1954: Jacobo Árbenz deja el poder

El 27 de junio de 1954, el entonces presidente Jacobo Árbenz Guzmán anuncia  por la radio que había depositado la presidencia en el coronel  Carlos  Enrique Díaz, jefe de las fuerzas armadas.

Publicado el
Portada del 28/06/1954. Prensa Libre dio a conocer la renuncia a la presidencia del coronel Jacobo Árbenz. ( Foto: Hemeroteca PL)
Portada del 28/06/1954. Prensa Libre dio a conocer la renuncia a la presidencia del coronel Jacobo Árbenz. ( Foto: Hemeroteca PL)

El 15 de marzo de 1951 Jacobo Árbenz Guzmán  fue proclamado presidente de Guatemala  luego de haber ganado las elecciones  realizada en noviembre  de 1950.

Árbenz recibió la Presidencia de manos del primer gobernante de la época revolucionaria, Juan José  Arévalo Bermejo.
El mandato presidencial  de Árbenz, que debía terminar  el 15 de marzo de 1957, duró tres años, tres meses y doce días.
Su mandato teminó de forma abrupta, empujado por lo que se consideró una conspiración extranjera en su conta.

La toma de posesión  del coronel Árbenz se llevó a cabo en el Estadio Revolución  hoy conocido como  Doroteo Guamuch, en su discurso se refirió a su antecesor, el Doctor Juan José Arévalo, de quien dijo que era un gran pensador, patriota  y un ciudadano incorruptible.

El mandatario  dijo que la época del Dr. Arévalo había sido la más democrática de Guatemala. En otro estrato de su mensaje dijo que su gobierno se proponía  iniciar con el desarrollo económico de Guatemala y exhortó  a los sectores populares  y grupos políticos  que mantuvieran vivo el espíritu  de la democracia  y de la Revolución  de Octubre  del 1944. Guatemala será un país  próspero, moderno, modelo democrático finalizo diciendo

Árbenz abre créditos el 03 de octubre 1951  

Árbenz  recomendó a las instituciones crediticias del país para que se facilitaran créditos a los particulares  esto con el afán de intensificar  la producción agrícola, ganadera e industrial.

Esto lo dijo  durante  la junta que celebró el Consejo  Nacional de Economía en la cual se trataron exclusivamente  problemas relacionados  con la política  de crédito.

El presidente  Árbenz junto al Gerente del Banco de Guatemala, coincidieron en que  durante los últimos cinco años  las funciones de los Bancos  habían favorecido  principalmente a la agricultura,  y ganadería,  el comercio, la industria, la minería, y los transportes así  como la edificación  y construcción, y que por ultimo habría sido consumo.

Luego de la reunión el  presidente había quedado altamente satisfecho con  las cifra alentadoras que proporcionaron  las instituciones  bancarias a quienes recomendó que implementaran políticas crediticia para ayudar a los productores, agrícolas, ganaderos e industriales.

El circulante en 1946 era de Q50 millones, y más tarde  había ascendido  a Q67 millones.
4 de febrero de 1954

En febrero de 1954, Árbenz solicitó a los partidos políticos, que se unificaran ante los ataques de que estaban siendo objeto la política revolucionaria de su gobierno, a través de la prensa reaccionaria que funcionaba  en el país y de las cadenas de periódicos extranjeros y de Estados Unidos, en especial.

04/03/1954 El presidente Jacobo Árbenz hace el llamado  a la unidad revolucionaria durante un homenaje al Caballero de la Dignidad. (Foto: Hemeroteca PL)

En esa fecha agradeció el homenaje ofrecido por el Partido de la Revolución Guatemalteca, PRG, en el salón de recepciones del Palacio.

Dijo que a pesar de los ataques, no daría ni un paso atrás en su política interna  y externa, y agradeció el apoyo del Partido de la Revolución Guatemalteca, por medio de su secretario general, Augusto Charnaud MacDonald.

?Afirmó el presidente, que ahora, más que nunca, las fuerzas populares y los partidos democráticos que lo apoyaban, debían mantenerse unidos. Y afirmó estar convencido de que la revolución, saldría airosa de todos los obstáculos.

