Las 36 horas previas  y el  día de  las  votaciones es una larga  jornada en la que los partidos políticos invierten cifras millonarias para defender el  voto; sin embargo, la mayoría no lo reporta al Tribunal Supremo Electoral (TSE) y la creación del artículo 407 O  en las reformas del Código Penal deja abierta la puerta para cualquier tipo de gasto.

Este artículo regula el financiamiento electoral no registrado y castiga al que reciba aportaciones con motivo de actividades permanentes o de “campaña electoral”, la cual, según el artículo 196 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, finaliza 36 horas antes del día de las votaciones, el cual  es calificado como el Día D.

Es durante este tiempo  cuando las organizaciones  electorales, dependiendo su capacidad económica, invierten en el pago y alimentación de fiscales de mesa,  transporte para los afiliados y potenciales votantes y celebraciones, pero estos gastos están fuera del tiempo que se define como campaña electoral.

El parlamentario Fernando Linares, uno de los impulsores del proyecto de reforma del Código Penal, reconoce que los gastos del día de las votaciones no se define claramente  en dónde y cómo deben registrarse y reportarse. “Lo debimos haber especificado —durante la aprobación de la reforma—, pero muchas veces no se tiene la previsión cuando se hacen las leyes”, dijo.

Linares considera que debido a esta falta de claridad, que no había analizado, seguramente habrán impugnaciones, por lo que el  TSE va a tener que estudiarlas y usar determinados  criterios para tramitar las acciones legales que se presenten.
Giovanni Rodríguez, jefe de la Unidad Especializada de Control y Fiscalización de las Finanzas de los Partidos Políticos del TSE, afirma  que este tema legal “está en el aire y  tendría que determinarse    si estos  gastos entran o no en el techo de campaña, pero de que deben  rendir cuentas de los financista,  no hay pierde”.

“Es cierto que la Ley  prohíbe la campaña en esas 36 horas, pero eso no quiere decir que los  partidos no reporten esos ingresos y egresos, así como cumplir con emitir los recibos de quienes donaron para pagar a los  fiscales y otros gastos”, explica Rodríguez.

Partidos no reportan

En los informes de gastos  correspondientes   del  1 al 30 de septiembre del 2015 que los partidos  entregaron a dicha unidad del TSE, la mayoría de organizaciones  partidarias no reportó  los gastos efectuados en esas horas el día de las votaciones, sino que solo informan de otros gasto realizado ese mes.

El caso más sonado es el del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), el cual, según el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig),   gastó aproximadamente Q8 millones en la primera vuelta  y otra cantidad similar en la segunda, lo cual no reportó.

“Esta información no obra en los archivos de la Unidad Especializada de Control y Fiscalización de las Finanzas de Partidos Políticos, ya que el partido en referencia —FCN-Nación— incumplió con la presentación ante este tribunal”, cita el informe entregado por  el  TSE a Prensa Libre.

La falta de transparencia en los gastos de las elecciones es una acción  generalizada, pues casi todas las agrupaciones políticas reportan algunos gastos efectuados en septiembre, pero relacionados con publicidad  y otros eventos, pero no lo que gastaron en transporte de afiliados, pago de fiscales y alimentación.

Uno de los dos partidos que reportaron  este gasto es  Visión con Valores (Viva), que  en un apartado menciona que los egresos no dinerarios del día de las elecciones ascendieron a  Q4 millones 491 mil  950, los cuales se emplearon en  fiscales, alimentación y reuniones.

No deje de leer: Suman 27 partidos políticos listos para la contienda electoral

Lo mismo hizo el partido Compromiso, Renovación y Orden (Creo), que reportó un saldo inicial de Q1 millón 506 mil 520.09, de los cuales Q559 mil fue para transporte de  fiscales, viáticos y comida.