19 de junio 1954

El 19 de junio de 1954 se confirmó que aviones  piratas habían incursionado en la capital y que dispararon indiscriminadamente, lo cual dejó  varias víctimas inocentes. Entre las cuales estaba Rafael Sánchez Vega, quien  al ser entrevistado por Prensa Libre dijo: “Me encontraba en la puerta de mi casa junto a mi hermano  Cirilo  y mi sobrino Rafael, de repente  escuchamos varios  disparos  cerca del teatro  Venecia y luego  los tres caímos al suelo  heridos en las piernas;hoy solo estoy esperando recuperarme y salir del hospital  para ir a pelear  al lado de mi gobierno”.

Efraím Hernandez Pérez, otro de los heridos, manifestó que él se encontraba en la Avenida Bolívar  y 20 calle a eso de la 8 de la noche. “Vi venir un avión  y me tiré al suelo, mientras que la gente que corría despavorida decía que venía  la invasión”, dijo.

Estos  son  aviones de combate tipo Corsario los cuales sobrevolaron Guatemala en 1954 (Foto: Hemeroteca PL)

Mensaje Presidencial

Ese día, Árbenz Guzmán, a través de la cadena de radiodifusión nacional, encabezada por TGW, leyó durante veintiocho minutos un discurso, en el cual dijo al pueblo guatemalteco: “Saldremos  victoriosos en todos los terrenos”, en alusión a los  últimos acontecimientos.

También ese día, Carlos Castillo Armas, apoyado por el gobierno de Estados Unidos, se preparaba para derrocar a Árbenz, pues aviones procedentes de Honduras y Nicaragua, de fabricación norteamericana, efectuaban  vuelos  de  hostigamiento sobre la capital.

Árbenz dijo en su discurso: “Frente a mi mesa de trabajo tengo un manifiesto de las llamadas agrupaciones anticomunistas firmado en la ciudad de Guatemala el 20 de mayo recién pasado en el cual han declarado alzarse en rebelión contra el gobierno de Guatemala, más o menos, unos cuarenta conocidos e impenitentes conspiradores al servicio remunerado de la United Fruit Company”.

“En tal documento se ha dado en llamar a jefe supremo de un supuesto movimiento de liberación nacional, al architraidor Castillo Armas, quien comanda en realidad una heterogénea fuerza expedicionaria de la misma Frutera, tropa que bastante fatigada, se encuentra a unos cuantos kilómetros dentro del territorio nacional en jurisdicción de los departamentos de  Chiquimula e Izabal”.

“Asimismo he leído el primer decreto de este jefe supremo, quien se ha constituido, por sí y ante sí como gobierno de Guatemala en el exilio”.

21/06/1954 El presidente de Guatemala, coronel Jacobo Árbenz,  lee su mensaje al pueblo de Guatemala. (Foto: Hemeroteca)

“Los documentos en cuestión desenmascaran de una vez por todas los propósitos verdaderos de la reacción anticomunista organizada. Se han quitado la careta por completo y han declarado por qué y contra qué han conspirado. Ahora resulta que los tenía descontentos no solamente la tan traída y llevada cuestión del “comunismo internacional”. Ahora ocurre que no son de su grado las leyes que ha decretado el organismo legislativo. Incluyendo claro está, la Ley de Reforma Agraria.

“Les es profundamente antipática la administración de justicia del actual organismo judicial y están sumamente descontentos de la actividad administrativa de todos los funcionarios y empleados públicos”.

“Ahora resulta que tampoco estaban de acuerdo con el régimen de libertades que conquistarnos el 20 de octubre; que se alzan por que fueron destituidos varios magistrados de la corte suprema de justicia, hace más de un año. Por sus acciones ilegales contra la reforma agraria y porque consideran que el ejército nacional de la revolución tiene relajada  su dignidad. Ahora nos encontramos con que el magisterio nacional según ellos, es una cátedra de perversión de la juventud y en fin ponen en mi boca palabras  que jamás he expresado y aseguran que el señor arzobispo ha “exhortado al pueblo para que  se levante” así con esas palabras, para, que se levante: a combatir el comunista sí, con esa palabra “para que se levante” a combatir el comunismo. Todo eso aseveran ahora que se han desencaretado del todo”.

Conspiración

“Había, pues una conspiración y un vasto complot inspirado  y financiado  en el extranjero como la denunciamos”.