Sin embargo,  partidos como  el extinto Libertad Democrática Renovada (Líder) no reportaron ningún gasto para este día.
Esta organización, según su informe,   comenzó septiembre con un saldo  de Q391 mil 401 y tuvo  un ingreso dinerario  de Q1 mil 45.50. En su reporte cita que tuvo un egreso de Q104.55 y no detalla ninguna cantidad gastada el día de los comicios.

El partido Fuerza en su informe refiere  que su ingreso dinerario fue de  Q146.10, mientras que los no dinerarios ascienden a Q150 mil 924.50, lo cual corresponde a donaciones o cesión de derechos en publicidad en radioemisoras, televisión, medios escritos y volantes. No aparece nada en relación al día de las elecciones.

El Partido Patriota, también cancelado, informó que al 31 de agosto tenía un saldo de Q102  mil 545.88 y que durante septiembre tuvo un ingreso dinerario por Q21.07. Su único egreso fue de Q17.11.

El partido Unión del Cambio Nacional (UCN) reportó  al comienzo de septiembre  un saldo de Q301 mil 894.53. No recibió un centavo en dicho mes, pero gastó Q300 mil 436 en propaganda, materiales, suministros, giras y mítines, encuestas y alquileres entre otros.

Margen de maniobra

El analista político Renzo Rosal dice que la reforma del artículo 407 del Código Penal deja afuera la obligatoriedad de reportar gastos durante el Día D y las horas que le anteceden, lo cual da un margen de maniobra para mover una gran cantidad de recursos, especialmente en efectivo, que no van a ser reportados.

“Y aunque lo reporten tímidamente al TSE, no va a haber capacidad de poder deducir responsabilidades de orden penal para las personas, candidatos y dirigentes”, agrega.

b) La segunda fase será para la campaña electoral de todos los candidatos a cargos de elección popular, que dará inicio noventa días antes de la fecha en que se celebren las elecciones generales, hasta treinta y seis horas antes de la elección convocada. —Estas horas no están reguladas en cuanto a los gastos, al igual que el siguiente inciso—.

c) La tercera fase comprende la realización de las elecciones, cómputo y calificación de los votos emitidos.” transformer=”gsi.gn3quote.SCD_ColumnaRelacionadaNota_2017″ /]

Rosal considera que “fue un gol” de los partidos lograr que esa franja, donde todos las agrupaciones hacen fuerte erogación de recursos tanto lícitos como de fuentes ilícitas, esté fuera del alcance del Código Penal, por lo que corresponderá al TSE y a la Fiscalía de Delitos Electorales ejercer un control muy fuerte sobre estos gastos.

“Esa mancuerna será la que podría ayudar a reducir los enormes márgenes de opacidad y fuera de control, pues en las últimas elecciones los partidos se gastaron entre Q5, Q10 y hasta Q20 millones solo el día de elecciones en el pago de fiscales, alimentación, transporte, y para muestra está lo que sucedió con el pago de fiscales del FCN-Nación que, aparentemente, fue de Q8 millones en una vuelta”, indica Rosal.

El analista político considera que el TSE aún está a tiempo de crear un normativo específico que obligue a los partidos políticos a reportar con detalle los gastos que efectúe en el día de las elecciones. “Este ayudaría a trasparentar esa porción de gastos en las que se involucran estructuras criminales”, dijo.

El día de la elección los partidos pagan la jornada y alimentación a los fiscales que los representan. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Se dejó fuera

Andrea Villagrán, diputada del partido Todos, comenta que ella hizo la observación de que la reforma estaba mal redactada porque debía haber dicho “proceso electoral” y no “campaña electoral”, con lo cual se dejó fuera el día de las elecciones.

“Me argumentaron de que ya estaba incluido porque decía ‘eventos electorales’. Esto puso en evidencia que —los diputados—  hicieron una legislación general con lo que se dejó fuera un día muy importante para los partidos políticos y la ciudadanía”, afirma la legisladora.

Contenido relacionado

> Diputados dan bono a maestros de Q2 mil 500
> Partidos políticos se preparan para contienda electoral
> Jimmy Morales reitera quejas a la Contraloría