“Existía una red   de conspiradores  en el interior del país  dirigida por expertos  gangsters extranjeros es decir que nosotros  teníamos  razón  y que en cambio  no la tenía algunos periodistas  nacionales  que negaron  y hasta hicieron  mofa  de la denuncia  de tan criminales  maquinaciones  y conspiraciones”.

“La rebelión que  decretaron  en mayo los conspiradores, se ha consumado desde que principiaron a invadir el territorio nacional, los integrantes de la fuerza expedicionaria a que me he referido”.

Así lo informó con la mayor serenidad al pueblo de Guatemala.

“Pero tal movimiento no puede considerarse como una mera rebelión”.

“Es otra cosa. Se trata de una invasión armada de nuestro territorio, que han efectuado fuerzas reclutadas entre nicaragüenses somocistas, hondureños. cariístas, costarricenses calderonistas, dominicanos,  trujillistas, aventureros cubanos, mercenarios de distinto pelaje unos cuantos guatemaltecos exilados. Tal es la composición de la fuerza expedicionaria pertrechada y armada en territorio de Honduras y Nicaragua”.

Alarde

“Estos grupos armados hicieron ostentación pública en Tegucigalpa antes de ser conducidos a la frontera guatemalteco hondureña”.

“A la vista de todo el mundo cargaron pertrechos militares en los aviones que condujeron a Copán desde el aeropuerto de Toncontín”.

“Andaban uniformados por las calles de Tegucigalpa. Afirmaban que las autoridades de Honduras nada tenían que ver con ellos. No se callaron siquiera que reciben 300 dólares mensuales de soldada y han cambiado los green-backs,  vanidosamente, en distintas poblaciones hondureñas. Llegaron al extremo de abofetear en la vía pública a indefensos ciudadanos de Honduras”.

“Cuando el  Gobierno do los Estados Unidos boicoteó todas las solicitudes de que vendiera armas norteamericanas a Guatemala, vimos con claridad sus objetivos. Por ello tuvimos qua recurrir a otros países  para procurarnos  los elementos  de nuestra a defensa”.

“A nuestro lado está  la historia  y la razón del pueblo. Lo demás  solo podría  ser un incidente  fronterizo, serenos y vigilantes, dispuestos a defender  a toda costa nuestra  querida Guatemala, esa es la consigna. Hoy más que nunca  tenemos  confianza  en la unidad del pueblo  en el ejercito  nacional, en la victoria”, finalizó.

Árbenz renuncia

.

02/03/1954 El presidente Árbenz, abraza  al nuevo presidente del Congreso, Marco Antonio Franco Chacó?n. (Foto: Hemeroteca PL)

En su discurso de despedida anunció la transcendental  decisión de su renuncia al cargo así como los motivos que lo llevaron a tomar tal decisión.

Dijo que Guatemala  estaba pasando por una prueba muy dura. Mencionó que aviadores  norteamericanos  y mercenarios  de distintas nacionalidades  habían desencadenado  el fuego y muerte  sobre el pueblo sin respetar  nada, ni vidas inocentes.

“Todos sabemos cómo han bombardeado ciudades, inmolando mujeres, niños y ancianos así como han asesinado a los representantes de los trabajadores campesinos en las poblaciones que han ocupado especialmente en Bananera, en donde una expedición  punitiva acabó  con los representantes sindicales”, indicó.

Luego hizo ver  que su gobierno había sido acusado de  comunista y por más esfuerzos que había hecho, no pudo desvanecerse esa idea.

Mencionó que  al tomar  su determinación  no pensó más  que en el pueblo  y que contribuiría a salvar  mucho de lo que se había  conquistado en los pasados años de la revolución. Hizo ver que la situación militar  del país no era fácil  ni mucho menos; que el enemigo  que comandaba las bandas de mercenarios  extranjeras  reclutadas  por Castillo Armas, no solo eran débiles, sino que incapaces  y cobardes, como se había comprobado.

10/09/1954 Jacobo Árbenz Guzm?n , es revisado en el Aeropuerto La Aurora  antes de salir hacia M?éxico. ( Foto: Hemeroteca PL)

El 29 de  junio 1954 la radio estatal TGW dio a conocer que Árbenz saldría hacia Argentina por la vía de San Salvador, luego de haber renunciado  como presidente de Guatemala.